Moda

Tendencias del país vecino: Alegría, cambios y amor por lo propio

Por Maria Florencia Ferrero

Dicen que las crisis traen aparejados grandes cambios, y los diseñadores brasileros supieron entender la oportunidad. Más allá de las complicaciones económicas y políticas por las que atraviesa el país, la semana de la moda paulista mostró optimismo al público a través de sus colecciones. Además, las marcas dejaron en claro que entienden las nuevas tendencias, no solo creativas, sino comerciales, ya que se subieron a la ola del “See now, buy now” (lanzar las prendas al mercado apenas se muestran) y de las colecciones atemporales, es decir, se despojaron de las reglas verano/invierno y mostraron vestuarios adaptables a toda época del año.

El amor por lo propio

A pesar de acatar las nuevas reglas y tendencias que se imponen en las pasarelas que lideran internacionalmente, como Paris, Londres y Nueva York, y haber contado con la mismísima presencia de una colección cápsula de Karl Lagerfeld para la marca Riachuelo, la SPFW nos demostró, con las diferentes puestas en escena, que los diseñadores brasileros aman su país y reflejan este ADN nacionalista en cada una de sus creaciones.

El color como bandera

Con esta nueva “regla sin reglas” de colecciones no marcadas fuertemente por invierno o verano, las siluetas de las prendas se mostraron, en general, más holgadas, sueltas para ser adaptadas a cualquier cambio de clima tal cual expresó, en pasarela, Apartamento 03 con sus conjuntos de pijama. Sin embargo, el invierno dijo presente a través de los colores pasteles, tan representativos de esta estación, fusionados con colores cítricos y estampas floreadas, tropicales, y exageradamente coloridas que muestran la huella característica de este país.

Las marcas como Agua de Coco con estampas amazónicas sobre fondos de color habano, lo floral de Animale sobre verdes y celestes, el animal print en diferentes colores de Lolita, los llamativos fluos de Salinas y de Juliana Jabour y los bordados de Helo Rocha son claros ejemplos de esta fusión entre colores cálidos y estridentes que fascinaron a los espectadores locales y extranjeros.

No hay fiesta sin música

Si algo le podemos admirar al país vecino, es el ritmo contagioso de su música, y ellos saben aprovechar al máximo este recurso. En la semana de desfiles, los números musicales fueron protagonistas. Natura, la marca de maquillaje e importante sponsor del ciclo, regaló al público en los diferentes días, números de cantantes mulatas con voces gruesas y cabellera afro, como previa al fashion show. En géneros musicales, hubo para todos gustos, pero siempre bajo la impronta brasilera. Los modelos de Helo Rocha, representando su estilo rocker, desfilaron con una versión instrumental de “Under Pressure”, así como los de Joäo Pimienta lo hicieron con una orquesta de Bossanova atrás mientras que Patbo musicalizó su desfile con nostálgicas melodías de cantantes locales, como Caetano Veloso. Uma, fue la marca que más se diferenció en materia musical, con canciones como “Quizás, quizás” en versión de la banda cubana Buena Vista Social Club.

 

El carnaval social

Al igual que en nuestro país, las figuras de las bloggers o influencers, son claves en los espacios de moda de Brasil. Las “garotas” más conocidas como Camila Coutinho, Camila Coelho (con más de 4 millones de seguidores en instagram) , Lala Rudge y la actriz Marina Ruy Barbosa se apoderaron de la atención de la esfera instagramer durante toda la semana con sus looks, selfies y fotos desde el front row.

La Sao Paulo Fashion Week sufrió recortes de inversión debido a la crisis económica del momento en el país. Sin embargo, la creatividad de los diseñadores brasileros y la impronta alegre a cada detalle hicieron vivir la semana como un auténtico carnaval de la moda local.

Maria Florencia Ferrero

Periodista en proceso. Curiosa de nacimiento. Fiel admiradora del equilibrio de los colores en el arte y la moda. Sueña con recorrer el mundo y conocer cada expresión artística de él.