Música

The Tristes y su rock polivalente en Horror de Mucho

Por George Blanco

Foto Julián Lona

Pruebe de hacer el ejercicio de escuchar Randomised controlled trials cytomel synthroid The Tristes mientras va al psicólogo o quizás mientras deambula solo por la ciudad. El efecto luce, cuanto menos, sorprendente, conformando un verdadero efecto contrarrestante. Clomid and nolvadex for sale The Tristes lo engañó si es que pensó que su música sería una especie de banda sonora ideal para acompañar la depresión o peor, si pensó que la banda de http://steroidsbesthgh.com/does-modafinil-help-with-cognitive-issues_kv/ Does modafinil help with cognitive issues Germán Arrascaeta luciría tan triste como su nombre. Aquí lo asombroso del fenómeno y por eso conversamos con @gron mientras escuchamos el disco.

6 bromo androst 1 4 diene 3 17 dione The Tristes es un extraño combo a veces amorfo, en un camino de ida entre las obsesiones de su frontman y guitarras virtuosas, otras con condimentos necesarios para entrar en el cliché de cualquier banda pop que bien podrían sonar desde el Conurbano a un barrio residencial y hasta ser tildado de retro. Pura etiqueta, por el simple hecho de que Should i take proviron with cutstack The Tristes cambia y modela en ese proceso llamado Best injectable steroids for bulking Horror de Mucho, el nuevo disco donde nada parece descuidado en un repertorio que reflejan situaciones cotidianas pero con aires de poema. Su costado indie pop y las reminiscencias punk ( http://steroidsbesthgh.com/what-are-peptides-in-brands_c4/ What are peptides in brands Marilyn) o la balada rock ( http://steroidsbesthgh.com/nest-5-winstrol-and-deca-pinproducts_if/ Nest 5 winstrol and deca piñproducts Incierto), hacen de http://steroidsbesthgh.com/british-dragon-gear-anavar-10_oi/ British dragon gear anavar 10 The Tristes un crisol musical en plena concepción.

¿Cómo surgió el nombre “Horror de mucho”?

Es lo más antirrock que hay. Lo saqué de un diálogo de telenovela muy Celia Alcántara: “¿Me extrañas?”, dice ella. “Mucho”, contesta él. “¿Cuánto de mucho?”, insiste ella. “Horror de mucho”, remata él. Pero claro, no la elegí como una reivindicación del teleteatro argento sino porque me parece una expresión desconcertante, polivalente. Me gustaría que el rock sea eso, precisamente, desconcertante y polivalente.

Horror de Mucho, en sintonía, es esa evolución de Menos Dormir, el antecesor, a la vez que confirma el buen momento que atraviesa la banda después de algunos momentos top en 2012 y 2013. Se nota musical y espiritualmente. Más maduros en la sincronización, en HDM The Tristes respeta un tempo perfecto, con grandes canciones, vocales en su estado más puro (Arrascaeta suena con mucha pulcritud, en una voz particular que tiene todo para ser considerada un sello dentro del rock) y un cuidado que roza lo perfecto en cuanto a los arreglos. La banda respeta a su mejor escuela a mitad de camino entre Spinetta y Soda, aunque con sonido propio.

Vanidoso y existencial, ambicioso y despojado, el frontman luce obsesivo en su forma decorosa de presentar a Horror de Mucho, un experimento de lo más prolijo y cuidado en parte gracias a la producción de Karina Mana, líder de Hyperstatic y un ícono del rock de Córdoba. Inevitable relacionar la obra musical con la personalidad desfachatada e histrionica de Germán Arrascaeta, guiño que le permite a The Tristes haber encontrado su lugar dentro de lo mejor del pop nacional.

¿Cuánto influyeron tus vivencias y maduración personal a la hora de componer? Parece un disco confesional…

Entiendo que lo interpretes así, pero no hay atadura entre obra y vida real. Llevo una vida agradable pero absolutamente meridiana. ¿Aburrida? Puede ser, aunque es discutible desde algunos planos de lo divertido. Sin embargo, me embarco en todo tipo de proyección y fantasía a la hora de escribir las letras. Hay un eje común, eso sí: el sexo, las relaciones, la voracidad y cómo ésta compromete el ideal burgués de estabilidad. Y evito “lo testimonial” porque me sale burdo y sin gracia. También, porque me gustaría reivindicar el derecho a ser superficial en un momento en el que nos han invitado a tomar partido por todo. Otro aspecto que hace a la pregunta: escribo letras en función de la música creada por mis compañeros. Quiero decir, a veces, la música sugiere un determinado texto, una determinada vibración. Y ambas me trascienden largamente.

En Horror de Mucho, a diferencia de Menos Dormir, el repertorio luce en su más amplio espectro, con voces invitadas como la que pone el mismísimo Coleman en Ojos de Mediodía, además de haber sumado a varios músicos amigos como Valentín Scagliola y Agustín Cuadrado (Los Caligaris). El resto de la formación permanece invariable con los guitarristas Raúl Guzmán y Ariel Elicabe, el bajista Augusto Ochoa y el baterista Andrés Ñáñez.

The Tristes dejó de ser una banda de “tristes” hace tiempo. ¿Cómo te llevas con ésta nueva etapa donde tenés que lidiar con “el éxito”?

¿Me lo estás preguntando en serio? ¿Éxito? Me mandaron un correo de Aadi para cobrar y resulta que no tenía ni un mango, mientras que en Sadaic la última liquidación llegó con 8 pesos. ¡¡¡8 pesos!!! No me alcanza ni para un café en el Delicity que está a una cuadra de la sociedad de autores. Noto que el disco ha gustado, pero el alcance es siempre el de “una inmensa minoría”. Eso sí, no busques aquí complejo de inferioridad. Tengo muy claro que si algunas canciones de HDM tuvieran difusión caliente, fueran objeto de la alta rotación, podrían entusiasmar a un público mayor. Ahora bien, hacer cosas para que eso ocurra… No sé, yo ya estoy viejo. Y a mis compañeros, según interpreto, les cabe más ser parte de un grupo de culto. Canuto.

Ritmos pegadizos y melodías amables pero llenas de carácter, el efecto con The Tristes entonces supone una dosis de alegría dentro de un esquema cansino y sutil, toda una rareza. El mismo Arrascaeta pareciera abandonar la pose del rocker maduro para adentrarse en un fascinante mundo de inocencia y diversión, mucha diversión. Algo que confirma el vivo de la banda, una experiencia única (ver Cuando la tristeza se aleja por un momento), que en Horror de Mucho sirvió de pretexto para grabar el disco.

“Hoy, debo perder la fe/Hoy, quiero perderla/Necesito perderla/E imaginar…que hay un lugar en tu vanidad”, reza Germán en Hoy, el primer corte de difusión de la banda. Horror de Mucho es, precisamente, es ese nuevo capítulo de una larga y divertida sesión de diván donde la fe da paso a una enriquecedora experiencia sensorial y personalista. El maravilloso mundo de Los Tristes.

¿Planes de la banda a futuro?

Tocar. Y garchar de parado sin que nos duelan las pantorrillas. Y el año que viene, grabar el cuarto disco. Te adelanto el título: The Broken Tacolis. Posta.

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.