Música

The Weeknd, belleza detrás de la locura

Por Iara Tevez Nesteruk

go site The Weeknd no podría haber elegido mejor título para su tercer disco http://mcinstitute.org/?au=evil-dead-normal-font-for-essays Beauty Behind the Madness. Y es que intentó reconciliar las dos temáticas a las que los artistas recurren desde tiempos inmemorables: belleza y locura, o mejor dicho, la belleza detrás de la locura. Desde see Van Gogh hasta http://sixfeetfromtheedge.com/tag/army/feed/ Charles Bukowski, los recovecos de la mente humana han intentado trascender lo personal para hacerse inmortales en un óleo o una melodía. La historia del mundo fue pintado por esos artistas de alma sensible.

La humanidad parece amar al prototipo de héroe trágico y torturado, los que no tienen pelos en la lengua para hablar con crudeza y sinceridad brutal sobre su vida. Las almas torturadas parecen tener ese no sé qué que atrae tanto, y sin embargo, en estos últimos años se desconocía quién iba a ocupar ese lugar en la cultura pop y la música mainstream.

Por suerte, apareció buy clomid for men uk The Weeknd, nombre artístico de http://esme.es/kitsch/ Abel Tesfaye. see Trilogy (2012) y http://sixfeetfromtheedge.com/2012/08/la-douce-france/macaroons_intro_1821412b/feed/ Kiss Land (2013) lo convirtieron en una promesa del R&B, pero le faltaba ese último escalón para dar el salto al reconocimiento mundial. Esa oportunidad se dio cuando follow link Tesfaye produjo dos temas para el soundtrack de http://esme.es/stanozolol-steroid Fifty Shades of Grey con http://mcinstitute.org/?p=4244 Earned It y http://sixfeetfromtheedge.com/2013/10/outfit-181013/ Where You Belong, además de la simultánea colaboración con dose cytotec Ariana Grande en el hit http://sixfeetfromtheedge.com/2011/10/outfit-xx1011-2/ Love Me Harder.

Pero nada se compara con el éxito que alcanzó el single http://sixfeetfromtheedge.com/2013/08/outfit-190813/?replytocom=43388 Can’t Feel My Face, una oda a click Michael Jackson y go site Justin Timberlake, que se aleja mucho al sonido que nos tenía acostumbrados. Fue declarada la canción del verano en Estados Unidos y allanó el camino para que la The Weekndmanía explotara.

Beauty Behind the Madness logró llegar a lo más alto de los charts con tan sólo dos semanas desde su lanzamiento. Pero la fórmula de su éxito no es sólo gracias a la voz angelical de Abel Tesfaye o al éxito de Can’t Feel my Face. Sino a la estética oscura de su música, sus letras y su estilo visual, que lo acompaña desde los primeros demos que lanzó a través de su SoundCloud, en 2011. El mundo descubrió al ícono posmoderno trágico que tanto necesitaba.

Como si fuera poco, tiene colaboraciones estelares: la balada Prisoner, con Lana del Rey; Dark Times con Ed Sheeran y Losers, con Labrinth. Tell All Your Friends contó con la producción de Kanye West.

“Todo lo que sabemos de The Weeknd está en Beauty Behind the Madness: la oscura, misteriosa producción donde el R&B contemporáneo se codea con el post-punk y shoegaze; letras lascivas que oscilan entre lo amenazante y lo cómico; y sobre todo, las melodías vocales y pecaminosas de Tesfaye.” – Pitchfork

Beauty Behind the Madness no es tan oscuro como sus antecesores, sólo hay que escuchar As You Are, Acquainted o Angel, dos baladas románticas que demuestran la tensión entre “apatía” y “sentimientos”. No es tan oscuro, pero The Weeknd es honesto a la hora de hablar de su estilo de vida extremo como en Often y The Hills.

Beauty Behind Madness es un disco sin desperdicio, donde cada canción te muestra un pedazo del alma de The Weeknd y demuestra que lo tiene todo para conquistar al mundo.

Tracks favoritos: The Hills, Shameless, Often

Iara Tevez Nesteruk

Licenciada en Relaciones Internacionales y Diplomada en Comunicación digital y Social Media. Feminista. Le gusta hablar de política, música y series. El fuego como filosofía de vida: es mejor arder que apagarse lentamente.