Música

#TheMixedTape: A toda velocidad

Por Ludmila Llaver

Carretera desierta, calor apabullante, un auto clásico con las ventanillas bajas y sirenas a la distancia. A tu costado, alguien lo suficientemente estúpido como para cometer un crimen con vos (:D) y hacia adelante, un camino incierto con igual cantidad de chances de terminar muy bien o muy mal. Y como no podía faltar, en el estéreo, una Mixed Tape ideal para la persecución de tu vida.

Abróchense los cinturones (no importa que ya sean criminales, la seguridad primero), suban el volumen al máximo, pedales a fondo, y nunca, pero nunca, se dejen atrapar.

*La autora no apoya ni promueve ni recomienda romper la ley, sólo provee recomendaciones para hacerlo con estiNO ROMPAN LA LEY*

Papillon Editors

Darling, just don’t put down your guns yet
If there really was a God here
He’d have raised a hand by now

Nada como un ritmo peligroso y energizante para empezar una persecución con la convicción de llevarla a fondo. Inspirada en la autobiografía homónima de Henri Charrière en la que detalla su escape de una prisión de la Guayana Francesa, Papillon encarna a la perfección el instinto más primitivo de autopreservación y supervivencia. Y es la canción ideal para nunca dejarse atrapar.

Breaking the Law Judas Priest

So much for the golden future, I can’t even start
I’ve had every promise broken, there’s anger in my heart
You don’t know what it’s like, you don’t have a clue
If you did you’d find yourselves doing the same thing too

¿Qué sería de un gran escape sin un gran clásico del metal que lo acompañe? Los desgarradores “breaking the law, brrrreaking the law!” de Rob Halford son la inyección de adrenalina justa cuando ya no queda otra que comprometerse totalmente con la causa y huir a toda velocidad, preferentemente en un Buick Super Convertible mientras vuelan billetes del botín recién conseguido.

You know what they do to guys like us in prison My Chemical Romance

They all cheat at cards and the checkers are lost
My cellmate’s a killer and they make me do push-ups in drag
But nobody cares if you’re losing yourself
Am I losing myself?

Hay algo ligeramente (ok, bastante) perturbador en la obsesión que recorre a Three Cheers for Sweet Revenge –álbum que catapultó a la fama a MCR- respecto del miedo a ir a la cárcel y tener que hacer push-ups vestido de mujer (todos tenemos esa pesadilla, ¿no? ¿No?). La despiadada enumeración que hace Gerard Way de las “tradicionales” actividades de los prisioneros hace un caso más que convincente a favor de pisar el pedal a fondo y dejar a la policía atrás. Rápido.

Beautiful Thieves AFI

Oh, even if we’re discovered
Just be sure to wear your best
We will surely make the covers

Si mañana anunciaran un remake de Bonnie & Clyde (Hollywood, no. Repito, NO) mi primera opción para revivir al eterno outlaw sería el über sexy, talentoso y misterioso vocalista de AFI, Davey Havok. Porque bueno…sexy, talentoso y misterioso. ¿Qué más se puede pedir de un compañero en el crimen?

Show me how to Live Audioslave

You thought you made a man
You better think again
Before my role defines you

Si hay algo que Chris Cornell & Cía. (sea Soundgarden o Audioslave) saben hacer, es rock del bueno. Ese rock que te posee, se apodera de vos y no te suelta, ideal para poner a todo volumen y no dejarte pensar: el tipo de música que necesitás para meter primera y no frenar bajo ninguna circunstancia. Show me how to Live, con toda su potencia y su más que alusivo video, se alza como la canción ideal para cerrar una persecución con todas las letras. Ah, y CHRIS CORNELL SIN REMERA.

Ludmila Llaver

Mendocina, futura periodista, apasionada por la música y la lectura. Creativa y pensadora, asegura que nunca se puede tener suficiente cantidad de libros... o de pares de zapatos.