Música

#TheMixedTape: Canciones pa’l cachondeo

Por Ludmila Llaver

Dice el dicho que el que sabe, hace, y el que no, enseña. Asique acá estoy yo para enseñarles qué canciones tienen que elegir para cachondear cual profesionales (?).
La consigna es bastante autoexplicativa, asique escuchen, opinen y ¡dediquen!

http://steroidsbesthgh.com/vivier-skin-ce-peptides_qp/ Vivier skin ce peptides Bedroom Hymns – Florence + the Machine

This is his body
This is his blood
Such selfish prayers
And I can’t get enough

La sensualidad de la colorada http://steroidsbesthgh.com/foods-high-in-copper-peptides_xy/ Foods high in copper peptides Welch es exótica, como todo en ella. No es obvia ni evidente, pero está siempre ahí, y más que nunca en http://steroidsbesthgh.com/fsh-iui-success-rates_wz/ Fsh iui success rates Bedroom Hymns. Provocativa, juega con las analogías entre el sexo y la religión, lo que sumado a la voz teñida de urgencia de Deca durabolin vs testosterone Florence hace una combinación explosiva.

The Chain – Fleetwood Mac

And if you don’t love me now
You will never love me again
I can still hear you saying
You will never break the chain

The Chain encuentra su sensualidad en la dependencia que genera el amor, casi obsesiva y poco saludable -pero inevitablemente irresistible. La guitarra, el ritmo lento y decadente, y la plegaria casi enfermiza hacen de este clásico de Fleetwood Mac una de las canciones más sexy de la historia.

Freaks – The Hawk in Paris

We’ll have you wrapped around our trigger finger
Queen bee yellow, you’re the skin for our stinger
We’ll make you swoon, make it hurt just a little
We’re the boys and girls and the freaks in the middle

Ya el nombre es sugerente, pero es el ritmo atípico y sugestivo lo que más nos encanta de esta canción. Atrevida, picante y provocadora, Freaks se presta a la perfección para el cachondeo con su atmósfera oscura y algo turbia.

Take me to the River – Talking Heads

I don’t know why you treat me so bad
Think of all the things we could have had
Love is an ocean that I can’t forget
My sweet sixteen I would never regret

Déjenselo a David Byrne transformar todo lo que toca -o canta- en pura sensualidad. La reversión del clásico de Al Green adquiere toques sumamente sexy al ser interpretada por la banda estadounidense, con su cadencia lenta y provocativa. Ideal para bailar con un vasito de whisky en la mano en un bar de mala muerte (¿o soy sólo yo?).

I Want You – Kings of Leon

I want you, just ‘xactly like i used to
And baby this is only bringing me down

Hay algo de I Want You que evoca las tardes de verano calurosas, de roadtrips con amigos y aventuras despreocupadas. Clima ideal para algo de cachondeo, con un amor de verano en lo posible. La voz de Caleb Followill y el ritmo que incita a bailar hacen inevitable sentirse sensual y audaz. Gracias, hermanos (y primo) Followill por el soundtrack ideal para las noches de vacaciones.

Ludmila Llaver

Mendocina, futura periodista, apasionada por la música y la lectura. Creativa y pensadora, asegura que nunca se puede tener suficiente cantidad de libros... o de pares de zapatos.