Juegos Olímpicos Río 2016 Sports

Voluntarios de una experiencia olímpica

Por Lautaro Prata

Los http://kokinetics.com/low-testosterone-in-women-treatment Low testosterone in women treatment voluntarios son una parte fundamental de cada Raw testosterone Juego Olímpico. Llegan de todos los rincones del Trenbolone enanthate how to inject planeta con el objetivo de ayudar a la organización de un evento de índole mundial. A pesar de que el Comité Olímpico Internacional le brinde ciertos beneficios como ropa, traslado y una comida al día, no todos tienen la posibilidad de pagarse el viaje hasta Río de Janeiro, además de la estadía y los viáticos.

Pero no sólo el aspecto económico te permite formar parte, sino que aquellos que aspiraron a ser voluntarios deben http://www.azamericasat.net/testosterone-administration Testosterone administration sacrificar y abandonar trabajos, estudios y familiares, por ejemplo, para poder estar por dos o tres semanas fuera de casa. Y en segundo lugar también debían superar un largo http://lindasfinefoods.com/proviron-low-dose Proviron low dose proceso de selección.

Trenbolone enanthate testosterone enanthate winstrol Silvia Campanella, cuenta: “Fue un proceso de un año el que vas superando etapas. Luego haces una entrevista por Skype con un mediador y varios chicos que también quieren ser voluntarios. A mí me toco con una chica de México y otra de Londres. Luego de esta entrevista me llegó una carta que finalmente me confirmaba que iba a ser voluntaria en el puesto de http://www.gestiona.es/anavar-only-cycle-shut-you-down Anavar only cycle shut you down EVS TEAM MEMBER, que sería como atención al cliente, en el estadio Maracaná”, afirma la oriunda de Río Gallegos.

IMG-20160810-WA0085

Una vez superado el proceso de selección, llegó el momento de la Harvard students using modafinil capacitación: “En mi caso se basaba principalmente en la resolución de situaciones problemáticas con el público. Hacían mucho hincapié en no tener conductas homofóbicas y del respeto a la Cos è il testosterone diversidad“, cuenta la voluntaria de 50 años. Otro aspecto que destacó Silvia es la Masteron youtube desorganización en cuanto al envío de e-mails, solicitudes y confirmaciones ya que nunca llegaban en el tiempo que habían indicado.

Franco Barbieri es otro de los voluntarios que, desde hace varios días, está trabajando en Río. “Del 1 al 5 de agosto nos entrenaron en las canchas de tenis. Teníamos un entrenamiento de 8 de la mañana hasta aproximadamente cuatro de la tarde”, añade el rosarino. Uno de las cosas que más le gustan a Franco de su trabajo de ball boy, es que en el tenis no hay deportistas amateurs sino que son todos los mejores del mundo. “Es muy loco porque todos te pasan por al lado, pero lamentablemente nos dieron órdenes de no pedir fotos o autógrafos o nos sacan la credencial. Igualmente a mí me tocó trabajar en partidos de Del Potro, Djokovic y Serena Williams así que ya estoy satisfecho”.

IMG-20160810-WA0086

Las anécdotas que llevará para contarles a sus amigos y familiares son muchísimas. “Por ejemplo, le alcancé una banana a Del Potro pero la fruta era muy pequeña entonces se empezó a reír y a joder con eso. A mí me sorprendió porque estaba en el medio del partido pero se lo notaba muy relajado“. Pero también habrá de las anécdotas complicadas como enojos e insultos de los jugadores. Franco cuenta que muchas veces no sabe si se lo dicen a él o se lo dicen al árbitro, pero “estoy seguro que algún insulto fue para a mí”, cuenta entre risas.

Franco resalta como punto negativo: “no es buena la organización, hay una falta de comunicación entre supervisores y voluntarios. Por ejemplo, te mandan a una cancha y llegas y te dicen que acaba de entrar otro grupo y por ahí te tenes que quedar esperando una hora o volvés al punto de encuentro de todos los ball boys y te hacen salir corriendo para otro lado”.

Pero, a pesar de esta experiencia inolvidable, hay que sacrificar muchas cosas para ser voluntario. Él, por ejemplo, se financió su viaje trabajando en una consultora de auditoría que renunció antes del viajar. A diferencia de Franco, el cordobés Brian Bürger tiene la posibilidad de seguir trabajando desde Río. “en Brasil continuo con la parte digital. Entonces los días que no trabajo como voluntario trabajo desde la compu para Argentina“, cuenta Brian.

IMG-20160810-WA0104

Profesor de educación física y kinesiólogo, el voluntario de 29 años, está encargado del doping en las diferentes modalidades de tiro. Su función es buscar a los deportistas cuando terminan la competencia y llevarlos a hacer el control. A pesar de parecer una tarea sencilla puede complicarse demasiado de un momento a otro. “Puede haber muchos problemas, como por ejemplo imaginate si termina la competencia y se te va el deportista y va al baño, eso te podría condicionar una medalla”.

Pero así como tiene muchas responsabilidades, también tiene muchos beneficios. Como en el deporte de tiro, el doping se les realiza casi siempre a los deportistas que hicieron podio, Brian tiene contacto con ellos ni bien reciben la medalla. “Tenés contacto con los deportistas en su mayor nivel de fervor que es después de la ceremonia. Es el primer momento que tienen para agarrar el teléfono y contactarse con sus familias y vos estas ahí, al lado de ellos. El ganador de hoy se sacó la medalla para mostrármela y cuando me saqué la foto con él no la tenía colgada. Y encima tampoco tenía ninguna representación en la ropa porque era de los deportistas refugiados“.

IMG-20160810-WA0103

Brian, para no quedarse afuera del pensamiento que rodea a los voluntarios, también se siente disconforme con la organización. Pero lo que lo diferencia con el resto de los voluntarios es que él ya desempeñó esta función en el Mundial Brasil 2014 y contó las diferencias: “En FIFA es mucho más organizado, acá son demasiados flexibles con todo ya sea horario, mails, atención, etc. Está bien que el mundial de fútbol es un solo evento pero la diferencia es muchísima. Yo por ejemplo llegué el primer día y me mandaron de crudo. Ni me capacitaron ni nada y como ya había hecho una vez doping en Córdoba más o menos sabia como hacer, pero sino no se que hacía”.

Cuando los juegos terminen, poco importara el certificado y la desorganización de parte del Comité Olímpico Internacional. Lo que finalmente se llevaran a cada rincón del planeta serán las miles de anécdotas, los amigos conocidos, los lugares recorridos y la experiencia de haber participado y formado parte del mayor evento deportivo del mundo.

Lautaro Prata

Hincha de River y del paladar negro. Amistoso y aventurero compulsivo. Cree en la religión del messias Lionel