Entrevistas Sociedad

Una pelota para todos, la revolución de las empresas B

Por Augusto Dericia

FC Bola es un proyecto de tres jóvenes argentinos con el objetivo de regalar una pelota para los niños que viven en comunidades desfavorecidos en Sudamérica. Con la compra de una, otra pelota es donada: es que Federico, Facundo y Matías se inspiraron en el uno por uno de alpargatas Toms, que por cada par vendido, donaban otro.

La idea de FC Bola surge del trabajo que realizaban los jóvenes con la ONG Revolución Pelota, que se encarga de repartir pelotas usadas por varios países de Sudamérica.

“Trabajamos varios años en la ONG y empezamos a encontrar dificultades para conseguir recursos. Escuchamos hablar de las Empresas B, que persiguen fines sociales y/o ambientales y fue entonces que tomamos el modelo de Toms para adaptarlo a nuestro objetivo. Pensamos en crear una nueva pelota de fútbol, una pelota social”, comenta Facundo.

Las empresas B son firmas que combinan el objetivo de lucrar con el producto que sale a la venta y solucionar problemas sociales y ambientales a través del mercado. Las compañías no están determinadas por el rubro, ganancia o el tamaño, sino que valora el compromiso del trabajador, el cliente y la sociedad en la que está instalada. Por esto justamente, están cambiando el sentido empresarial.

¿Qué desafíos se plantearon con el proyecto?

El primer desafío fue desarrollar nuestra propia pelota e implementar este nuevo concepto, único en la Argentina. También lograr la misma cantidad de donaciones que nuestra ONG había realizado en tres años, y lo logramos en tres meses. Luego vinieron otras metas como el lanzamiento oficial de la marca, la fabricación de las bolas, el lanzamiento de la web, la comercialización y la distribución. Por suerte vamos cumpliendo nuestros objetivos y todos los días nos vamos planteando nuevos deseos cada vez más grandes.

Salí a disfrutar de este gran día, no te olvides de llevar tu Bola! #Sábados con #FCBola

Una foto publicada por FC Bola (@fcbola) el

Los tres jóvenes son los encargados de toda la empresa: Matías estudió administración de empresas y es quien se encarga de la parte comercial y administrativa de Bola. Federico, que estudió ciencias políticas y viene ligado al campo social, lleva las riendas de las donaciones. Y Facundo, diseñador gráfico, maneja la parte de comunicación y diseño en Bola. La elaboración de la marca es totalmente nueva y está a cargo de una fábrica tercerizada. Reciben una mano de otras instituciones en las donaciones y es así como en un año alcanzaron regalar más de mil pelotas por Argentina. “Estamos llegando a muchos lugares que creíamos imposibles de llegar, la Bola está rodando”, confiesa Facundo.

No se trata solo de un objeto que es utilizado para hacer deporte, sino de los valores que hay detrás de una pelota y la gente que la utiliza. Además, el fútbol reúne a personas de cualquier clase social, nacionalidad, edad, etc. Es la unión del equipo y de defender la camiseta con la sola intención de divertirse ese rato que jugás a la pelota (algo que no estamos acostumbrados a ver en los partidos profesionales), es la inclusión de armar un partidito, sin importar de donde vengas. Porque FC Bola, además de facilitar los partidos, busca desenterrar los verdaderos valores que reúne el deporte.

¿Qué aprendieron desde niños que los llevó a la necesidad de regalar pelotas?

Somos apasionados del fútbol. En Latinoamérica respiramos fútbol, y nosotros desde chicos hemos jugado este deporte y tuvimos siempre la posibilidad de tener una pelota para jugar. También entendimos que no todos tienen la misma suerte y las mismas posibilidades.

El deporte es positivo en el desarrollo de los chicos y estamos convencidos de que el fútbol es una gran herramienta de inclusión social. A través de la pelota los chicos pueden aprender valores intangibles, de esa manera intentamos igualar las posibilidades a la hora de jugar.

¿Cuál es la respuesta de los niños?

Sonrisas por sobre todas las cosas. Yo siempre digo que no hay mucha diferencia cuando uno recibe de regalo una pelota. Nos pasa a todos que cuando recibimos una pelota el primer gesto es una sonrisa, uno vuelve a ser niño por un momento. Y a los chicos les pasa lo mismo, ellos en ese momento son niños, juegan y se olvidan de su realidad.

Los artículos  tienen nombre de lugares de Argentina: Tilcara, porque fue el primer lugar donde hicieron una donación de pelotas. Rosario, en homenaje a la ciudad más futbolera de la Argentina; y por último la Bola Latina, la clásica pelota blanca y negra, porque es la más característica de la región. 

Además de comprar los artículos de la tienda, ¿de qué otra forma se puede ayudar?

Nosotros siempre que realizamos una donación lo hacemos a través de una organización social. Es fundamental el trabajo de las organizaciones porque ellos son los que están en el día a día con los chicos y nosotros desde Bola intentamos darles una herramienta más para que puedan llevar a cabo ese gran trabajo. Siempre mencionamos a estas instituciones y damos los datos de contacto para darles de alguna manera más difusión y acercarlas a nuestro público. Creemos que está bueno para darle la posibilidad al cliente de poder seguir colaborando con las causas nobles de las organizaciones. Desde Bola nos interesa poder despertar ese costado social en las personas.

Y el fútbol, siempre en sus buenos valores, rescata el costado social de las personas con el abrazo de gol, el de levantar al jugador del piso y de saludar al rival cuando finaliza el partido. La intención de FC Bola es que con una pequeña ayuda,  juguemos el partido entre todos

#DaleBola a @1minutodevos en el Barrio San Cayetano de Campana.

Una foto publicada por FC Bola (@fcbola) el

Augusto Dericia

Periodista profesional y por vocación. Divertido, curioso, inconformista y de espíritu crítico. La música, su cable a tierra. Sueña por un mundo más justo.