Cine

Vacaciones Europeas: Crítica de Spider-Man Lejos de Casa

Por Germán Pérez

Es Spider-man: Lejos de Casa la mejor película del universo cinematográfico de Marvel? no, simple y claro, pero Lejos de Casa es una de las experiencias más divertidas de este afromencionado universo. Protagonizada por Tom Holland, Jake Gyllenhaal, Samuel L. Jackson y Zendaya la película número 23 del MCU es flor de rato positivo para disfrutar en pantalla grande.


La historia continúa el desenlace de Endgame centrado sus primeros minutos en el regreso y los posibles traumas que dejó el «blip» sobre las personas alrededor del mundo. Esto presenta un comienzo que no da en la tecla en los primeros segundos (por un pésimo uso de notikids escolar) no obstante cuando el humor entra en escena lo hace sutilmente y si se detiene es por una cuestión de mantener el buen timing en la película. Eso sí, es indispensable ver Endgame antes de Spider-man: Lejos de Casa ya que la película gira en torno, y en todas direcciones, a ese «juego final».

Holland nuevamente demuestra ser capaz de llevar los poderes arácnidos y claramente estamos viendo como Peter Parker/Spider-man se va convirtiendo en un adulto… Todavía falta un tiempo, pero el asunto se va encaminando; a Peter todavía le cuesta tomar decisiones (¿a quién no?) y en toda esa incertidumbre del que hacer con su vida amorosa o como ser un héroe encontramos a un adolescente en formación con problemas típicos de gente común y sin poderes arácnidos.


Hablando un poco de los nuevos reclutas en esta película nos encontramos con Jake Gyllenhaal dando un show teatral que encaja justo con su papel. Mysterio es un personaje carismático y su estilo metódico de éxito conlleva a realizar actos que ponen en duda su moralidad. Gyllenhaal es un actorazo y sin entrar en spoilers su personaje era necesario para incluir algo heroico, teatral y extravagante a la saga del aracnido. Quentin Beck es una muy buena adición al rooster marveleano.

Spider-man: Homecoming lucía el manto del querido John Hughes, ahora Lejos de Casa regresa a eso pero más que nada apoderándose de National Lampoon’s Vacaciones Europeas (esta película es una previa perfecta para ver antes de Lejos de Casa), estamos ante un viaje escolar por Europa – quién pudiera…- y vamos a ir desde Italia, pasando por Praga, Holanda y Londres. Todo este recorrido vale la pena ya que presentan escenas críticas y no funcionan como un deleite visual vacío. Cada parada es necesaria para llegar, nuevamente, a casa.

Obviamente encontramos créditos extras y en este caso lo valen, no solo por que hay una sorpresa muy agradable escondida sino también por que expanden el futuro de la saga; en Lejos de Casa por fin dejaron de afanar con 15 segundos de nada o incitar una risa falsa en la audiencia.

Spider-man: Lejos de Casa es diversión pura de principio a fin, hay que estar listos para ver otro tipo de enfoque no familiar del personaje en un ambiente fuera de costumbre (Europa al parecer es más extraño que el espacio). Vayan a verla al cine, no se van a arrepentir. Valoración: Muy Buena.

Germán Pérez

Lector, escritor y cinéfilo. Pasa sus días en el gimnasio y viendo viejos y nuevos clásicos del cine. Fanático de Michael Mann, los westerns y Stephen King.