Música

Valdes-Valdes: House con firma cordobesa

Por Santiago Miranda

La electrónica no es un género que se haya sabido explotar hacia destinos pop por bandas locales en el pasado. Sin embargo, hoy podemos presenciar a una serie de artistas que, libres de cualquier prejuicio, no temen incursionar en el género y apostar por propuestas originales. Ese es el caso de Valdes, la novedad del sello discográfico Discos del Bosque(DDB). El dúo, conformado por los hermanos Francisco y Eduardo Valdes, debutó este año con un primer disco sumamente fresco (“Valdes”) que lo posiciona como uno de los proyectos actuales más excitantes de la escena musical cordobesa.

Valdes  luce como una nebulosa cargada de color y luz, que parece caer densamente desde el cielo para envolver a su oyente como si fuera una manta y lo invita tanto a bailar como a escucharlo atentamente. El álbum está constituido por 11 canciones sostenidas sobre bases de House, en las que se unen de manera muy natural el groove de la guitarra de Eduardo y la destreza vocal de “Pancho”. Enriqueciendo con sus diferentes matices, se insertan finalmente las voces invitadas de sus compatriotas cordobeses: los Hipnótica, Florencia Lucena de Future Ted, Santiago Beltramo y Tomás Ferrero.

La banda estimula el movimiento desde el primer segundo de “Bailar Sola”, el tema de apertura que cuenta con Lucena e Hipnótica en los coros y que a su vez funcionó como primer corte de difusión. Le siguen “Brillar” y “Bienvenida a mí”, en donde los hermanos, esta vez solos, continúan desarrollando su sonido bailable y elegante. Cierto rasgo oriental adquiere notoriedad en “Únicos en el mundo” y “Libre”, sesgo que se advierte también desde la tapa del disco y parece atravesarlo en su estética y concepto.

Simultáneamente, las letras, en su mayoría simples pero ingeniosas, celebran la atracción, el encuentro, la singularidad y la libertad. Hacia la mitad e invitando a la introspección sorprende “Luz”, un track enteramente instrumental, interesante y original homenaje a Luis Alberto Spinetta.

La cantante de Future Ted aparece nuevamente en “Nada más”, una canción en la que Pancho alcanza a sintetizar en fraseos rápidos y un estribillo memorable el espíritu de esta obra: “Nada más/hacerte enloquecer/es lo que quiero hacer”. En la recta final, Hipnótica interviene en “Ven hacía mi”, que destaca por su acertado manejo de voces. Para cerrar, el dúo cede letra y labor vocal a Tomás Ferrero en el “El Tiempo”, un tema terapéutico, donde las palabras que pronuncia Tomás fluyen sobre las bases programadas y parecen curarlo todo.       

Las colaboraciones resultan fundamentales para la construcción del universo que nos presenta Valdes en su trabajo homónimo, donde conviven armoniosamente un House con letras en español, una estética con tintes asiáticos, un homenaje instrumental a Spinetta y luminosos solos de guitarra.

 

No obstante, el núcleo esencial de esta creación se encuentra en la conexión de sus dos integrantes, tan pura como la sangre que comparten, ésa que con su vitalidad recorre los casi 45 minutos de Valdes. El resultado es una obra atractiva tanto por su novedad como por su riqueza, rasgos característicos de los proyectos de DDB.

Valdes es una prueba de fraternidad artística, pero no referida exclusivamente a sus dos miembros, sino a una escena musical que propone a sus participantes apoyarse los unos a los otros cual familia, en una búsqueda incesante por crear contenido y ampliar sus límites.

Santiago Miranda

Joven estudiante de periodismo, curioso y entusiasta. Apasionado por la música, el cine y las series. Canalizo mis ansias creativas a través de la escritura.