#TEDx Entrevistas Sociedad

Venezuela: relatos de un exiliado #TEDxUCC

Por Iara Tevez Nesteruk

La situación en Venezuela ha empeorado en los últimos años. Desde la muerte del ex-presidente buy 200 instagram followers for Hugo Chavez y la asunción de orgain organic protein powder Nicolás Maduro, la situación se agravó.

Los discursos ideológicos llenos de simbologías de grandes permitieron a Maduro mantener cierta base de apoyo dentro de su país, permitiéndole recientemente crear la can you buy likes for facebook Asamblea Nacional Constituyente. La ANC está conformada por 545 miembros afines a al presidente, y representa uno de los peores ataques al aparato institucional venezolano.

Mientras el oficialismo hecha culpas a enemigos internos y externos, la tensión social es cada vez mayor. La estrategia de la creación de un enemigo en común ha sido utilizada desde siempre para mantener la estabilidad de gobiernos débiles y desviar la atención por fuera de sus propias fallas. Externamente la “mayor amenaza” para Venezuela se encarna en un Estados Unidos agresivo que impuso sanciones económicas al gobierno de Maduro y toda la comunidad internacional que lo acompaña. Internamente, los “traidores de la patria”, refiriendo a la oposición, acusándolos de un ataque al bienestar de los venezolanos y a la estabilidad del gobierno. Cuando en la realidad, es el propio gobierno quien está socavando la seguridad humana de sus propios habitantes y la estabilidad democrática del Estado.

Los ojos de la comunidad internacional están atentos a cada novedad, sin embargo la población venezolana sigue sufriendo la escasez de alimentos y productos de primera necesidad, desapariciones forzosas de personas, duras represiones a las manifestaciones ciudadanas, persecución política, entre otros. Esto ha obligado a algunos venezolanos a abandonar su propio país para, tristemente, conservar sus vidas.

steroids before and after Kervin Garcia Mannillo (@KervinGarcia), periodista de 27 años autoexiliado por amenazas recibidas por el gobierno, tuvo que dejar atrás la vida que conocía hasta ese momento. Orador del jaco de bruyn TEDxUniversidadCatólicadeCórdoba, que se realizará el buy facebook likes faq 1 de septiembre en el Auditorio Diego de Torres (Obispo Trejo 323), habló con NegroWhite sobre la situación que está viviendo Venezuela.

venezuela

“Tengo 27 años, nací en Valencia, una ciudad al centro del país. Dos horas de distancia desde Caracas. Esa ciudad me vio crecer como profesional, allí me titulé como periodista de la Universidad Arturo Michelena. ¡Tengo tantos recuerdos de mi amada Valencia! la ciudad empresarial del país. Mi vida siempre estuvo involucrada con el periodismo político y de investigación. La primera amenaza de muerte la recibí a los 19 años, siendo estudiante.

En 2014 huí de Venezuela. Debatí entre salvar mi vida o entregarla en un país donde impera la injusticia y la inseguridad. Ese país con abundancia en petróleo, pero con escasez de comida, ese al que hoy un grupo de persona huye por salvar su pellejo. Me vine a Chile el 5 de septiembre de 2014, casi tres años, el tiempo pasa volando”.

 ¿Cómo era tu vida en Venezuela antes de tomar la decisión de irte? 

Mi vida era lo máximo… había podido compra mi primer auto, tenía el trabajo soñado, salí a estudiar en el exterior y volví a mi país a entregar todo lo que absorbía.  A pesar de todo, estaba bien, hasta que un día fui golpeado por un grupo de militares que intentaron impedir mi trabajo en el Aeropuerto Internacional Arturo Michelena de Valencia, en diciembre de 2013. Ese día me sentí por el piso, ningún ente respondió por las agresiones que recibimos mi colega Luis Guillermo Carvajal y mi persona, solo por defender nuestro derecho al trabajo y el derecho de estar informado que merecen más de 30 millones de ciudadanos. A partir de ese entonces, fui perseguido, sabían donde vivía. Así que reflexioné sobre mi bien y el de mi familia, y decidí irme antes de entregar mi vida en bandeja de plata.

En esa época había iniciado la primera ola de protestas contra Nicolás Maduro y su gobierno, así que decidí trabajar los primeros meses del 2014, pero mis planes de salir se aceleraron porque la crisis comenzaba a agudizarse. En ese entonces, ver comida en los anaqueles de los supermercados, era una noticia.

headlineImage.adapt.1460.high.VENEZUELA_MADURO_031515.1426543403833

¿Qué pensás de la situación actual?

Que es la tragedia más espantosa que haya podido tener Venezuela. Ni en la peor dictadura se vivió esta hambruna que hoy está matando a decenas de personas que deben rebuscar en la basura para poder comer algo. Lo que ocurre en el país es el secuestro masivo más visceral que ejecuta un grupo de delincuentes que saben que van presos si dejaran el poder. Ese pequeño grupo está integrado por narcotraficantes, matones y corruptos que se ha encargado de comprar con petróleo y otras regalías las conciencias de algunos líderes internacionales para que no alcen su voz y condenen la miseria en la que está sumisa Venezuela. La crisis responde a la consecuencia de una parte de la sociedad que desde un principio se dejó llevar por esa ideología que hoy no tiene cabida en ninguna parte del planeta: el socialismo del siglo XXI, impulsado por el fallecido y creador de esta obra, Hugo Chávez Frías. También ocurre por la centralización de los poderes y su falta de autonomía. Todas las instituciones o poderes públicos que velan por el funcionamiento democrático del Estado, entiéndase Consejo Nacional Electoral, Tribunal Supremo de Justicia, entre otros, están única y exclusivamente al servicio del Ejecutivo. Ninguno de sus líderes hace nada sin la aprobación del presidente de la República. En fin, es un cáncer social que parece haber pisado la metástasis.

ss-161026-venezuela-protests-mn-010_4013ccea2822555ac795e29e38941e99.nbcnews-ux-2880-1000

Sé que muchos de tus seres queridos están en Venezuela aún. ¿Cómo están viviendo la situación ellos?

Sí, todos mis familiares siguen allá, excepto dos hermanos. Con los que están en Venezuela converso a diario, les pido me cuenten cómo estuvo el día, pregunto si pudieron comer las tres comidas y les repito una y otra vez que procuren estar tanto tiempo en las calles. En Venezuela te asesinan hasta por un par de zapatos rotos. Según cifras del Ministerio Público, durante 2016 fueron asesinadas 70 personas por cada 100 mil habitantes.

Mis familiares me cuentan que cada día hay personas más delgadas producto de la feroz desnutrición que embarga al país. Me cuentan que después de las 6:00 de la tarde el país se torna como una película de zombies, no hay nadie y los que están parecen muertos en vida. Los disparos contra los manifestantes se siguen escuchando.

Con respecto al papel de la sociedad internacional, ¿creés que están haciendo lo suficiente?

La comunidad internacional ahora ha sido más que tajante contra el gobierno de Maduro. Y aunque yo piense que nunca es tarde para reflexionar y corregir, creo que los líderes mundiales tardaron demasiado para fijar postura. La ONU no ha hecho nada, la OEA sigue con el tablero trancado para activar la Carta Democrática, el papa Francisco es un observador silente. ¿Cómo va a terminar todo? ¡Ojalá supiera el “cuándo”! pero de algo sí estoy casi seguro: ninguno de los que está en el gobierno va a salir por vía electoral ni pacífica. ¡Y es comprensible! porque si estoy sentado en una silla y sé que si me levanto iré preso, entonces no lo hago, a menos que vengan cuatro personas y me levanten a la fuerza.

No creo que Venezuela aguante esto por 50 años más, pero lo que sí creo es que la salida no será negociada ni pacífica

Iara Tevez Nesteruk

Licenciada en Relaciones Internacionales y Diplomada en Comunicación digital y Social Media. Feminista. Le gusta hablar de política, música y series. El fuego como filosofía de vida: es mejor arder que apagarse lentamente.