Música

Viajando por Brasil y escuchando Caetano Veloso

Por Lu Molina

Como ya les he contado en notas anteriores, mi familia es amante de la música. Y por suerte, este amor no tuvo ni tiene fronteras. Allá por 1994 yo ostentaba tan solo 5 años, y no puedo evitar recordar el día que papá trajo el disco de Caetano Veloso a casa. En la tapa se veía a un señor grande (en ese momento se parecía mucho a mi abuelo), y encima cada vez que lo ponían, se hacía inevitable bailotear infantilmente al ritmo de la clásica música bahiana. Por eso, hoy quiero compartir esos momentos con usted, estimado lector, y que pueda incluir en su preciado playlist un pedacito de este gran artista.

Nacido en 1942 en una pequeña ciudad del estado brasilero de Bahia, Caetano se crió en una gran familia de músicos. Desde pequeño tocó el piano, y luego la guitarra; acompañado por su hermana María Bethania alcanzó el éxito musical. Junto a grandes artistas de la canción brasilera como Gal Costa y Gilberto Gil, fueron los pioneros del tropicalismo, movimiento musical que rescata las raíces de la música tradicional bahiana.

A causa de la dictadura que ocupaba Brasil en 1969, se refugió en el exilio, lo que lo llevó por Londres, Madrid y Tel Aviv por tres años. A su regreso retomó su carrera editando discos experimentales, y versionando clásicos de la música brasilera.

En el puesto 5 de este ranking elegí una canción que hace excelente demostración de la amplitud vocal y sobretodo de su calidad como cantante. Si bien esta canción fue compuesta por Simón Díaz (músico y compositor venezolano), la interpretación de Caetano es una de las más conocidas por estas latitudes. Incluída en el disco Fina Estampa (uno de los mejores a mi criterio), los invito a disfrutar la Tonada de la Luna llena.

Caetano Veloso desde sus principios tuvo una gran relación con el cine. Su última colaboración, bellísima, fue nada mas y nada menos que con el gran director español Pedro Almodovar. Con imágenes de la película e interpretando un clásico de la canción epañola; Caetano nos deleita con la banda sonora de Hable con Ella (2002).

En el puesto 3, una hermosa canción de los 70, compuesta por Wando (desconocido en la Argentina, pero gran exponente en Brasil); de la cual Caetano realiza una excelsa versión. La dulzura de su voz y el tono característico de la música popular brasilera hacen de estos sonidos un deleite inigualable. Si todavía no subió el volumen, este es el momento.

http://www.youtube.com/watch?v=6P8XeaKpQ8s

Acá como siempre, la disyuntiva. Pero a modo de capricho organicé estos dos temas así. Sorprendidos o no del siguiente dato, los acercamientos de Veloso a la música argentina, o mejor dicho al rock nacional, se dieron alrededor de 1986, cuando los pelos eran largos y ruludos, y los rockstar locales lucían pantalones ajustados y un aire de libertad.

Dentro del disco Corazón Clandestino, de Fito Paez, Caetano realiza su primer colaboración con la música argentina. Y si bien grabaron juntos la Rumba del piano, Caetano se quedó prendido con otra bella y conocida canción del rosarino. Acá la versión del bahiano de el gran tema un vestido y un amor.

Y para terminar bailando este bellísimo playlist, la canción más conocida de Caetano en este país. Fue utilizada de banda sonora de varias series, e incluso en las presentaciones de algunos programas de los 90. Para mí, y después de varios años ya, sigue siendo una cuestión irresistible el bailar al son de esta canción. Acomoden la silla, ajusten los parlantes, y denle play al exuberante Capullito de Alelí.

Si después de este Top 5 te quedaste con más ganas de buena música de los hermanos cariocas (y esto lo digo con perdón de los futboleros emperrados que poco querrán saber de decirles hermanos a los brasileros); no te pierdas el próximo!

Lu Molina

Meticulosa e incansable, siempre firme cuando se necesita una opinión. Fiel por sobre todas las cosas a su estilo y argumentos. Sabia conversadora y simpática dancer de rock clásico.