Juegos Olímpicos Río 2016 Sports

Virginia Bardach, del agua a las maquetas en 50 metros

Por Lautaro Prata

30 de marzo. Torneo panamericano de Asunción. Suena la chicharra y Virginia se sumerge en el agua. 2 minutos, 13 segundos y 46 centésimas después finaliza la carrera. Para ella, comienza el sueño.

NATACION_Suda-2016-Asuncion-Paraguay_01_Vicky-Bardach

Es cordobesa y, a pesar de ser una de las joyitas de la natación argentina, lleva una vida muy sencilla.  Hace 4 años que vive sola en Buenos Aires y le gusta salir con sus amigas, ir al cine, pasar el tiempo con su novio. Es más, hasta se anima a recomendar una serie que le encantó: “El último tiempo, cuando fuimos a entrenar a la altura, con las chicas nos enganchamos con Pretty Little Liars y ahora cada una la ve en su casa pero nos vamos comentando cada capítulo. Es una serie de adolescentes, muy de mujer. Nos re enganchamos, tanto que cuando entrenábamos y teníamos un domingo libre, nos quedábamos todo el día en el departamento viendo la serie”, comenta la nadadora entre risas.

Otra de las cosas que le gusta a Vicky – como le dicen la mayoría de sus amigos y familiares- es descansar. ¿Descansar? Sí, porque su vida prácticamente transcurre en 50 metros y entre dos andariveles. “Un día común me levanto, voy a entrenar de 7 a 11:30 de la mañana, después vuelvo a mi casa, almuerzo, duermo la siesta y vuelvo a entrenar desde las 16 hasta las 18:30″ cuenta con una sonrisa, feliz por dejar todo en el agua. Pero también hay tiempo para lo demás. Virginia está cursando arquitectura aunque la próxima cita olímpica le cambió los planes con respecto a sus estudios. Desde aquel 30 de marzo, cuando consiguió la clasificación a los Juegos Olímpicos, se dedicó principalmente a entrenar y los tiempos para las demás actividades se redujeron. A pesar de esto no quiere abandonarlos, sabe que le ayuda a despejarse de la pileta y del agua.

Y sí, los Juegos Olímpicos están más cerca. Estos últimos días la cordobesa planea entrenar y estar tranquila para que, llegada la hora en que se encienda el pebetero olímpico, pueda lograr sus objetivos personales. Entre ellos: bajar los tiempos pero, principalmente, poder disfrutar de la cita olímpica.

Virginia-Bardach_chica

Muchas veces la carga de portar determinado apellido con trayectoria puede jugar una mala pasada. A la cordobesa de 24 años esta situación no le fue ajena: su hermana Georgina fue medallista de bronce en Atenas 2004. La presión de tener apellido Bardach – uno de los más históricos en la natación argentina -siempre influyó y estuvo presente en la carrera deportiva de Vicky a tal punto que, tiempo atrás, quiso abandonar el deporte.

“Antes sí lo sentía mas como una presión, hace un tiempo ya no, ya no me veo más como la hermana de…” y esto es así porque a base de esfuerzo y trabajo logró crear, generar, ganarse y recorrer su propio camino. Un ejemplo de esto es que en Asunción no solo accedió a los próximos juegos sino que, como si se tratase de una dinastía, también batió el récord que conservaba su hermana mayor desde 2009.

Por eso mismo la experiencia de su hermana da un giro y juega un papel fundamental de cara a los consejos que le puede brindar. “Mi hermana me cuenta que los Juegos Olímpicos son distinto a todo; pero principalmente me dice que aproveche los primeros juegos porque son muy especiales”.

vir2

Además de la compañía de su hermana en la etapa previa, Vicky no va a estar sola en Río. Va a vivir en la Villa Olímpica compartiendo residencia con todos los atletas olímpicos, uno de los aspectos principales que todos los deportistas destacan y resaltan a lo largo de la historia. A ella le gustaría ver, de nuevo, a Michael Phelps, uno de los nadadores más grandes de la historia. También sueña cruzarse con un tenista, al cual sigue mucho y afirma que se levanta temprano para ver sus partidos. Estamos hablando de Rafael Nadal.

Por otro lado también espera la compañía de sus colegas de selección a las cuales se les puede dar la clasificación a Río 2016 en los próximos días. A pesar de que evitan hablar mucho del tema para no generar falsas expectativas, Vicky cuenta: “si clasificamos nos hacemos las uñas todas iguales – comenta nuevamente entre risas – pero está hablado todo muy por arriba. Supongo que cuando clasifiquen todas vamos a organizar algo más para llevar o para hacer”.

A pesar de repetir en varios ocasiones que es tímida a la hora de hablar con la prensa y aclarar que: “si no hay una cámara o un micrófono hablo un montón”, comprende que se está braceando y codeando con los deportistas de la elite mundial. Pero su humildad y su timidez no le impiden soñar. La cantidad de horas adentro de la pileta, el sacrifico y el esfuerzo que realiza día a día le permiten confiar en ella y, está dispuesta a lograr y superar las metas que se propone.

Periodista: ¿Qué pasa si llegas al podio en Río?

Virginia: No se qué pasa, creo que me muero, ósea literal. PUM, me muero.

Periodista: ¿Y cómo te ves de acá a cuatro años?

Virginia: Me veo en Tokio.

Lautaro Prata

Hincha de River y del paladar negro. Amistoso y aventurero compulsivo. Cree en la religión del messias Lionel