Música

#Virus, el new wave con acento argentino

Por Matías Montoya

A toda hora nos salteamos lo metódico y lo estético y le damos paso a lo popular. Así sucedió con dwayne johnson body transformation Virus, de los hermanos buy 40 instagram likes Moura, que pasaron al estrellato gracias a saber compaginar muy bien los estilos estéticos y darle también sonido a una Buenos Aires convulsionada con la dictadura militar que estaba llegando a su fin, pero dejando su estela de crueldad y sadismo en las distintas clases sociales de Argentina.

Formados en buy 1500 instagram followers La Plata en paralelo con clenbuterol dosage Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota y La Pesada del Rock And Roll, la banda liderada por Federico Moura quien venía de las playas de Río de Janeiro disfrutando de su vida chabacana y sin estribos de por medio, le daba rienda suelta al libertinaje que su frontman pregonaba. Los otros hermanos, Julio y Marcelo, tocaban la guitarra y los teclados (respectivamente) e imponían un estilo sonoro propio que fue mutando a medida que transcurrían los años entre shows y salas de grabaciones.

A partir de 1983, la onda de los raros peinados nuevos fue copando las calles y la escena musical de Buenos Aires. Bandas como ZAS y Soda Stéreo tenían su estilo bien marcado, pero Virus sobresalía gracias al estilo musical: texturas y mixturas se entrelazaban junto con los ritmos y las melodías, y gracias a eso fueron ganando su espacio y pisando fuerte durante toda la década de los ´80.

Agujero Interior. Prima lo mío sobre lo del resto

Creo que eso quiso decir Federico Moura a la hora de grabar el tercer disco de la banda en los estudios Moebio con Danny y Michel Peyronel detrás de las consolas. “Hay que salir del agujero interior, largar la piña en otra dirección, sólo hace falta ser un ser superior, sólo depende de la terminación” cantaba Federico con un coro de fondo cerrando lo que querían decirle a la gente de los finales de la dictadura. Así era la filosofía del disco: temas románticos como ¿Qué hago en Manila?, temas bailables y que te abren la cabeza como Hay Que Salir Del Agujero Interior, riffs venenosos y punzantes con ritmos acordes a esa guitarra que te volaba la cabeza que nos regaló En Mi Garage y los sintetizadores y los teclados prendidos fuego en el tema El Probador.

El sexismo se nota a pleno, también las palabras ochentosas que si bien quedan muy bien en cada tema, tenían ese enganche hacia los jóvenes para que despertaran del letargo. Los sonidos de los ´50 están presentes en Carolina, un tema muy pegadizo que se popularizó en los boliches de la época. Así era Agujero Interior, lleno de música bien pegadiza que demostraba que el mundo musical electro pop en nuestro país recién llegaba y se quería apoderar de nuestros oídos. Por suerte lo lograron.

Locura hecha éxito

Dicho por el mismísimo Marcelo Moura, Locura fue el disco que llevó a Virus a la masividad y a la popularidad. Con Cachorro López como artista estelar de invitado, el disco fue grabado en los Estudios Sic-Americana y mezclado en New York. Explotó de manera increíblemente positiva y en pocos días fue número uno en América Latina y en nuestro país se exhibía como una bocanada de aire fresco.

La maduración de la banda llegó y con ellos la adultez de convertirse de una buena vez por todas en una de los grupos más convocantes de la escena local. Pronta Entrega es un temón. “Me puedo estimular con música y alcohol, pero me siento más cuando es con vos”, así expresaba la homosexualidad una su cantante. Sensualidad a flor de piel señores.

Una Luna de Miel en la Mano es uno de esos temas que cualquiera quiere hacer. El nombre del tema está basado en el título del Ulises de James Joyce: “Everyman His Own Wife or A Honeymoon In The Hand”, que es una suerte de obra teatral escrita por Buck Mulligan en la novela. Habla sobre la masturbación, con el claro mensaje de sacarse de encima los tabúes, los karmas y los fantasmas que pudieron existir en otras épocas. “Caramelos de miel entre tus manos, te prometo una cita ideal, adorando la vitalidad” cantaba Federico y que nos entregaba esa sutileza de las imágenes del otro como fuente de inspiración.

Superficies de placer: el último gran acto de Federico Moura

El sexto disco de la banda llegó sin presiones y por esta razón, llevaron a las familias de los músicos y sus asistentes a las playas de Río de Janeiro. Pero todo no fue sintonía plena ya que a su frontman le diagnosticaron VIH, una enfermedad que en aquella época era incurable. Lo que fue oro se convirtió en barro. Todo lo que pudo ser placentero se convirtió en caos y polución. Así y todo editaron el mejor disco de la banda: Superficies de Placer.

Con Mirada Speed hay una maduración en la banda tanto en letras como en armonías. El tema sigue la continuación de lo sexual y se hace presente de manera tajante y fuerte; tal cual era Federico en su vida personal. Superficies de Placer posee una letra sugerente, pero también poseía un glamour, característico de la banda y que supieron afrontar eso como algo que nacía sin querer o de manera críptica y a propósito.

Podemos estar horas si nos gusta o no la música hecha por Virus. No podemos negar que es una banda que ha marcado a fuego a la generación rosa que vivió y vive en nuestro país. Alimentó a bandas como Babasónicos, Miranda y a Soda Stéreo. También nos mostró que la literatura puede cumplir un rol imprescindible en la cultura del rock de aquellos años. Gracias a Roberto Jacoby supieron darle un brillo característico a su prosa, esa que sin la voz de Federico Moura no podría ser tan hermosa como glamorosa a la vez.

Así fue y es Virus: una banda que supo hacernos bailar al ritmo del Synth-pop y mostrarnos con sutilezas, los tabúes que se vivían en aquella época.

Matías Montoya

Periodista Deportivo. Secretario en @AACurling. Melómano. Fanático del Deporte. Colaborador en @AARevista. Redactor en @agrupaciondepor