Música Recitales

Vive Latino: el regreso a México de Morrissey y Gorillaz

Por Andres Anda

DÍA 1:

El Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino o mejor conocido simplemente por Vive Latino nos ha dado desde 1998 presentaciones memorables, miles de ritmos, promesas y bandas históricas. Se presenta en Foro Sol de la Ciudad de México y con el lema “de México para el mundo” Vive Latino hacia su primera aparición en 1998 dando promoción a bandas mexicanas como Café Tacuba, Molotov, El Tri, Cuca y La Maldita Vecindad; mientras que los Illya Kuryaki, Miguel Ríos y La Ley como los internacionales.

En 19 años, muchas otras bandas han dejado su marca en el festival de música más grande de México; entre ellas el regreso de Caifanes en 2011, la última aparición de Gustavo Cerati en 2007 con un show memorable, el maltrato de parte del público a la entonces jovencita Natalia Lafourcade del 2003, el enojo de Enrique Bunbury del 2000 y en los últimos años la impactante puesta en escena de Blur que se apoderó de todo el Festival.

Este año, tres escenarios y dos carpas albergaban música, otra pequeña carpa anunciaba los standuperos del momento y una más llamada “ambulante” presentaba libros y documentales para el momento cultural. Comprar una cerveza, una botella con agua o un refresco para calmar su sed era necesario. Los puntos de recarga eran la novedad, donde una pulsera con chip se convertiría en su medio de sobrevivencia. Al cargarle una cantidad de dinero la pulsera era el instrumento para comprar cualquier alimento o bebida.

morrissey 2

El primer día desde temprano Los Cafres se permitieron cantar sus éxitos ante una multitud y Enjambre dejó en claro que ya no son una promesa y pasaron a ser una realidad que se irá afinando con los años. Rock en tu Idioma Sinfónico y Los Amigos Invisibles fueron los más cantados antes de que el sol se escondiera; después de su acostumbrado intro de más de 30 minutos, Morrissey -quien había prohibido la venta de carne por cuatro horas- salió al escenario con un pantalón y saco negro que hacían lucir su camisa blanca, con su rostro serio y dramático impuso su reino durante 70 minutos vengando su cancelación del 2013.

El ex líder de The Smiths dijo en español y con voz ronca un simple “Hola” que provocó un gran aplauso y siguió: “Estoy muy contento de estar aquí con ustedes”Con You’ll Be Gone, cover de Elvis Presley, fue el tema para abrir la velada, acompañado por una imagen del Rey de Rock en las pantallas. The Last of the Famous International Playboy, I Wish You Lonely y Suedehead, la cual arrancó el coro de los presentes que, sin mucho espacio, intentaban bailar al ritmo del inglés; con How Soon Is Now evocó sus primeros años con The Smiths.

Ya entrada la noche y apenas unos minutos después de que su compatriota Morrissey hizo la presentación en el escenario principal y ante un ‘Noel, Noel, Noel’, en alusión al grito futbolero, apareció Noel Gallagher, el rebelde que brilló con Oasis en el brit pop de los 90 que encendió al público con un  “He oído que aquí todavía hay muchos fans de Oasis, después de tantos años esto es para ustedes”, y así comenzó su presentación breve pero brillante. Abrió su show con Holy Mountain y It’s a Beautiful World; y con una banda excepcional, Noel Gallagher provocó la piel de gallina en los miles que corearon su acto, mismo que nos puso la piel chinita y que fue una regreso a los años 90.

noel

Con el escenario a reventar y en las gradas gente bailando en las escaleras, el grupo nacido en el mismo año que el Festival, Panteón Rococó, regresó al VL para ser parte de la fiesta después de no tocar ahí en más de cinco años. Entre temas, la crítica al gobierno no pudo faltar de la voz de Dr. Shenka, quien preguntó por los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en 2014. Los más cantados fueron Esta noche, Fugaz —que cantó junto con Rubén Albarrán—, Acabame de matar y las que no podía faltar: La Dosis Perfecta y La Carencia que estalló en un slam por parte de los 75.000 asistentes.

Poco importó que fuera media noche, tampoco a las multitudes de correr a otros escenarios y actividades en la tabla principal: todos estaban ahí esperando a Molotov. La banda mexicana regresó al Vive Latino a pocos meses de la celebración del veinteavo aniversario de su primer disco ¿Dónde Jugarán las Niñas? que logró vender más de un millón de copias y después de casi un cuarto de siglo de carrera, la banda mexicana aún sabe cómo prender a las multitudes. Su meta era cerrar las actividades del escenario principal así como darle el cierre al primer día del VL, cosa que hicieron como en el patio de su casa.

Con sólo 70 minutos, la banda inició su set con su cover del hit de Falco, Rock me Amadeus, para después golpear a la audiencia con sus mayores éxitos, entre los cuales se encuentran canciones como Puto, Gimme the Power, Frijolero y Dance and dense denso, entre otras. Fue una presentación justa, el público coreaba las letras frías de los temas que la banda eligió con detenimiento para emocionar a un público entregado, aunque un poco gastado por el resto de las actividades del día. Aunque es una costumbre que en todos sus recitales la banda haga comentarios y críticas al gobierno, esta ocasión fue diferente, los comentarios no aparecieron ni en pleno año electoral, Molotov se limitó a tocar y hubo pocas interacciones con el público que dejó todo en la plancha.

DÍA 2:

Mientras en las esquinas de la capital del país los diarios hablaban del arranque del Vive Latino y en los cafés y bares las playeras de Gorillaz, Fito Páez y Queens of The Stone Age abundan y conviven juntas, en las inmediaciones del Foro Sol, justo donde meses atrás los motores del Gran Premio de México sonaran fuertes, retumbaban ahora los amplificadores y los gritos de lo que avecinaba el segundo día del VL.

Desde temprano, los jóvenes comenzaron a moverse hacia los otros escenarios donde la oferta musical estaba latente. Los shorts, las playeras sin mangas, los lentes de sol por los que se pasaron de copas la noche anterior y las máscaras de luchadores caminaban entre los ríos de personas.

Ahí, entre el sol y las primeras horas de festival se presentó Gran Sur, banda que hizo una mezcla con jaranas, violines, sintetizadores, trompetas y mucha guitarra eléctrica. La agrupación está encabezada por Sofi Mayen y Cha!, que el público recordó por su tiempo en Moderatto.

En plena tarde capitalina y con mucha gente en el escenario principal, Los Pericos salieron al Vive a divertirse e interpretar sus grandes éxitos que fueron coreados por el público como Runaway, Pupilas lejanas y Sin cadenas. La sorpresa de los asistentes que vivían la fiesta de los argentinos fue en el tema Anónimos que estuvo acompañado por Carla Morrison.

residente

Ya con más de 70.000 personas en el Festival y otras miles esperando entrar, el público recordó la edición del 2014 donde Calle 13 se presentó y fueron muy mal recibidos por el público, que cada año se hace más exigente pues en esos años para los fans del Vive Latino solo eran famosos por la canción Atrévete-te-te.

“¿Qué pasó? ¿Quién llegó?” preguntó Residente a los miles de fans que respondieron con gritos y aplausos al observar a su ídolo cantar sobre el escenario Somos anormales y los cuerpos se muevan al ritmo de la música. Aprovechó el espacio para hablar sobre temas políticos como ya es una costumbre, tomó de ejemplo la crisis en la que se encuentra su país, por políticas discriminatorias por parte del gobierno de Trump.


Latinoamérica unió a las miles de personas que cantaron al unísono mientras René con su playera de la selección mexicana agitaba las manos. Entre su extensa participación cantó El aguante, Baile de los pobres, Fiesta de locos y sí, efectivamente, tocó Atrévete-te-te, sonriente a sabiendas de la venganza personal que estaba cobrando seguido de un fuerte aplauso; el público lo había perdonadoSu participación de más de una hora concluyó con No hay nadie como tú y Vamo’ a portarnos mal.

FitoPaez

En el escenario Escena Indio con las luces apagadas Fito Páez -un consentido del VL- hacía acto de presencia cantando El amor después del amor con los maravillosos coros de Anita Alvarez de Toledo. El rosarino -con más de 30 años de trayectoria- saludó a la multitud con un “muy buenas noches México, que maravilla estar aquí esta noche” para estrenar algunas canciones como Ciudad Liberada y pasar por las clásicas como Al lado del camino, Circo beat, Mariposa Tecknicolor, 11 y 6 en esta última para prácticamente dejar que el público la cantara.

Una de las bandas icónicas del stoner rock, Queens Of The Stone Age, volvió a México tras cuatro años de ausencia para demostrar que siguen vigentes en la mente del público. Los liderados por Josh Homme dieron una demostración de su talento a lo largo de los 70 minutos que duró su set entre un espectacular juego de luces, en el cual sobresalían largos postes de LED. ‘If I Had A Tail’ y ‘My God Is The Sun’ despertaron los ánimos del público.

You Think I Ain’t Worth a Dollar, but I Feel Like a Millionaire y No One Knows de Songs for the Dead del año 2002 -disco que los catapultó a la fama- provocó los gritos y brincos de los asistentes que de a poco iban acercándose al escenario principal para esperar a Gorillaz.

queens

Vetusta Morla se presentó en su cuarto Vive Latino con una actuación corta pero soberbia. Los españoles sufrieron en su segunda casa la desventaja de tocar en un horario complicado por la espera que hicieron los miles de fanáticos en el escenario principal aguardando a Gorillaz. No obstante y para tranquilidad suya, su escenario se vio justo y su presentación en solitario, días antes en El Plaza Condesa se vio a reventar. Abrieron el telón con Deseame Suerte, para seguir con El Discurso del Rey, Palmeras en La Mancha y Te Lo Digo a Ti de su nuevo material Mismo Sitio, Distinto Lugar y se dieron tiempo incluso, de cantar algunas favoritas como La Deriva y Maldita Dulzura. Su participación cerró entre los aplausos del público que coreó fuerte y casi como un himno Consejo de Sabios con una sublime interpretación de todos los integrantes de la banda.

Con cinco discos de estudio y solamente dos visitas previas, el grupo británico Gorillaz regresó a México después de 16 años, donde 80.000 personas los esperaban con ansiedad. Una ola de luz creada con la incandescencia de los celulares corría por las gradas del Foro Sol mientras el público esperaba la llegada de 2-D, Noodle, Murdoc Niccals y Russel Hobbs.

“Gorillaz, Gorillaz, Gorillaz” cantaba el recinto donde el público esperaba la llegada de los personajes que toman vida cuando Damon Albarn, Jamie Hewlett, Mike Smith, Jeff Wootton, Seye Adelekan, Jesse Hackett, Gabriel Wallace y Karl Vanden Bossche se reúnen para tocar.

gorillaz pantalla

Minutos antes de la media noche, los músicos aparecieron en el escenario enmascarados como aquellos ídolos mexicanos de la lucha libre: El Rayo de Jalisco, Blue Demon y El Santo, cuya máscara fue portada por Damon Albarn, mientras M1A1 hacía saltar al público.


El poderoso sonido de Last Living Souls y Rhinestone Eyes puso a bailar a los 80.000 que también cantaban y los otros 30.000 que veían desde internet saturaban la transmisión en vivo. Mientras la presentación transcurría el vocalista Damon Albarn sufrió una caída en el escenario que causó la preocupación de los asistentes pero el músico lo tomó con humor, se levantó con una carcajada que el público ovacionó y el show siguió.

“Viva México”, lanzó Damon Albarn antes de que las famosas cuatro animaciones se hicieran presentes de cuerpo completo en la pantalla con Tomorrow Comes Today y se apoderara del ya conocido xilófono que representa la canción, el cual dio paso a Every Planet We Reach Is Dead, en la que Gorillaz tuvo un viaje espacial en la pantalla gigante.

“Ustedes son hermosos, únicos, su ímpetu como país es único, los amo”, dijo Albarn casi en forma de disculpa por los largos 16 años de ausencia pero que ya en el escenario, valía cada segundo de espera. La variedad de generaciones presentes dejó en claro que la agrupación sigue cumpliendo su principal objetivo, aun y con un lapso de siete años de inactividad entre sus últimos dos materiales.

gorillaz luchadores

Tras la interpretación del clásico de Plastic Beach, la narrativa se volcó por completo en Noodle cuando la guitarrista japonesa nos introdujo a una hermosa pieza de Demon Days que tuvo un fuerte impacto en la audiencia.

“Es una puta banda para niños”, dijo Liam Gallagher en 2005, cosa a la cual el artista gráfico detrás de la banda, Jamie Hewlett, contestó diciendo, “Es la cosa más brillante que alguien ha dicho sobre nuestra banda” y así de brillantes estuvieron los británicos. Y es que el que hayan decidido proyectar los videos musicales durante la interpretación de las canciones le dio un carácter multimedia impresionante a la presentación. Aunque los fanáticos imaginen una gira con hologramas, los videos sirven como un gran fondo en específico cuando la voz de Albarn sigue el movimiento de la boca de 2-D.

Tras ello la banda decidió volcarse por completo en su nuevo disco de estudio, con la interpretación de Charger con Pauline Black, de Strobelite con Peven Everett, Andromeda con D.R.A.M, Sex Murder Party con Jamie Principle y Garage Palace con Little Simz.
Stylo, Dirty Harry y Feel Good Inc. dieron paso a los sencillos Kids With Guns y Clint Eastwood.

final

La gente no paró de aplaudir un espectáculo inolvidable que logró tocar memorias profundas de la infancia de toda persona enamorada de 2D, Noodle, Russell y Murdoc, a toda persona que esperó 16 años para ver en vivo a la agrupación. El tiempo pasó volando durante un set lleno de una experiencia multimedia hermosa y un desempeño musical de otro planeta.
Aquí es donde las palabras de Liam se hacen más presentes que nunca. Gorillaz es un proyecto mágico que si se descubre siendo joven recibe una influencia enorme y es por ello que la banda despierta tantas pasiones. El misticismo, la historia, el profesionalismo, los videos y el material detrás de la banda convierte a Gorillaz en algo gigante e incomparable.

El Festival Vive Latino cerró una edición de promesas, regresos, venganzas musicales y se llenó de música, ritmos, risas, cultura y descansa satisfecho hasta el próximo año de contar una historia magnífica en una ciudad llena de historias.

Andres Anda

Apasionado por los libros, a los 16 años Andres se convirtió en redactor y luego director de un periódico local, en Guadalajara, México. Conferencista y escritor