Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Sports

Vivir a la sombra de los gigantes: la tragedia de Eli Manning #NFL

Por Matias Llorens

Corría el año 2004 cuando Eli Manning le dijo “No” a los Chargers de San Diego. Por haber tenido la peor temporada durante el año anterior, le correspondía al equipo californiano el primer pick en el Draft, el procedimiento a través el cual los equipos de la NFL eligen a los jugadores que han venido fogueandose en las distintas universidades del país. Manning dijo “No”, como si formara parte de una realeza intangible dentro de la élite.

Hijo de Archie Manning, ex quaterback de los Saints de Nueva Orleans durante los setenta, y hermano del entonces mariscal de campo de Indianapolis Colts, Peyton Manning, Eli debe haberse sentido parte de una dinastía fundamental dentro de la NFL.

Su padre respaldó la decisión caprichosa de su hijo. Archie fue un buen mariscal, correcto, para nada deslumbrante, que tuvo la mala suerte de aterrizar en un pésimo equipo y quedar destinado a llevar una carrera mediocre. Los New Orleans Saints eran, durante los setenta, uno de los peores equipos y no dudaron en elegir al entonces joven de Mississippi ni bien tuvieron la oportunidad. Seleccionado en la primera ronda del draft, Archie Manning empezó lo que sería una carrera mediocre en un equipo que no estuvo jamás a su altura. Pudo haber sido grande, pero no tuvo la suerte que lo acompañara a su lado durante su estadía en la universidad o en los equipos en los que jugó.

El amor paternal y el miedo a que esto se repitiera con su hijo llevaron a darle su apoyo.

Más allá de los caprichos del joven Manning y de su padre, los Chargers lo seleccionaron igual, aunque después terminó aterrizando en los Giants debido a las tejes y manejes que se dan en esas épocas.

Terminó agradecido, el joven. Como parte de lo que en su momento pareció una generación dorada, Eli Manning terminó llevando a los New York Giants a ganar el campeonato dos veces. Frente a los Patriots de Tom Brady. Con jugadas milagrosas como The Helmet Catch. La última hace tan sólo un par de años, remontando una temporada negativa que casi los deja en las puertas de los playoffs (historia que igual se terminó dando el año pasado, cuando no lograron pasar a la postemporada), donde llevó a su equipo a la victoria en el último minuto.

¿Quién otro más que el Manning chico puede decir que le ganó dos finales a un semi-dios en el emparrillado como lo era Tom Brady durante la década dorada de los Patriots? ¿Y cómo se explica el presente oscuro por el que está pasando Eli Manning y uno de los equipos más ganadores de los últimos cinco años?

Manning es un jugador capaz de grandes cosas. Él mismo se definía como un quaterback de élite, a la altura de su hermano Peyton, el nombrado Tom Brady y el infame Tony Romo. Todos ellos tienen sus detalles que les han impedido tener temporadas absolutamente fantásticas: Peyton Manning sufre un bajón de calidad significativo con el frío, Brady está demostrando que el juego de los Patriots dependía mucho de sus receptores y Tony Romo tiene un rendimiento más bien pobre cuando está en una situación adversa en el último cuarto. Eli no es ajeno a esto. Así como es capaz de grandes jugadas y de tirar grandes pases, casi antológicos, también sufre, y mucho, de algunos errores infantiles, o de serias imprecisiones.

Para muestra, en los últimos seis partidos Eli tiró quince intercepciones, y sufrió un máximo en su carrera de cuatro en un solo encuentro. La ofensiva de los Gigantes ha tenido partidos imposibles, donde no han marcado siquiera una sola vez (lo que se denomina una blanqueada), y la defensiva es una de las peores de la liga hoy por hoy, lo que que ha llevado a que le marcaran un promedio de más de 30 puntos por partido (siendo la excepción su último enfrentamiento contra los Bears de Chicago, donde sólo le hicieron veintisiete puntos).

¿Las nubes negras en el horizonte son culpa de Manning, exclusivamente? Sus números no son tan malos como uno pensaría, si dejamos de lado las intercepciones. Si bien no tiene un rendimiento como para ser considerado un mariscal de élite, está lejos de la performance desastrosa de los quaterbacks de equipos que, paradójicamente, se encuentran mejor que sus Gigantes.

¿Donde está el problema entonces? ¿Mala suerte? ¿Un calendario particularmente duro? ¿Estará la clase del draft del 2004 maldita? Este año de Manning, los últimos dos de Ben Roehtlisberger, la lesión que casi acaba con la carrera de Larry Fitzgerald.

Ya se acerca la mitad de temporada y siguen sin encontrar la victoria. A esta altura del calendario, sólo queda un puñado de rivales accesibles antes de toparse con los Packers, los Cowboys, los Seahawks y los Redskins (estos por partida doble). Los playoffs y el sueño de un tercer anillo parecen que quedaran nuevamente en el olvido. Postergados. Al menos hasta que se despeje la tormenta.

Sexta fecha y la casi sorpresa de los Jaguars.

Caídos de manera predecible en el #TNF los Giants frente a los Bears de Chicago (21-27), con un Eli Manning completamente dejado a su (mala, pésima, tremendamente horrible) suerte, la sexta fecha de la #NFL transcurrió de manera predecible salvo por dos grandes sorpresas: el susto que le dieron los Jacksonville Jaguars a los Denver Broncos, y el triunfo de los San Diego Chargers sobre los Indianapolis Colts.

En el match disputado en el Mile High de Denver, los Broncos sacaron una diferencia sustancial de dos touchdowns de diferencia en el primer cuarto. Todo parecía que iba a salir de boca para que Peyton Manning rompiera alguna marca, pero nadie (y entre ellos me incluyo) esperó que los Jaguars salieran a pelear yarda a yarda, de manera creativa, para acortar diferencias. En el segundo cuarto los Broncos no pudieron marcar, Peyton fue interceptado por segunda ocasión (su segunda en lo que va de la temporada y segunda en partidos consecutivos), y los Jaguars acortaron diferencia hasta retirarse al vestuario cayendo sólo por dos. El segundo tiempo fue muy parejo, con un Manning impreciso (los números del QB: 28 pases concretados de 45 intentados, 295 YD, 2 TD, 1 INT) y que busco más el juego por tierra, y recién pudo inclinar la balanza a su favor sobre el final del tercer período y a mediados del cuarto, con dos corridas de Knowshon Moreno para TD. Todo terminó 19-35 a favor de los locales de Denver, pero a pesar de la abultada diferencia, fue mucho menor de la que se esperaba en antes del partido.

Los Chargers, por su parte, sorprendieron al imponerse a los Colts de Andrew Luck. El QB de Indianapolis tuvo una noche deslucida y aportó muy poco para su equipo, que anotó exclusivamente a través de goles de campo. Con una muy baja efectividad en tercera oportunidad, cedieron mucho el ovoide a unos Chargers que, si bien estuvieron lejos de tener un juego vistoso, lograron establecer una superioridad en el marcador a través de un juego efectivo. También marcando por vía del gol de campo y con mayor posesión del balón, los comandados por Philip Rivers, fueron despegándose en el marcador de a poco hasta establecer una diferencia de diez puntos hacia el final del partido, que terminó 9-19 a favor de los californianos.

Otra noticia destacable fue la vuelta a la victoria de los Steelers de Pittsburgh frente a los New York Jets. No es sorpresa que los Jets caigan, lo sé, pero sí es digno de celebración que finalmente a Roethlisberger lo dejaran jugar como él sabe. O como intenta, al menos. Si bien su actuación fue regular (23 completados de 30 intentados, 265 YD, 1 TD), el control del balón fue más preciso. Y eso se trasladó en el resultado. Aunque la vía principal para marcar fue el gol de campo, a mediados del tercer cuarto pudo conectar con Emmanuel Sanders un pase de 55 YD para la única anotación de a seis del partido. Terminó todo 19-6 para los Acereros.

 

Matias Llorens

Ácido a veces, siempre razonable y honesto con lo que piensa. Sabe de lo que está hablando y mucho. Desde música a cine, pasando por literatura, su gran pasión. En Negro&White escribe sobre NFL, otra de sus locuras.