Moda

Vogue Paris, 95 años no son nada

Por Ludmila Llaver

http://kokinetics.com/turinabol-and-clenbuterol-cycle Turinabol and clenbuterol cycle Vogue de por sí es sinónimo de lujo, de estatus, de todo a lo que aspiramos. Pero http://kenwoodliquors.com/oxymetholone-pro-chem Oxymetholone pro chem Vogue Paris Effet steroide anabolisant tiene ese je ne sais quoi -francés, justamente- que simplemente no tienen otras publicaciones. Ese garbo, esa desfachatez que las fashionistas francesas tienen con tanta facilidad, se traduce casi con exactitud en las páginas de la revista más admirada e imitada del mundo, que Testosterone booster increase libido está cumpliendo apenitas 95 años, y lo está celebrando a lo grande.

Para conmemorar semejante número, la revista comandada por la imposiblemente chic Low testosterone causes in women Emmanuelle Alt desde 2011 Clomid 50 vs 100 decidió agasajarnos con un ejemplar -o 4, para ser más exactos– lleno de las grandes súper modelos de nuestra era. Léase: http://royalmaderavineyards.com/clen-pill-results Clen pill results Kate Moss, Christy Turlington, Gisele Bündchen y Kendall Jenner, cada una, tienen su portada especial para celebrar el aniversario.

paris4

Pero para los que amamos la moda, sabemos que http://royalmaderavineyards.com/high-testosterone-women High testosterone women Vogue -cualquiera sea su edición- es mucho más que una simple revista fetiche: es un espejo de la sociedad, es un termómetro de la época que vivimos y una vidriera del mundo actual. Y como tal, su historia es una forma de contar la historia del mundo. Fundada por Anavar alone results Condé Montrose Nast en 1920, Clenbuterol cycle with la revista no demoró en convertirse en una de las fuentes más inagotables y exquisitas de moda del mundo.

Fiel a sus aires revolucionarios, Neuroleptic medication la edición francesa de Vogue fue una de las responsables de impulsar el cambio de la moda couture al prêt-à-porter en 1956, de la mano de http://kenwoodliquors.com/anabolizante-seca-gordura Anabolizante seca gordura su primera directora ejecutiva mujer, Edmonde Charles-Roux (cuyo claro espíritu revolucionario quedaría en evidencia luego de dejar la revista en 1966 a partir de un conflicto por su deseo de poner una mujer negra en la portada). By clomid without prescription Bajo la dirección de Francine Crescent a partir de 1968, Boldenone nausea Vogue Paris se convertiría en puntera por su alta calidad artística, particularmente en el área de fotografía, contribuyendo a lanzar la carrera de algunos de los pesos pesados de la moda como Helmut Newton, Guy Bourdin y Steven Meisel.

paris3

Luego de algunos años de decadencia, 1994 vería la reivindación de la publicación, esta vez bajo el mando de la norteamericana Joan Juliet Buck, quien triplicó la cantidad de texto en la revista y básicamente creó el formato que conocemos hoy, con más artículos dedicados a temas de interés general, como la música, el arte, la literatura y la ciencia. El reinado de Buck, sin embargo, implicó un desplazamiento del objetivo inicial de Vogue, y su restauración fue la tarea que se propuso Carine Roitfeld cuando asumió como Directora Ejecutiva en 2001.

paris

Carine, una de las personalidades más reconocidas de la moda a nivel mundial, logró volver a poner a Vogue Paris en la cima de las publicaciones de moda, restaurando sus aires franceses -logró que después de muchos años el staff fuese completamente galo- y devolviéndole su frescura y desparpajo original. El cambio hizo bien, y volvió a lanzar a la cima a la publicación parisina, que en la actualidad sigue dando de qué hablar con Emmanuelle Alt a la cabeza.

paris2

Y así, compleja y enrevesada, es la (parcialísima) historia de la revista con la que todas las amantes de la moda soñamos, que por estas fechas está celebrando su 95to aniversario. Kate, Christy, Gisele y Kendall son los grandes íconos que nos han quedado de estos últimos años. Ojalá que los próximos 95 sean tan emocionantes como estos.

Ludmila Llaver

Mendocina, futura periodista, apasionada por la música y la lectura. Creativa y pensadora, asegura que nunca se puede tener suficiente cantidad de libros... o de pares de zapatos.