Lifestyle Sports

X Games Los Angeles 2012, ¿Esto realmente está pasando?

Por George Blanco

¿Hay algo más excitante para un amante de los deportes extremos sobre ruedas que los X Games? La respuesta, a priori, parece ser un no rotundo. En todo caso, dentro de esos juegos, un clásico del verano americano, hay cuestiones que año tras año los llenan más de adrenalina. Durante cuatro días, Los Angeles se convirtió en un park a tamaño real, donde sus lujosos hoteles y boulevares se vieron invadidos por riders que lo único que querían -damos fe de ello- era enloquecer en la pista.

El Staples Center se transformó para las jornadas de moto en sus distintas modalidades, X Style and Speed, Best Strick y Step Up, con sorpresas por el lado de los atletas latinos, y un oriental ganando una de las categorías. Por el lado del Skate Park, la grata sorpresa fue la del brasilero Pedro Barros, que se impuso a Ben Hatchell y Rune Glifberg, ganando sus segunda medalla de X Games.

Y continuando con la línea, la gran aparición en masa de skaters menores conspiró para que los más grandes tomaran en serio la advertencia. Bob Burnquist, después de que una lesión casi lo dejara afuera de la competencia oficial durante las pruebas la semana pasada, levantó la voz de respeto y, entre bromas, levantó la barrera a 94.3, con un switch backside 180 ollie por sobre el gap, de 65 pies, y forward a fakie indy grab 720 en el quarterpipe de 27 pies. “Estos muchachitos me está motivando”, dijo después con mucho dolor y mientras su mujer, con visibles muestras de sufrimiento, le agradecía al cielo porque Bob estuviera bien.

¡Vuelan!

Taka Higashino reveló un backflip Rock Solid de doble agarre nunca antes visto en el primer salto de su primera pasada en la final de Moto X Freestyle, el jueves.  “Es muy emocionante: Es como un sueño, como si no fuera cierto. Este es mi sueño. ¡Es muy loco! He estado trabajando duro cada día durante cinco años, pensando, ‘quisiera, quisiera, quisiera’ y pasé toda mi vida trabajando en este sueño de X Games. Fue todo por el Rock Solid. Después de aterrizarlo, incluso no recuerdo nada de mi pasada”. Tercero fue el chileno Javier Villegas, visiblemente emocionado.

Pedro Barros: “Fue una final sorprendente y haber obtenido ese puntaje en la última pasada fue increíble. Fue una una locura porque Ben marcó un puntaje excelente al comienzo de la competencia y le estaba yendo muy bien… Yo sólo traté de encontrar la manera de utilizar toda la pista, intentando líneas diferentes. Al final lo logré”.

Otro que veterano, también logró levantar la voz lo suficiente para imponer jerarquia y demostrar que le queda vida para rato en BMX. Jamie Bestwick, de 40 años de edad, derrotó a sus perseguidores por 14 puntos. “¡Qué competencia! No puedo expresar cuanto ha crecido el nivel de competencia en los últimos años. Estoy muy agradecido”.

El australiano Jackson Strong logró su segunda medalla consecutiva en Moto X Best Trick, al hacer una impresionante variación de cuerpo, llamada Special Flip backflip. Jacko no tuvo que esperar, y logró realizar el truco en el primer intento, superando al japonés Higashino. “No quería sólo ser conocido por el frontflip (en referencia a 2011), con lo que salí a aprender un truco totalmente nuevo. Lo llamé el Jack porque creo que en los próximos años, cuando empiece a ser realizado en pasadas de freestyle, la gente van a poder combinarlo”

Para confirmar lo especial de estos juegos, Hot Wheels desafió a la gravedad y para ello encontró a los pilotos encargados de hacerlo realidad. Tanner Foust y Greg Tracy condujeron sus autos en la increíble pista Double Loop, a más de 60 metros de altura, logrando así un nuevo récord mundial. Los pilotos marcaron una velocidad de 52 mph a una fuerza de 7G necesaria para dar vuelta en el aro. La pista, de un tamaño del doble de una cancha de fútbol, estuvo inspirada en el juguete de Hot Wheels, y los pilotos, para poder lograr la hazaña, entrenaron durante un año incluso en la NASA.

Para finalizar una edición de lujo, el ocho veces campeón del mundo de Rally Sebastien Loeb aceptó el reto de Travis Pastrana, leyenda viviente del motocross y los X Games (ahora corre en cuatro ruedas), para correr en la serie de RallyCross. A pesar de que los pronósticos -y ellos mismos- habían vaticinado un final head to head, Pastrana chocó contra la pared, gracias a un empujón de Andy Scott, y tuvo que ver el final al costado.

La bronca de Travis fue inmediata: “¿Qué diablos fue eso? ¿Tenemos el auto más rápido en la pista y en la primera curva ya estoy fuera de carrera? Tienes que estar bromeando”. Loeb condujo perfecto sobre el final, superando al genial Ken Block, que se quedó con la medalla de plata, y al último ganador de la competencia, Brian Deegan.

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.