Moda

Y vos ¿sabés quién hizo tu ropa? Por una industria ética

Por Cintia Alvarez

Es probable que seamos hijos del rigor, una característica intrínseca en nuestro ADN, o que nos mantengamos indiferentes frente a una problemática determinada (mientras no nos toque a nosotros). Esto puede evidenciarse a nivel macro y micro de nuestras vidas. Podemos afirmar que, muchas veces, necesitamos de esos cimbronazos que nos despierten y nos vuelvan conscientes.

A nivel internacional, una llamada de atención sucedió, en el 2013, gracias a  Is deca durabolin a nor 19 Fashion Revolution Day (que se conmemora todos los años el día 24 de abril). ¿De qué se trata esta revolución? Es un movimiento que se origina en Inglaterra, de la mano de http://steroidsbesthgh.com/when-should-i-take-a-pregnancy-after-clomid_vx/ When should i take a pregnancy after clomid Carry Somers y http://steroidsbesthgh.com/what-are-cpmmon-bodybuilding-peptides_x8/ What are cpmmon bodybuilding peptides Orsola de Castro, http://steroidsbesthgh.com/common-dose-of-testosterone-cypionate_6z/ Common dose of testosterone cypionate a causa del impacto mundial que tuvo el terrible accidente en una fábrica de textiles en Bangladesh. ¿El saldo? Más de 1200 muertos y 2400 heridos. Con la propia capacidad de poner-se en acción, esta iniciativa logró difundirse a otros puntos del planeta.

nw etica 5

Fashion Revolution Day apela a una herramienta poderosa como son las redes sociales para potenciar su impacto. Nos motiva a buscar nuestra prenda preferida del guardarropas, sacarnos una foto donde se vea la etiqueta y subirla a Instagram taggeando a la marca. El objetivo es que nos responda quién la hizo y en qué condiciones. ¿#WhoMadeMyClothes?

Si bien es cierto que estamos a un clic del mundo, no necesitamos movernos para observar esta realidad. En Argentina la presencia de talleres clandestinos, donde trabajan mujeres, hombres y niños por igual, bajo condiciones de verdadera explotación, es una triste constante en nuestra historia. Sólo por mencionar un dato: la ciudad de Buenos Aires cuenta con más de 1200 denuncias por la presencia de talleres ilegales. Y la provincia de Buenos Aires no se queda atrás (incluyendo a uno de los complejos feriales más grandes). No dudamos que la misma situación se replica en las diferentes provincias. Las cifras son alarmantes y hablan por sí solas. ¿No eran que los tiempos de esclavitud habían finalizado hace siglos?

nw etica 7

Los medios de comunicación juegan un papel central. Si bien muchas veces son denostados, ponen el foco de atención en estos fenómenos e invitan a la sociedad a hacer lo mismo (aun cuando la lógica de los mismos impone un cambio permanente en su agenda).  La noticia más reciente: la muerte de 2 niños de 7 y 10 años por el derrumbe de un taller clandestino en la ciudad de Buenos Aires. Y, seguro, mientras esté escribiendo esta nota, o ustedes estén leyéndola, algo similar (lamentablemente) suceda en alguna parte de nuestro país y del mundo.

¿Sabemos cuántas horas reloj trabajó una persona para realizar determinada prenda en tiempo récord? ¿Y cuántas prendas mínimas debió fabricar, por día, para poder cobrar una suma irrisoria? ¿Existe una verdadera relación entre el valor que se paga y el valor que se vende?

nw etica 2

No podemos negar que el mundo atraviesa una gran crisis y que en la relación precio-calidad, frecuentemente, nos vemos obligados como consumidores a inclinar la balanza por el precio. Tampoco estamos aquí para juzgar-nos y rasgarnos las vestiduras. Pero sí para detenernos y pensar. Si alguien preguntase, en este momento, si alguno de nosotros compró, alguna vez, en una cadena masiva (esos imperios que mueven muchísimo dinero bajo una competencia desigual,  por ejemplo Inditex – que cuenta con firmas como Zara, entre otras- en su último ejercicio de 2014 logró un beneficio neto de 2400 millones de euros) seguramente muchas serían las manos levantadas. Y la primera en hacerlo soy yo. Pero no olvidemos que la crisis más dolorosa que podemos enfrentar es la crisis de valores.

Se trata de ir más allá y de entender a la moda como industria reconociendo los niveles económicos que maneja y los derechos que corresponden a quienes trabajan en ella.  Pensemos en países desarrollados y en Stella McCartney, o en nuestro país con Martín Churba y su trabajo con cooperativas. O en Uruguay y sus Manos del Uruguay.

nw etica 11

Somos partes y responsables de una cadena económica. Desde los productores hasta los consumidores con un rol activo (¿qué compramos? ¿dónde? ¿es necesario renovar temporada tras temporada el guardarropas?) pasando por los funcionarios (y las inspecciones correspondientes) y el Estado (con políticas que respalden y contribuyan al desarrollo y ataquen, a su vez, a los verdaderos problemas de base).

Se trata de accionar pacíficamente pero no por ello menos exigente. Se trata de sostener los valores que defendemos en otros ámbitos de nuestras vidas como la honestidad y la transparencia. Se trata de ser coherentes porque saber qué significa ética y moral no nos convierte, automáticamente, en personas éticas y morales. Sólo es posible si nuestro discurso se traduce en la acción. Es tiempo de actuar.

nw etica 13

Es hora de un verdadero cambio de consciencia que junto a la sensibilidad y a la educación conformen un trío demoledor para destruir el trabajo esclavo. Somos seres políticos – y no olvidemos que política se relaciona con praxis que es acción-. Somos nuestras elecciones y decisiones.

Desde una mirada marxista, a la revolución la realizan las bases. ¿Será que los usuarios podemos, verdaderamente, revolucionar la industria de la moda y llegar a buen parto? ¿Es posible o es utópico? ¿Será que debemos r-evolucionar? No lo sabemos a ciencia cierta. A esta nota la consideramos un mensaje y la exponemos como mensaje. Sólo cuando entendamos que del otro lado hay humanos es posible que comprendamos que la desigualdad económica, en la industria de la moda, no se puede seguir sosteniendo. Llegó el momento de comprometernos: #TimeToAct.

Cintia Alvarez

Licenciada en Comunicación Social y periodista de moda. Muy musical. Ama reír y leer. Adora los accesorios que hacen la diferencia, especialmente la personalidad y el humor.