Viajes

Yo soy Amsterdam

Por Victoria Agulla Tagle

Mientras llueve en Córdoba y antes que el sol empiece a fastidiar nuevamente, sonando http://steroidsbesthgh.com/can-you-take-clomid-with-high-fsh_nx/ Can you take clomid with high fsh Beirut de fondo, mi cabeza se pone en “modo avión” y comienza a viajar, volviendo el tiempo atrás, recorriendo caminos ya transitados y acercando momentos; recuerdo una ciudad que me cambió de por vida.

Como nómade otra vez, nómade para siempre, la vida se me presenta como una habitación de hotel, y es así como inevitablemente antes de empezar esta aberración temporal se me viene a la cabeza la introducción de Clomid can i buy it over the counter El País de los Hoteles a través de la voz de http://steroidsbesthgh.com/testosterone-cypionate-and-nitric-oxide-supplements_t1/ Testosterone cypionate and nitric oxide supplements Cj Carballo diciendo:

“A veces sueño, a veces sueño con nosotros riéndonos en las terrazas de los hoteles, high on the roof, a veces sueño con una sucesión de hoteles que acaban ordenándose, como si se tratara de las muchas habitaciones del palacio de mi memoria, en ocres desvaídos y herrumbrosos dorados (…) Entonces la historia de la humanidad está intrínseca y eternamente ligada a la historia de los hoteles, una historia en la que todos somos dignos merecedores de la felicidad sin amarras de los pasajeros en tránsito (…) Así vivimos aquí en este país, fuera de todo, y al final de este viaje, te devolveremos la seguridad de una fecha desde donde agarrarte, y un sitio que nunca volverá a ser el mismo”.

Women that took anavar Viernes 15 de Julio de 2011

Menos de diez horas son necesarias para cruzar de un país al otro en muchas regiones de How to gain maximum performance with dianabol steroids Europa. Cinco son las justas para cruzar de Francia a Holanda. Tras una calurosa mañana de viaje, las gotas empiezan a caer sobre el parabrisa del auto. Mientras avanzamos por la autopista E35, nos topamos con algunas bici-taxis ya llegando a las principales ciudades. Entratando a la ciudad, entre semáforos y estancamientos algunos peatones comienzan a abrir sus paraguas, temerosos de mojar sus maletines y zapatos. Ya son las dos de la tarde, según mi padre, no tardaríamos más de 20 minutos en llegar a destino.

Escribiendo sobre #Amsterdam.

A photo posted by Victoria Agulla Tagle 📷 (@vitussss) on

Llegamos. En frente de nuestro alojamiento se impone victorioso, calado y colorido el río Amstel, a quien la capital le debe su nombre.

De repente, una fuerte lluvia choca contra las ventanas de nuestro auto. El viento es violento y constante. Pero ya estamos sanos y salvos, llegamos al hotel.

Sentado frente al inmenso ventanal de la habitación el cual nos separa del clima exterior como una delgada capa invisible que se muestra inerte ante la fuerte brisa que acompaña la lluvia, mi papá me pregunta: “¿Trajiste piloto?”;“Si” le respondo, mientras que acercando mi rostro, pego la punta de la nariz al vidrio, la sensación no es fría sino que es calurosa, típica de lluvia de verano. El entorno no es el mejor, pero hay que salir, estamos en Amsterdam, y ningún hotel es mejor que esta ciudad.

Ya que estamos en auto, en el mismo salimos hacia el centro de la ciudad. Llegados a ésta, bajamos para recorrer un poco esta bella capital. En plan película, un hombre mayor atraviesa el horizonte cubriéndose la cabeza con un diario –ya del todo empapado-, una jóven apura la marcha de su bici tratándo de huirle al agua y una madre junto a su hijo corren para llegar a casa.

Perdiendo de vista a estas cuatro personas y pese a sus 1.4 millones de habitantes, Amsterdam se encuentra literalmente vacía. Aunque haya comenzado como una pequeña ciudad de actividad pesquera – en el siglo XII se convirtió en uno de los puertos más grandes del mundo-, actualmente Amsterdam es considerada una ciudad “de moda”; sin embargo, esa tarde de julio no había canales, museos y crêpes que atraigan a los turistas.

Lo que hace que Ámsterdam sea tan atractiva es su entorno histórico del 1600, combinado con la mentalidad de una metrópolis moderna. Esto genera un ambiente muy agradable y relajado (sobre todo en verano). La pequeñez de sus inmuebles, la intimidad de sus calles, la elegancia de sus canales y la belleza de sus plazas crean una atmósfera única para cada visitante. Sacando su cualidad de pequeña, ninguna otra capital europea tiene tantos monumentos y museos por kilómetro cuadrado. Se ha dicho que “Ámsterdam tiene más canales que Venecia, más cafés que Viena y más puentes que París”.

Amsterdam es una gran ciudad: liberal, abierta y tolerante, pero a la vez sólida, imponente y responsable. Esta ciudad conserva su tradición sin dejar de incorporar nuevas actividades y entretenimientos, para que cada vez que uno pise este suelo, parezca una “Nueva Amsterdam”. Es que esta ciudad parece un pueblo, aquí todo está cerca, la mayoría de la gente se saluda como si se conociera hace años, y al mismo tiempo es una metrópolis enorme con muchos sectores y diferencias.

La capital holandesa invita a sus visitantes a recorrer sus callejuelas a pie, en metro, bus, tranvía, auto o bici.

Postales de Amsterdam.

A photo posted by Victoria Agulla Tagle 📷 (@vitussss) on

Cinco días son indispensables para vivir esta ciudad.
Nosotros, con sólo tres tenemos que elegir qué lugares visitar.

La casa de Anne Frank tiene prioridad. Había leído del diario de esta niña unos años antes, por lo cual quería conocer el escondite donde ella escribió sus famosos relatos durante la Segunda Guerra Mundial. Ana era una niña normal -como yo, tal vez como vos- a la que le tocó vivir una situación excepcional. Durante más de dos años, describió detalladamente en su diario sentimientos propios y la vida cotidiana de su familia mientras se refugiaban de los nazis. Perfectamente conservado y contextualizado, el original del diario de Ana y otras de sus libretas se exhiben como parte de la exposición permanente en este museo.

 “Si nos perfeccionamos en una sola cosa y la comprendemos bien, adquirimos por añadidura la comprensión y el conocimiento de muchas otras cosas”.

Vincent van Gogh

Otra visita obligatoria es la del Museo van Gogh. Primero porque este artista es único no sólo por el genio creativo sino por las condiciones psíquicas, económicas y sociales en las que le tocó vivir. Segundo, porque en ningún otro lugar del mundo se puede contemplar una colección tan extensa de Vincent van Gogh. Además, en esta súper galería se puede conocer con detalle la evolución de la obra del artista o comparar sus cuadros con las obras de otros artistas del siglo XIX que forman parte de la colección.

Como la mayoría sabe, van Gogh fue un pintor post-impresionista holandés de 1800. Sus obras tuvieron una gran influencia en el arte del siglo posterior. En vida apenas recibió un par de reconocimientos. En la actualidad, la colección se compone de 200 lienzos, 500 dibujos y 750 documentos escritos. Las piezas más destacadas del Museo Van Gogh son: Autorretratos de Van Gogh, Los girasoles, Los comedores de patatas y La habitación en Arles, los cuales atraen a más de un millón de visitantes por año.

Otro monumento en Amsterdam es “La casa más estrecha del mundo” ubicada en el anillo de canales de Ámsterdam, tiene una anchura de tan solo un metro, la fachada es un poco más ancha que su propia puerta.

Otra gran atracción en la capital holandesa –e infaltable en mis Diarios de Viajes– es el parque de la ciudad. El Vondelpark es el gran parque de Ámsterdam. Este monumento, patrimonio nacional, atrae a miles de habitantes de Ámsterdam todos los días de la semana, todo el año. Este parque no es sólo un espacio verde, sino que también alberga un salón de té, un restaurante, un bar, el Museo del Cine y un teatro al aire libre en el que se representan clásicas obras durante el verano.

Un sector único y singular en Amsterdam es el famoso Barrio Rojo, tanto que, es más transitado que los canales o el museo Van Gogh. Este distrito es el más antiguo de la ciudad. Más allá de los conocidos sex y coffeeshops, lo más llamativo de la zona es la composición particular de las personas que habitan y trabajan allí –difícil de reconocer entre tantos turistas-. Asimismo, la zona es también muy interesante por su historia. Los orígenes del Barrio Rojo se remontan aproximadamente comienzos del siglo XII, cuando entre los callejones de esta zona de la ciudad los marineros buscaban diversión tras largos periodos de viajar en altamar.

Para los amantes de la cerveza, Heineken Experience es una exposición interactiva dedicada a la historia y al mundo que rodea a esta prestigiosa marca. La exposición se encuentra ubicada en la primera destilería que utilizó la marca, construida en 1867. Otro must en Amsterdam es el Heineken Music Hall, una gran sala de conciertos relativamente nueva, situada en el sureste de la ciudad. Está al lado del Ámsterdam Arena, estadio del Ajax, y todas las semanas organiza grandes conciertos.

Un particular y bello recorrido también es el Mercado de las Flores, aquí se pueden encontrar miles de tulipanes típicos de Los Países Bajos y cientos de plantas de todo el mundo.

Hoy, cuatro años más tarde recuerdo a Amsterdam como si la hubiera visitado ayer. Los imánes coloridos siguen intactos en mi heladera, los tulipanes se posan en mi living, los suecos de madera colgados en mi cuarto y la admiración por Ana Frank tatuada bajo la palabra “vida” en hebreo sobre mi cuello.

Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.