Cine Entrevistas

Entrevista con Martín Slipak: “En la actuación la premisa siempre es pasarla bien”

Por Vanesa Fognani

Fotos de la entrevista: Quique Mazzarino

El año de Slipak

Su voz suave y relajada nos transportó a un páramo de tranquilidad. Corrían los ásperos y ajetreados días del 30° Festival de Cine de Mar del Plata y teníamos en nuestra rutina encontrarnos con Martín Slipak. Veníamos vitoreando a este joven actor desde que lo vimos en UPA 2! El regreso, película argenta acerca de los clichés de hacer cine independiente. Allí Slipak hace de sí mismo y junto con la triada mágica –lunáticamente hermosa- de Camila Toker, Santiago Guiralt y Tamae Garateguy, ironizan sobre cómo rodar una película quickly. Slipak es la nueva incorporación de Upa 2, y con su tonito taciturno y su mirada intensa se destaca en una de las mejores escenas del Nuevo Cine Argentino: allí estalla en lágrimas por un “bullying” desmedido de sus compañeros.

Martín Slipak - PH Quique Mazzarino-6533

Slipak es bueno, es de esos actores que hacen invisible la diferencia ontológica entre el teatro y el cine –el muchacho también es bueno en teatro- y también la televisión. La escena con Tristán en Historia de un Clan, dirigida por Luis Ortega, en donde el “Coronel” aterra a Franco Rizzo (Slipak) es quizás una de las mejores escenas de la televisión del 2015, y ni hablar de la presentación de su personaje en la tira, bien gore: un rugbier mordiendo con fuerza e ira sangrienta el glúteo de otro jugador en una ceremonia de juego.

Sus insuperables actuaciones –protagonizó también en el 2015 la película de Gabriel Lichtmann, Cómo ganar enemigos– lo posicionaron como uno de los mejores de su generación. Con esa emoción lo fuimos a buscar y lo encontramos en el Festival de Cine de Mar del Plata. En esa charla, distendida, le preguntamos cómo vivió el 2015, porque Slipak viene batallando de niño –Magazine For Fai en televisión lo tuvo en sus huestes y filmó una docena de películas-, pero queríamos que nos cuente de su presente y de sus proyectos venideros.

Martín Slipak - PH Quique Mazzarino-6535

 

Historia de un clan, Upa 2 y Cómo ganar enemigos.

Slipak se impone en cada uno de sus proyectos y con una mesura envidiable nos habla sobre cómo fue trabajar con Ortega en Historia de un Clan, con Lichtmann en Cómo ganar enemigos y con el trío compuesto por Garateguy, Toker y Giralt en Upa 2.¿Cómo lo hacés tan bien?” –todos sus personajes son increíbles- le preguntamos para romper el hielo:

“Para hacer ese tipo de cosas tenés que relajarte y confiar en la dirección, es una premisa. No sale de otra manera.”, nos responde jerarquizando el rol del director. “A mí me gusta trabajar con directores que te corren todo el tiempo de lo predecible, y que, justamente, te desestructuran; y creo que para desestructurarse por los directores debés entablar un vínculo y tener una confianza o una entrega con ellos”.

Cuando habla sobre Historia de un Clan se le encienden los ojos de alegría, la admiración que tiene por Luis Ortega se siente:

“Luis es un tipo con el que siempre me entrego a la hora de trabajar; ya hice varias cosas con él, algunas experimentales y extremas, y lo de Historia de un Clan se dio como un contexto en donde estaba todo bien: los guiones eran buenos, el equipo increíble, el camarógrafo es una bestia. Las escenas más fuertes de la serie son escenas que ni siquiera estaban en el guión, es decir que la parte que le mordía la cola a un rugbier no estaba en el guión; o esa escena con Tristán tampoco estaba tan marcada, pero la entrega de todo el equipo y la libertad que dio el director permitió escenas memorables”.

tristan_slipak

“Con Lichtmann fue un trabajo muy minucioso con el guión. Trabajar con Gabriel fue increíble porque él tenía un conocimiento enorme de la historia”.

Cómo ganar enemigos es una película simpática. En clave detectivesca, el segundo metraje de Gabriel Lichtmann explora el género policíaco con un timing divertido y ameno para el espectador, quien juega junto con el protagonista a develar los secretos propuestos por el devenir del relato. El gancho es Lucas Abadi (Slipak) quien es estafado vilmente. La abyección en los ojos de Abadi/Slipak denota una entrega absoluta y un entendimiento con los códigos ponderables del género.

Martin-Slipak-FOTO-DISTRIBUTION-COMPANY_CLAIMA20151014_0273_28

Pero si de ira hablamos, no existe mejor escena cinematográfica en el 2015 que el ataque de rebeldía de Slipak haciendo de sí mismo en Upa 2.

Upa 2 fue muy enriquecedor porque es un proyecto casi de creación colectiva. Si bien lo guían y lo van armando estos tres directores: Giralt, Garateguy y Toker, uno puede proponer muchísimo, porque la mayoría de las escenas son improvisadas. Uno tira una idea, se ensaya, se toman algunas cosas de esa improvisación y se graba. También hay libertad de proponer líneas del personaje”.

Sobre su brote psicótico, cuenta con simpatía:

“Yo vi actores teniendo esos brotes, incluso una vez una actriz tuvo un brote en medio de una función. Yo lo estaba viviendo ahí, viendo cómo la mina se iba del texto y empezaba a gritarle a una actriz, y empezaba a correrla arriba de un escenario. Es algo muy escénico, entonces me dan muchas ganas de ir por esos lados. En UPA 2 la rockeamos y creamos con anarquía”.

e3e2e68e080365b8a74cba77e5064f8994aff0f4

Resurrección es HOY

Todavía no había indicios de estreno, pero Slipak no quiso terminar sin dejar de comentarnos en lo que andaba y el nombre Resurrección salió a la luz. La ópera prima de Gonzalo Calzada, una película que explora el terror gótico, lo tiene como protagonista. Martín es un joven sacerdote que se cuestiona la fe del catolicismo y la postura de la doctrina ante la muerte; ha contraído la fiebre amarilla y en su devenir comienza una búsqueda interna, pero en esta pesquisa los códigos del gótico se disponen con perfección.

Resurrección es una fábula hermosa” nos anticipa, “al estilo Los Otros, de Alejandro Amenábar”. Su entusiasmo y arenga nos llevó a ver Resurrección, que se estrena esta semana.

resurreccion foto 0

La mirada de Calzada es muy interesante y celebramos que el cine argentino se atreva a filmar películas de género.

“Cuando uno logra hacer cosas que le gustan, se empieza a ver tu inquietud, tu lenguaje, por dónde querés ir; se traduce fácilmente y eso me genera a mí mucha satisfacción. En general me gusta atravesar proyectos que no subestiman al espectador, que están hechos para que uno se pueda reconocer, y eso fue lo que pasó con Resurrección”.

Terminando nuestra charla, Slipak se muestra feliz, definitivamente el 2015 fue un año lleno de éxitos y con profunda amabilidad nos revela su fórmula: “En la actuación la premisa siempre es pasarla bien”.

 

Nota publicada originalmente en Notinac

Vanesa Fognani

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Estudió la carrera de Crítica de Cine en la revista EL AMANTE. Actualmente es redactora de la sección espectáculos del portal de noticias NOTINAC.