Cine Oscars

Los días del Bulldog: Crítica de Las Horas más Oscuras

Por Germán Pérez

cytotec 200 microgram tablets Las Horas Más Oscuras (Darkest hour) pone a follow link Gary Oldman en la piel de http://mcinstitute.org/?au=met-sine-thesis-for-sale Winston Churchill, justamente  en uno de los períodos más angustiantes en la historia de la humanidad: los primeros días de la http://ww.mcinstitute.org/fet82-qem1gcaJtS923/yxrqz23791=nvkl2738 segunda guerra mundial. discounted 100 mg clomid Joe Wright (Hanna, Atonement) plasma en la pantalla grande una película que describe la depresión de aquel momento para reflejar un estado de last resort – último recurso – a lo largo de click here 125 minutos. Desde el vamos, Wright recurre a sofocar al espectador entre gritos desesperados de imparcialidad  en momentos decisivos sobre el relevamiento del primer ministro Neville Chamberlain. Observamos  discusión, rostros enojados aullando conveniencias partidarias – al mejor estilo político del: Sálvese quién pueda – pero no vemos a quien realmente nos interesa. Darkest hour introduce al futuro primer ministro en un momento nada triunfal: go to site desayunando whisky en su cama.

Darkest-Hour-trailer-920x584

Darkest hour presenta un Churchill que constantemente entra en dudas consigo mismo, es filoso como una navaja y claro, digno del viejo bulldog inglés patriota en toda su integridad. Todo esto es curioso ya que Joe Wright nos ofrece un modelo encantador en su propio estilo de la personalidad de Churchill y hay que aclarar: el film no quiere mostrar una simpatía falsa por el “Británico entre británicos”, sino que pone en hecho los terribles tiempos que acontecían al mundo en el mes de mayo de 1940 y http://esme.es/low-testosterone-in-men-treatment abre la cortina al individuo que tomó decisiones correctas en un mar de dudas entre cobardes que buscaban la salida fácil. Oldman, inmenso como siempre, es como un go here faro entre la oscuridad de los tiempos, el ambiente abrumador presentado por Wright y el impecable trabajo de juegos y sombras a cargo de source Bruno Delbonel (Inside Llewyn DavisHarry Potter and the Half-Blood Prince) en la silla de director de fotografía.

DVd-vmnXcAAfraf

La película presenta personajes históricos. Presenciamos – por obvias razones historicas – al rey source link Jorge VI ( http://ena-musikverlag.de/?m=201004 Ben Mendelsohn) perdido en decisiones e incertidumbre de conflicto y no por sus palabras – The King’s Speech –, también el excelente go to site Stephen Dillane (Game of Thrones, Goal!) se pone en la piel del “escamoso” Lord Halifax, el villano de turno y Kristin Scott Thomas acompaña gratamente a Oldman como Clementine Churchill no obstante Darkest Hour es una fiesta total – con entrada y mesa dulce – en actuación de Gary. Calcado y perdido en esa obesa piel Oldman es el inquebrantable héroe británico y see merece nada más y nada menos que todos los honores disponibles por su trabajo, y por favor… http://ww.mcinstitute.org/wbyao=10mqi/qykn71_38670/lti-obxatAoZbFx QUE VENGA EL OSCAR!

 


DarkestHour4

El film de Wright también funciona como parte 2 de una trilogía de películas con temática de la segunda gran guerra: Comenzando por el ya mencionado source link The King’s Speech (2010), introducimos a Darkest Hour en la segunda parte de la ecuación y terminamos con Dunkirk (2017) film que también compite en la próxima edición de premios Oscar -, estos tres film pueden retratar la duda (Speech), el miedo (Darkest) y finalmente el triunfo (Dunkirk) de ese eterno mes de mayo en la historia británica.

Darkest-Hour-2017-movie-poster

Darkest Hour no es una película para todo público, está realizada para impactar a los interesados en films de época y cinéfilos hambrientos en plena temporada de premios; llena un vaso – gigante – en el rubro actuación, es hermosa en su estilo tétrico de reflexión temporal, y consigue realmente lo que busca, poner a Gary Oldman de nuevo en la cúpula del juego de la industria.

Germán Pérez

Lector, escritor y cinéfilo. Pasa sus días en el gimnasio y viendo viejos y nuevos clásicos del cine. Fanático de Michael Mann, los westerns y Stephen King.