Series

Wicked City, el regreso de Sunset Strip

Por Luis García Fanlo

En la mayoría de las series de televisión norteamericanas las ciudades son mucho más del lugar donde transcurren las historias, a tal punto que sería posible hacer una clasificación y una genealogía de los modos en que las ciudades han sido protagonistas. http://steroidsbesthgh.com/patient-assistance-program-for-exemestane_tq/ Patient assistance program for exemestane Wicked City, la nueva serie antológica policial de la cadena televisiva Anavar ability to keep gains ABC, se propone contarnos en cada temporada un capítulo de la historia de Los Ángeles pero http://steroidsbesthgh.com/what-to-do-if-i-miss-a-dose-of-clomid_d9/ What to do if i miss a dose of clomid desde la perspectiva de los crímenes y los criminales.

Cada temporada, de diez episodios, presentará un caso policial que en esta primera entrega nos transporta a 1982, al célebre Condado de Sunset Strip, y a la carrera criminal de una pareja de asesinos seriales. Esta primera temporada está dirigida por Steven Baigelman (sin antecedentes previos en la industria de series) y protagonizada por Jeremy Merton Sisto (Six Feet Under, Law & Order, The Returned), Ed Westwick y Erika Jane Christensen (Six Degrees, Parenthood).

No es la primera vez que este singular núcleo suburbano de Los Ángeles sirve de entramado social para darle vida a una serie de televisión. Entre fines de la década de 1950 y principios de 1960 se emitió la exitosa serie 77 Sunset Strip, creada por Roy Huggins (Maverick, The Fugitive) y dirigida por Irving J. Moore (Dallas, Dynasty). 77 era una serie de procedimientos del género policial que se convirtió en una de las más vistas de la época y que se caracterizó por convertirse en un ícono de la cultura popular haciendo del Sunset Boulevard un estereotipo de drogas, sexo y rock and roll asociado al crimen, en particular de mujeres jóvenes.

Otra serie, contemporánea de la anterior fue Dan Raven, un policial de procedimientos que se caracterizó, al igual que 77 por incluir como estrellas invitadas a muchos artistas, actores y músicos, algunos ya célebres y otros que comenzaban exitosas carreras y esa aparición los catapultaba a la escena televisiva nacional y que en muchos casos hacían de sí mismos.

Volviendo a Wicked City hay que decir que no ha sido bien tratada por la crítica y tampoco por la audiencia que ha estado muy por debajo de los mínimos necesarios como para ocupar el prime time de una cadena como ABC. Habrá que ver qué pasa con la continuidad de la serie aunque la primera temporada de diez episodios está asegurada y la historia, al ser una serie antológica, tendrá un cierre.

Más allá de eso a mí me gustó el episodio piloto ya que no es usual una serie en la que veamos en acción a una pareja de asesinos seriales y porque las actuaciones son sólidas y convincentes. Por otra parte las reglas del género serial-killer están cuidadas y son canónicas haciendo que la historia se sostenga en un verosímil social y de género.

Un párrafo aparte merece la puesta en escena, la reproducción de la época y del ambiente ético-cultural del famoso Sunset, que tiene una gran fuerza etnográfica y que gustará a los amantes de esa época, ese ambiente y esa cultura transgresora tan opuesta y tan marginal con respecto al conjunto de la sociedad estadounidense de aquella época.

Hay en estos elementos compositivos un intento de generar efectos de verdad y realidad y, a la vez, de producir o reabrir un debate que sin duda tiene resonancias actuales en términos de la supuesta relación entre crimen, mujeres jóvenes y el rock y el ambiente de la noche. Especialmente recomendada para los fans de la época y los amantes de lugares icónicos como el Whisky a Go Go, y de monstruos como Van Halen, Motley Crue, Poison, Ratt, Quiet Riot, L.A. Guns, Whitesnake, Guns N’ Roses, The Doors, The Byrds, Love, The Seeds o Frank Zappa.

Luis García Fanlo

Luis E. García Fanlo (Buenos Aires, 1957) Doctor en Ciencias Sociales y Sociólogo (UBA). Investigador del Área de Estudios Culturales (IIGG-UBA). Investigador del Centro de Investigaciones en Mediatizaciones (UNR).