Cannes Cine

La Tête Haute ante una dura realidad #Cannes2015

Por Victoria Agulla Tagle

Con kali muscle height Ingrid Bergman como rostro del festival, su hija buy instagram followers cheap Isabella Rossellini como jurado de la sección Un Certain Regard protein powder for weight loss Julianne Moore, como presentadora oficial del Festival y how to buy fake followers on instagram Emmanuelle Bercot como directora del film inaugural, chris evans body transformation la edición número 68 del Festival de Cannes se viste de mujer y homenajea principalmente a la figura femenina. 

Benoît Magimel, Catherine Deneuve, Tod Paradot, Emmanuelle Bercot, Sara Forestier © FDC – Mathilde Petit

Posted by Festival de Cannes – Page Officielle on Wednesday, 13 May 2015

Sara Forestier, Emmanuelle Bercot & Tod Paradot © FDC – Thomas Leibreich

Posted by Festival de Cannes – Page Officielle on Wednesday, 13 May 2015

Hoy, particularmente es el turno de buy likes on facebook photo Bercot, cineasta francesa conocida por sus películas pasadas: Clèment (Festival de Cannes 2001) y On my Way (Festival de Berlín), que inaugura con orgullo -hace 30 años una directora mujer no abría el festival con su film- #Cannes2015.

La Tête haute comienza con gritos, enfrentamientos y trastornos familiares. El pequeño Malony, de apenas seis años, se enfrenta a una realidad muy dura desde el principio: la falta de compromiso y la continua pelea entre una pareja muy inexperta e irresponsable de la cual uno -el padre- fallece y la otra -la madre- es una infantil e inconsciente adicta a las drogas.

Con predominio de planos expresivos resaltando el lenguaje no verbal de los personajes principales en cada ceño, gesto y rostro al encuadrar primeros planos y planos detalles, Malony -a través de sus movimientos de manos, miradas y aspecto- transmite ese nerviosismo, angustia y ansiedad que lleva dentro desde pequeño durante todo el largometraje.

En tres oportunidades, la cámara también se desplaza sobre si misma generando imágenes de 360 grados y creando una panorámica del momento donde aparecen los personajes claves de la escena. Con esta estrategia la directora se sitúa en el papel de madre, maestra, jueza, consejera y adolescente y hace poner la piel de gallina al público durante los 120 minutos.

Como suele suceder en la cinematografía francesa, la música clásica aparece en momentos claves contraponiéndose a temas musicales de rap y electrónica más actuales que tienen que ver con la cotidianidad del protagonista.

La Tête haute -como hace mucho no veía en el cine francés- trata un tema social desde la perspectiva familiar y social. Podría ser calificada, así mismo, como una reinvindicación casi institucional de los sistemas de asistencia social franceses actuales. Films como Las oficinas de Dios de Claire Simon, Entre los muros de Laurent Cantet y Ser y tener de Nicolas Philibert también tratan este aspecto de la sociedad francesa.

Sin embargo, “La Cabeza en alto“ impone mirada más femenina, social e intimista del cine de autor. El actor se encuentra rodeado de mujeres (su madre, “novia“, maestras y jueza son claves en su vida) que muestran lo importante y esencial que es la figura femenina en el crecimiento y desarrollo emocional de una persona. La misma Bercot -quien además protagoniza Mon roi, film de Maïwenn que se verá el domingo en la Competencia Oficial– explicó en la conferencia de prensa que su trabajo de investigación:

“Fue un proceso larguísimo de tres años en el que leí y vi todo lo que existía sobre el tema, pero lo más importante fue haber pasado varias semanas en el tribunal de menores de París, en los centros educativos cerrados y abiertos, y en las instituciones penitenciarias para menores. Me impactaron la violencia sorda que se respira y la dedicación, la fe y la paciencia de quienes trabajan para educar, tranquilizar, canalizar y equilibrar a estos jóvenes”.

Bercot fue inspirada directamente por la experiencia de su tío quien dirigía un campamento de jóvenes delincuentes en Gran Bretaña.

#Conference #Cannes2015 – LA TÊTE HAUTE by Emmanuelle Bercot

Posted by Festival de Cannes – Page Officielle on Wednesday, 13 May 2015

Dos interpretaciones son claves en este filme: la de Malony, en cuerpo y alma de Rod Paradot y la de la siempre incorregible papel de Catherine Deneuve como la jueza de menores que sigue el caso durante todos esos años.

Rod Paradot es la revelación del film, ya que fue descubierto y elegido en una escuela de carpintería.

Fui reclutado hace dos años como parte de un casting “sauvage“. Yo estaba en segundo año de la CAP en una escuela en Gennevilliers.

En contraposición se encuentra Catherine Dorléac, conocida artísticamente como Catherine Deneuve, legendaria actriz francesa nacida en París, la más emblemática después de Brigitte Bardot. La ganadora al Premio Cesar, nominada al Oscar y triunfadora de los principales festivales de cines, se mete en el papel actoral y sentimentalmente:

La película tiene el objetivo interesante de mostrar el trabajo de jueces y educadores, aunque es consciente de que no se puede salvar a todoslos jóvenes en dificultades.

 

000_dv1414722

Los personajes de Sara Forestier (galardonada con un César a la meilleure actrice por Le Nom des gens 2009) representando la incapacidad de ocuparse de sus dos hijos y el de Benoît Magimel (premiado en Cannes 2001 por El Pianista)- personificando la protección, la custodia y el amparo que supone la función de los tutores de estos incontrolables adolescentes son los dos polos opuestos de la vida de Malony.

LA TÊTE HAUTE de Emmanielle Bercot LES FILMS DU KIOSQUE
775751-190979jpg

Este contraste también se hace notar en los lugares de rodaje. El protagonista pasa de un departamento en los suburbios de Paris a internados en la bella región de Nord–Pas-de-Calais. La fotografía en este último espacio es realmente preciosa.

Una foto publicada por NegroWhite (@negrowhite) el

Por ultimo, se encuentra la dulce y novicia Diane Rouxel (The Smell of Us 2014) actuando de Tess, la hija de una de las tantas profesoras que pasan por la vida de Malony, quien después de varios acercamientos amorosos termina enamorando al protagonista, llegando a crear un “vínculo“ que hará un clic en la existencia del indisciplinado joven para siempre.

Es así como La Tête Haute vuelve una y otra vez sobre las equivocaciones de Malony, dando un caso puntual para explicar una dura realidad que le toca vivir a varios chicos en Francia y en el mundo, haciendo notar, también, cómo un estado que funciona bien es capaz de darle a estas pequeñas victimas una nueva oportunidad.
La película deja varios mensajes: la magnitud que tiene la infancia a lo largo de nuestra vida; el poder y alcance de las instituciones en la conducta de los ciudadanos y la empatía que solo algunos llegan a alcanzar en estas injusticias sociales.
Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.