Cine

¿Cuándo llegamos?: Crítica de Milla 22

Por Germán Pérez

En un atrapante comienzo Milla 22cuarta colaboración entre Mark Wahlberg y Peter Berg, presenta lo que sería la “última defensa de gobiernos”: un equipo de agentes especializados – black ops – que cumplen cueste lo que cueste toda misión que se les brinda. El primer problema de Milla 22 es que este “supuesto” equipo de expertos sufre del síndrome cinematográfico “psicópata con arma”, pueden ser buenos en lo que hacen pero no resulta creíble que estos locos sean la opción 3 cuando todo está perdido.mile-22_wide-202bddbc916b8cd282f23b9ebc7c87377e112879-s800-c85

Mark Wahlberg se carga la película sobre sus hombros utilizando la combinación de “máquina de hablar armada”. Su personaje es el líder del equipo, el tiene que mantener la paz y el orden a la hora de la acción, pero su inestabilidad mental no da siquiera una posibilidad de que el espectador se crea el cuento que intenta trasmitir; Lauren Cohan cumple correctamente a la hora de acompañar la misión, la bella actriz conduce miradas internas hacia lo que es la vida personal de un soldado, funciona por un momento pero al finalizar la película el motivo de su historia queda perdido sin importancia alguna; Ronda Rousey vuelve a probar la actuación y nuevamente no llega a la altura de las circunstancias; finalmente tenemos a John Malkovich accionando como jefe de operaciones de una forma sosa y poco inspiradora. Todas estas historias sobre personajes e introducción a un mundo de espionaje quedan perdidas en una cortina de humo impenetrable.
68-x-98-MILE-22-Mark-1200x1714Realmente duele ver en esta película cómo la experiencia se arruina por un pésimo montaje. Resulta tan confuso y desalentador ver las escenas de acción en Milla 22 que la esperanza de disfrutar esta película – que introduce al espectador a la acción de fina manera – se ve frustrada por un aberrante uso de montaje y dirección, y sí, Berg tiene la culpa.
1534947005-Iko-Uwais-Mile-22

Milla 22 llega a interesar por su premisa directa y su corta duración (95 mints) aún así falla como un producto completo e impide que el espectador mantenga el interés después de ver la primera – y penosa – coreografía de pelea (en cierta forma funciona como advertencia). Valoración: Regular.

Mi

Germán Pérez

Lector, escritor y cinéfilo. Pasa sus días en el gimnasio y viendo viejos y nuevos clásicos del cine. Fanático de Michael Mann, los westerns y Stephen King.