Cine

2 Round: Crítica de Godzilla King of the Monsters

Por Germán Pérez

Volvamos al año 2014… la gente estaba eufórica por el resurgir de uno de los monstruos más queridos e icónicos de la pantalla grande. Lejos de las producciones asiáticas -Toho- Warner se puso la camiseta y dejó la primera película de una saga de monstruos gigantescos para que el público pudiera ver con lujo de detalles la majestuosidad de lo que se venía. Pero las cosas no fueron positivas: Godzilla (2014) dirigida por Garreth Edwards fue una de las más grandes decepciones de aquel año y la gente, que quería ver a Godzilla rompiendo todo, se tuvo que contentar con meros minutos de destrucción con un guión pobre y un desperdicio de talento actoral.

Ahora estamos en el año 2019 y tenemos la secuela (además de una spin off con King Kong) dirigida por Michael Dougherty. En Godzilla King of The Monsters esperamos que nos ofrezcan todo aquello que nos prometían: peleas de monstruos gigantes y destrucción a gran escala, ahora bien, las cosas no salen del todo bien. Hay peleas aseguradas y tenemos sobredosis de monstruos no obstante todo esto se siente desconcertante por los fallos de guion, actuaciones y sí, de los monstruos en si.

Punto a favor: la película se esfuerza por expandir este universo de monstruos monumentales de una forma única, vemos un cierto renacer de estos titanes ancestrales. Estos seres se muestran con una belleza deslumbrante – en el caso de Mothra – y también, como una amenaza latente – Ghidorah -. Tenemos conseguidas presentaciones de todos los monstruos pero a la hora de mostrar su evolución, su desarrollo y objetivos solamente son bolsas de arena con órganos.

Vera Farmiga, Kyle Chadler, Sally Hawkins, Charles Dance y Ken Watanabe se esfuerzan para dar un toque de humanidad a una historia que se siente completamente artificial; todos ellos a pesar del esfuerzo fracasan en sus roles y ofrecen hilarantes situaciones en momentos que no tendrían que serlo. Duele ver a Watanabe y Farmiga expresando sus respectivas líneas de forma penosa pero lo peor de todo este embrollo actoral es: Millie Bobby Brown. Esta joven actriz merece un retiro prematuro al terminar su serie Stranger Things ya que no pega absolutamente una sola línea. Nos harían un favor y se ahorrarían unos cuantos dólares sacando a Brown de la industria.

Si lo que desean es ver una película que muestre a monstruos gigantescos dándose sopapos y reventando todo Godzilla King of The Monsters cumple aunque no llega a demostrar el verdadero poder que podría tener esta franquicia. Segundo round y las cosas no se ven para nada bien. Valoración: Regular.


Germán Pérez

Lector, escritor y cinéfilo. Pasa sus días en el gimnasio y viendo viejos y nuevos clásicos del cine. Fanático de Michael Mann, los westerns y Stephen King.