Cine

Aquella celebración peligrosa: crítica de La Noche Mágica

Por Germán Pérez

Ópera prima del productor Gastón Portal La Noche Mágica se enfoca, justamente, en una noche de celebración con una vuelta de tuerca. Protagonizada por Natalia Oreiro, Diego Peretti, Pablo Rago y Esteban Bigliardi las sorpresas están a la orden del día o mejor dicho… en la noche.

La celebración de noche buena se detiene cuando Nicola (Diego Peretti), un ladrón sin escrúpulos, irrumpe en una casa y se encuentra con una situación de infidelidad entre Kira (Natalia Oreiro) y Cachete (Pablo Rago) en coincidencia de la llegada de Juan (Esteban Bigliardi), marido de Kira, en el lugar. En un principio La Noche Mágica se muestra de esta forma, como una comedia negra de tono navideño fuera de la temporada de fiestas; la idea es simple pero poco a poco los secretos se van revelando, la tensión se da a lugar y el descontrol se apodera del lugar.

Lamentablemente ese mismo descontrol imposibilita que la película se defina correctamente ya que encontramos un volantazo al finalizar el segundo acto (aproximadamente al llegar a los 60 minutos) que confunde la experiencia total; todas las acciones que los personajes realizan previamente dejan de importar por el pésimo cuidado que Portal exhibe en el guión (no sólo él dirige, sino también pone lápiz y papel).

El elenco funciona correctamente (se destacan Peretti y Oreiro) pero por las absurdas circunstancias que Portal pone en guión las cosas no terminan de convencer a la hora de darle un cierre al asunto y el talento, que ayuda a que la experiencia sea más placentera, queda opacado. La Noche Mágica se disfruta no obstante falla al intentar cerrar con broche de oro el festejo, es más, esa celebración se arruina por un final con sabor amargo.

De todas formas hay que destacar el trabajo de Rodrigo Pulpeiro como director de fotografía. Él se encarga de mostrar espacios laberinticos en una casa que tiene mucho que contar; exteriores que muestran celebración e interiores que parecen sagrados y lejanos a lo que el espíritu de la navidad transmite.

Una película coral que se brilla por sus actores pero no por mucho más, y si se llega a un punto justo La Noche Mágica intenta darnos algo nuevo mezclando cosas que ya vimos pero las vimos tantas veces que el intento se aprecia… pero tristemente no funciona. Valoración: 50/100.

Germán Pérez

Lector, escritor y cinéfilo. Pasa sus días en el gimnasio y viendo viejos y nuevos clásicos del cine. Fanático de Michael Mann, los westerns y Stephen King.