#TEDx Entrevistas Sociedad

Carolina Hadad, las chicas necesitan módems

Por Iara Tevez Nesteruk

Colaboración de Sofia Contreras, managing director de http://historyarticles.com/boldenone-kulturizmas Boldenone kulturizmas Girls in Tech Argentina

En el ámbito de la http://www.gestiona.es/nandrolone-decanoate-resultados Nandrolone decanoate resultados tecnología, hay una clara diferencia en la participación de ambos sexos. Según estadísticas lanzadas, el 80% de los trabajadores en el ámbito tecnológico son hombres, lo que dejaría a las mujeres ocupando sólo el 20% de los puestos de trabajo en esas áreas. Las causas pueden ser múltiples: falta de información con respecto a estas carreras, estereotipos de género, inexistencia de modelos a seguir femeninos, etc.

La diversidad (particularmente con respecto al género, por lo menos en lo que nos toca hablar) ayuda a mejorar los productos tecnológicos, aportando otros puntos de vista que no eran contemplados. Me contaron una “anécdota” sobre la construcción de los primeros airbags en los que no se contemplaba la anatomía del torso femenino. Por este “dato menor”, se contabilizaron varias muertes debido a la compresión que realizaba el airbag en el torso. Trágico, pero que no deja de demostrar la importancia de la inclusión de las mujeres en este campo.

Además por si fuera poco, está demostrado que un crecimiento del porcentaje de mujeres en el ámbito laboral contribuye al desarrollo. Siendo el campo de las TICs el más rentable del siglo XXI, sería importante desde lo económico, invertir en la educación y el empoderamiento de las mujeres en este campo.

Pero lo económico no es lo principal. Su uso para fines filantrópicos y sociales es cada vez mayor, ya que las nuevas tecnologías representan una de las herramientas fundamentales para hacerle frente a problemáticas sociales. Y las principales protagonistas son Trenbolone reviews results ellas. Las mujeres están haciendo ruido, alzando su voz y trayendo nuevos aires para revolucionar una fuerza ya revolucionaria: las http://jedaware.com/oxymetholone-rohm Oxymetholone rohm TICs. http://steroidsbesthgh.com/when-to-start-having-sex-after-a-5-day-dosage-of-clomid_rl/ When to start having sex after a 5 day dosage of clomid Cambiar el mundo puede que no sea un objetivo utópico.

12184133_1212001975481604_8172809102708919210_o

http://peralees.com/clenbuterol-or-t3 Clenbuterol or t3 Carolina Hadad está convencida esto, de que la tecnología es una herramienta fundamental para lograr un cambio positivo en el mundo, es por eso que será oradora en la edición 2015 del TEDx Córdoba. Licenciada en Ciencias de la Computación por la Universidad de Buenos Aires; actualmente dirige el equipo de desarrollo del Laboratorio de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, un espacio de innovación que promueve la generación y el uso de datos abiertos para crear productos útiles para los ciudadanos y las áreas de gobierno. Es parte del equipo de http://kenwoodliquors.com/dianabol-je Dianabol je Girls in Tech Argentina, el capítulo local de Girls in Tech, una ONG internacional originaria de Silicon Valley, fundada en 2007. La organización tiene por objetivo potenciar y promover el crecimiento, éxito y liderazgo de niñas y mujeres en tecnología y emprendedorismo.

Recientemente terminaron su primer programa con Girls in Tech Argentina: el Male testerone Hackaton 2015 –  Programando un mundo mejor. 24 chicas de ocho escuelas secundarias en los que través de una currícula intensiva trabajaron para imaginar, diseñar y desarrollar aplicaciones móviles que resuelvan un problema real en su comunidad. Al finalizar, presentaron sus proyectos frente a jueces del ambiente emprendedor tecnológico. “¡La experiencia y las apps que hicieron nos encantaron! Estamos contentísimas con el resultado y vamos a repetirlo y escalar el concepto para que más chicos y chicas puedan tener a la tecnología como herramienta para resolver los problemas que a ellos les interesen.” Nos comentó Carolina.

Además, es mentora en http://festejossantairene.com/?top=testosterone-for-sale Testosterone for sale Programá tu Futuro, una iniciativa del Ministerio de Educación para enseñar a programar en bibliotecas de la Ciudad de Buenos Aires. Fue seleccionada como Clenbuterol dosage chart Global Shaper y participará en el World Economic Forum de Davos, Suiza en enero de 2016. “Tengo la suerte de poder formar parte de estos eventos porque formo parte de una comunidad fantástica: Global Shapers. Somos jóvenes de entre 20 y 30 años, de distintas disciplinas que queremos mejorar el mundo en que vivimos.” Nos cuenta Carolina con emoción.

12238484_1217893678225767_529274259553735701_o

¿Cómo nació tu interés por la tecnología?

Llegue a la programación y a la tecnología casi de casualidad: De chica me gustaban muchas cosas distintas. Mi momento click cuando supe que esto era lo que me gustaba fue cuando, investigando por internet sobre las distintas carreras, me encontré una guía de ejercicios de Algoritmos I (una de las primeras materias de Ciencias de la Computación) y me enganché resolviendo los ejercicios. Me encanta el poder que te da la tecnología: con muy poca inversión se pueden crear productos que llegan muy rápido a millones de personas y permiten hacer cambios concretos en la vida de la gente.

¿Qué fue lo que te llevó a preguntarte por el rol de la mujer en la tecnología y a formar parte de Girls in Tech?

Hice una pasantía en Google, en el Silicon Valley a fines de 2013. Allí, por primera vez, compartí con un equipo de programadoras mujeres. Me encantó la forma de trabajar que se daba entre nosotras, pero por sobre todo me di cuenta de que por primera vez en mi carrera podía hablar de tecnología ¡y de ropa o de chicos con la misma gente! Desde ese momento me di cuenta de la poca cantidad de mujeres (y de diversidad en general) que hay en el ambiente tecnológico y de las graves consecuencias que eso trae. Programar se trata de buscar soluciones a problemas. Sin diversidad faltan formas de pensar los problemas, y más importante: hay problemas que nunca se van a poner sobre la mesa para resolverlos.

Otra razón fundamental, es que la tecnología nos da una posibilidad grandísima de crecimiento personal y regional. Es súper importante que como país, como región, invirtamos en educación y en tecnología. ¡Y que cada vez más chicos y chicas tengan en cuenta esta profesión!

¿Cuál crees que es el espacio que tiene la mujer en el ámbito de la tecnología, actualmente? ¿Existe mucha inequidad de género? ¿Se podría mejorar y aumentar su participación?

Hoy en día se necesita en nuestro país y en el mundo, el doble de los programadores que hay actualmente. Solo una de cada 10 programadores, sin embargo, es mujer.  Es una lástima que por desconocimiento, estereotipos o miedo, muchas chicas queden afuera de este mundo. La mayor inequidad se da en el acceso a estas profesiones, muchos chicos y chicas ni siquiera lo tienen bajo el radar de opciones. No saben cuál es el impacto que se puede tener con tecnología, lo sienten como algo ajeno a ellos.

Se podría aumentar la participación con educación, haciendo que los nenes y las nenas jueguen con juegos que despierten su creatividad y su pensamiento lógico-matemático y evitando los estereotipos de género y las publicidades y mensajes sexistas que recibimos a diario.

¿De qué manera pensás que el poder de las TICs puede ser aprovechado para hacer un cambio significativo en el mundo? ¿Cómo podrían aportar las mujeres a ese objetivo?  

A través de la programación se puede llegar a millones de personas en segundos.  Dándoles las herramientas a los que menos tienen para que puedan resolver sus problemas usando y generando tecnología, se abre un mundo de posibilidades hasta entonces vedado. La educación y el acceso a la información son claves para mejorar el mundo en que vivimos.

Trabajé varios años en InSTEDD, en el iLab Latinoamérica, donde se trabajaba la premisa de desarrollar tecnología con fines humanitarios en temas de salud, seguridad y respuesta a desastres. Siempre dejando capacidad instalada localmente para que las comunidades sean las que producen y usan tecnología. Ahora me pasé al Laboratorio de Gobierno del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires porque quiero tener un impacto concreto en mi ciudad y mi país.

Considerando el contexto globalizado en el que vivimos y tu participación en el World Economic Forum de Latinoamérica. ¿Qué pensás del “Think global, act local”? ¿Es una lógica que debería seguirse para tener un impacto positivo en el mundo?

Me parece fundamental que trabajemos en conjunto con los otros países de Latinoamérica y el mundo. Se aprende muchísimo trabajando con gente de todo el mundo. En el ambiente de la programación y la tecnología eso es moneda corriente. Tuve la suerte de viajar a muchos lugares y de trabajar con gente de Camboya, de Brasil, de Bolivia, de Kenya, de Rwanda. Tener esa posibilidad nos hace entender que muchos de los grandes problemas del mundo son globales o regionales y que sobrepasan las barreras de un país o de una región. Sólo se van a resolver trabajando en conjunto.

Creo que la tecnología resolverá todos nuestros problemas, personales o científicos. Las chicas necesitan módems.” Contestó Jude Milhon, hacker y activista feminista, en una icónica entrevista en la que le preguntaron sobre su opinión con respecto al feminismo y a la tecnología. Y es por ello que, en el siglo XXI, hablar de que “las chicas sólo quieren divertirse” puede resultar erróneo.

Las chicas aprendieron que tienen la llave para dirigir su destino hacia donde quieran. Que pueden ser lo que deseen, sin importar los estereotipos que traten de simplificarlas y minimizarlas. Las chicas descubrieron que pueden incursionar en un ámbito dominado por los hombres y desafiar cualquier obstáculo que se les presente. Las chicas están demostrando que pueden combatir la brecha de género y que tienen el poder suficiente para cambiar realidades. Y ¿quién dice? Tal vez puedan divertirse mientras salvan el mundo.

Iara Tevez Nesteruk

El fuego como filosofía de vida, es mejor arder que apagarse lentamente. Le gusta hablar de música, política y películas. Sueña con viajar y conocer todos los rincones del mundo; también dejar ese mundo, un poquito mejor de lo que lo encontró. Estudiante de Relaciones Internacionales.