Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Entrevistas Espectaculos

Nada es imposible para Corteo del Cirque du Soleil

Por Majo Arrieta

Fotos de Vito Callejón

En Québec, a comienzos de 1984, un grupo de artistas con habilidad para hacer malabares, acrobacias y entretener al público se juntó para formar lo que con los años se convertiría en un nuevo concepto de espectáculo circense y teatral. Así nació Cirque du Soleil, una compañía que con sólo nombrarla, evoca la magia, los sueños, el arte, el color, la pasión y el talento. Con más de 1300 artistas de más de 50 países diferentes que se reparten entre las distintas obras y puestas en escena que presentan alrededor del mundo, arriban a Argentina, para presentar Corteo, la más reciente y novedosa producción, creada por Daniele Finzi Pasca.

Corteo, que en italiano significa “cortejo” es la historia de un payaso que imagina su propio funeral. Pero cómo el propio director de arte Bruce Mather explica, no es cualquier funeral, es el funeral de un payaso, y “un payaso, es una persona normal pero que tiene un punto de vista y un ángulo poético para ver las cosas. Es una persona que vive como cualquier otra pero que encuentra la gracia en cualquier situación, y ése es el verdadero don de un payaso, enseñarnos lo que es gracioso en una situación que quizás no lo es”. El funeral —aunque suene contradictorio— está lleno de vida, es una celebración en donde aparecen las amistades, los amores, el contraste entre el cielo y la tierra, las locuras y extrañezas que conviven en el mundo de un payaso.

Corteo, también se caracteriza por representar un cambio con respecto a las anteriores puestas de Cirque du Soleil. En esta obra los actores hablan y cantan, homenajean las raíces de la compañía simbolizando a un circo tradicional, incluso desde su propia infraestructura, una carpa inmensa que los acompaña durante toda la gira.

El espectáculo lleva 9 años en escena. Es la primera vez que se instalará en el interior del país y Córdoba no sólo será la ciudad número 55 que lo recibe, sino la única ciudad no capital de Latinoamérica en la que se presentará. Corteo refleja el conjunto de nacionalidades del que se nutre el grupo: 60 artistas de 19 países distintos, un grupo completamente heterogéneo, que en cada show hace que los sueños y las fantasías se apoderen de la realidad.

José Palazzo de la cordobesa En Vivo Producciones presenta junto a T4F lo que será #CorteEnCba

 “Lo grande y lo pequeño, lo ridículo y lo trágico, lo imperfecto y lo sublime se combinan en un mismo escenario. Mientras que el payaso nos revela su fuerza y su fragilidad, su sabiduría y su amabilidad, Corteo revela, en definitiva, la humanidad que todos llevamos dentro. Combina la pasión de los actores con la elegancia y la fuerza de los acróbatas que sumergen a los espectadores en un mundo teatral y misterioso que mezcla diversión, comedia y espontaneidad en algún lugar entre el cielo y la tierra”.

Sin duda, la visita de Cirque du Soleil genera entusiasmo no sólo a la población local sino también al grupo de personas que son la esencia del espectáculo. La voz de Bruce Mather contagia entusiasmo, pasión y orgullo cuando habla de Corteo. Sus palabras y gestos susurran y encierran esa misma magia que esconde el espectáculo y uno entiende así, porque es el director artístico.

 ¿Qué tenías en mente al venir a Argentina, con qué esperabas encontrarte?

Bueno tenía en mente que todo el mundo es artista o tiene alma de artista y por eso tengo mucho respeto como barra final de la gente de aquí porque creo que son mucho más exigentes que los de otros lugares. La forma de expresarse aquí a nivel cultural, danza, música, teatro, es grande; un abanico enorme de variedades.

 ¿Qué significa para vos ser parte de la compañía?

Es …(silencio, suspiro) es para mi…una empresa especial a base de mucho respeto a las personas en su forma de vivir; es respetar a las personas y al artista que llevan dentro. Por ejemplo, viene un artista nuevo al espectáculo porque alguien está embarazada, bueno, en eso no sé que pasa en Corteo porque capaz que es el tema de la muerte, pero hay una manía de parir,  es que son como conejos, en 9 años no pueden imaginar la cantidad de niños, es que están todos emparejados y hay muy pocos que son solteros o solteras y tienen esa manía de procrear y por lo tanto mis artistas van cambiando a menudo, y es respetar lo que es acorde a estas personas.

Es buscar quién está adentro o qué y respetar su viaje y lo que llevan adentro, es traer esa persona afuera para que juegue con los demás, no traer una copia, sino que encuentren su realidad, su persona; lucir esto en el  escenario y lograr más honestidad, más intercambio, porque no están fingiendo ser alguien que no son. Es que exploren quienes son, como cuando exploran su cuerpo a nivel acrobático.

 Como director, ¿qué desafíos te planteo Corteo?

Los desafíos son un poco esto de que hay personas que vienen del mundo del circo y que no han hecho nada más, que han viajado máximo un mes en cada ciudad, pero la mayoría viene del mundo del deporte que es otra historia totalmente diferente. Desde pequeños están en el mundo de la disciplina y una vez que llegan a cierto nivel se paran ante un millón de personas y un grupo de jueces que le dan una puntuación, pero no pueden enseñar ninguna expresión ni alegría ni tristeza si han caído o fallado, ninguna emoción. Nosotros tomamos a estas personas que nunca han pensado que van a pasar a ganarse la vida delante del público, del escenario y buscamos el payaso que tienen dentro para que ellos puedan lanzar y contar una historia delante de 270.000 personas cada noche. Ése es el reto más grande que tenemos, contar la historia. Lo que es a nivel acrobacia, tenemos un grupo de entrenadores que saben empujar y lograr el nivel acrobático.

Hace un tiempo tuvimos la oportunidad de entrevistar a Sean McKeown, y preguntarle cómo se inspira. En tu caso, ¿cómo ha sido tu proceso y como lo alimentas día a día en los nuevos espectáculos que tiene el show? ¿En qué te inspiras?

Es conectarse con la pasión que tiene el artista. Creo que esa es la palabra más completa que define a la empresa «pasión». Si no tienen pasión por lo que hacen , mejor que se busquen otra cosa. Deben conectarse con esa pasión y ser los ojos y oídos del público; porque el artista tiene ocho funciones a la semana y claro, llega un punto en que no saben si lo están haciendo bien. Ese feedback , de hablar y decir «bien hecho» o «coño, francamente ha sido una mierda esta noche» y no tratarles como muñecas de porcelana, ellos (los artistas) quieren saber la verdad.

 Cuando Cirque du Soleil llega a una ciudad y siempre es ovacionado, ¿es un desafío encontrar una crítica honesta y sincera?

La verdad es que la mayoría de los artistas son más exigentes consigo mismos que yo con ellos. Porque ellos llevan tantos años haciendo esto que saben si lo hicieron bien o mal. Saben que el aplauso del público es el pan de cada día, no el cheque de fin de mes, y saben que estas personas han venido una vez y ellos saben si lo han hecho bien o mal.

En una compañía donde hay gente de todas partes del mundo, ¿cómo hacen para transmitir esa misma diversidad al público?

Es algo que es maravilloso de Corteo porque Daniele Finzi Pasca cuando creo el espectáculo quería respetar la cultura y las personas que están. Por ejemplo, cada uno es llamado por su nombre, Victorino es Victorino, Valentina que es una rusa así (señala con la mano una altura de un metro y un poco más) y su marido Grigor que son de este tamaño son Valentina y Grigor. Cada persona lleva su propio nombre. Cuando Valentina habla lo hace en ruso, aunque ha aprendido un par de palabras aquí y allá. Por ejemplo, hay un acróbata, André  que viene de Bielorrusia, él entra en el escenario con un mapa y hace que está perdido. Y él me dijo «tengo miedo, yo no hablo portugués cómo voy»; yo respondo «no quiero que hables portugués quiero que llegues y que sueltes a la cara un río en ruso y los dejes tontos pero esperando una respuesta» y esa es la gracia que ocurre con los turistas. En la obra pasa eso, quiere que se expresen y que lleguen a eso, que lleguen al público como son.

Bueno el idioma oficial de la compañía es inglés, pero también hay entre ellos el idioma de la confianza, más a nivel acrobático. Tengo un número con los cuatro grandes que lanzan a las cinco mujeres pequeñas, pero ahí el lenguaje, el entendimiento es la confianza. Tienen en las manos las vidas de las otras personas y ahí no hace falta idioma.

Imposible es sólo una palabra, ése es el lema del Cirque du Soleil, y es algo que su propia historia, la de sus obras, la de sus talentos y los protagonistas del elenco viven en carne propia. Victorino Luján es el argentino de más de dos metros que en Corteo representa al Payaso gigante, uno de los amigos más cercanos a Mauro, el protagonista de la historia. Su actual rol en el circo demuestra que siempre se puede soñar con más.

 ¿Qué significó para vos entrar en la compañía?

Fue una emoción muy fuerte porque estaba entrando a un lugar donde mucha gente quiere ingresar, a un lugar donde se respira espectáculo y que también es muy difícil ingresar porque  es demasiada gente la que se postula. A la vez, ellos tienen muchos espectáculos y manejan un banco de datos enorme y van delineando la necesidad de los artistas de acuerdo a lo que le van pidiendo sus espectáculos y entonces no es tan sencillo ingresar.

¿Dónde estaba en 2003, 2004 Victorino? ¿Se imaginaba en semejante industria?

En 2003, 2004 estaba como la mayoría de los argentinos tratando de reponerse de la crisis de 2001.Yo trabajaba en ese tiempo, tenía dos trabajos que eran alternativos. Trabajaba  en el hipódromo de Palermo, era empleado y tenía trabajo tres veces a la semana como máximo y después a la noche trabajaba en un salón de fiestas haciendo recepción de los invitados, me ponían en la entrada del salón, obviamente por una cuestión física. Era cuestión de pelearla como pudiera y si me hubiesen dicho que entraba a esta compañía hubiese dicho «me están cargando».

Yo estuve en contacto con la compañía desde el año ’98 pero la certeza la empecé a tener recién en el 2005. Se comunicaban a través de correo, de las producciones que estaban preparando y formalmente ponían un párrafo diciendo que estuviera atento que sería uno de los futuros artistas a ser incorporados pero en concreto no había nada.

Debes haber conocido más historias como la tuya, de otros artistas y personas, que estaban por el mundo, quizás soñando con ingresar a una cuestión como el Cirque du Soleil, que va con el lema del espectáculo que «Imposible es sólo una palabra» y que situaciones como estas pueden suceder.

Sí, hay también que estar, no hablo de suerte, sino de estar en el lugar indicado, en el momento indicado con la predisposición necesaria. Yo sé que muchos de los acróbatas y gimnastas que participan en el circo son ex atletas olímpicos que prefieren tener una vida más tranquila y seguir practicando y entrenando su físico, pero no al nivel de los juegos olímpicos. Pero sí, poder abrirse a este nuevo mundo y hacer su carrera como artista.

 ¿Cómo es la convivencia, dentro del grupo con tantas personas distintas y de diferentes culturas?

Por suerte en nuestro grupo la convivencia es muy buena, hemos tenido pero a nivel inicio cuando no nos conocíamos todavía algunos leves roces y discordancias pero por suerte la gente que se encargaba de eso trabajó bien y se habló se consensuó entre todos y se tomaron las disposiciones para tener una mejor relación e intercomunicación entre todos. Hay gente que es de lo que era la Unión Soviética, de Europa, de Australia, de Estados Unidos, de Canadá y cada quien trae su propio bagaje y cultura y lo comparte.

Todo un desafío el choque cultural, pero debe ser también enriquecedor…

Sí, yo llegué a trabajar y al tercer día, con el frío que tenía empecé a tomar mate como si estuviera en casa y algunos sabían lo que era, no la mayoría, pero algunos sí sabían y otros miraban y decían «¿este que hace?».

Ahora sí, hay  un par de adictos que cuando durmieron mal o descansaron poco lo necesitan para estimularse y estar atentos.

 ¿Incorporaste alguna cuestión cultural de otros?

Lo que aprendí estando en Italia es a mojar el pancito con aceite de oliva en el plato. Vas a un restaurante italiano y lo primero que te traen es aceite de oliva, un plato vacío y el pancito; entonces mojas el pancito y eso lo tomé. No lo hacía nunca antes. Y después, no sé, conocer distintas cosas culturales, vimos desde la gastronomía hasta la música, el arte; atendiendo y disfrutando de cosas que no estaban al alcance antes.

 En este show, ¿dónde está el secreto de la magia y el éxito?

Uno de los secretos, creo que está en la creación del espectáculo. Tuvimos la chance de trabajar con Daniele que es el creador de la obra y nos ayudó a descubrir la obra y el personaje que cada uno tenía para contar, pero trabajando desde el punto de vista de cada uno como persona, como artista. Nos enseñó a bucear a cada uno de nosotros dentro de sí mismo, a que entendiéramos el cuento que él quería contar y que descubramos las herramientas con las cuales cada uno de nosotros contamos.

La obra habla de un cortejo fúnebre, teniendo en cuenta que este es un ritual diferente en cada cultura, y que también cada cultura ve de manera diferente el asunto de la muerte, ¿qué representa esta última en la obra?

Yo creo que esta historia cuenta una especie de triunfo a pesar de la muerte. Es como una fiesta, honrar la vida de este payaso más allá de la muerte. Pero tampoco está claro, en el transcurso de la historia, si el payaso está muerto, si lo soñó, si lo fantasea. Invita al público a imaginarse la muerte de cada uno; pero no es quedarse solo en ese hecho, sino en disfrutar y agradecer por ese paso de la vida, en esa comunidad del circo, en ese grupo de amigos o de vecinos, del pueblo en el cual se trata.

 Ser parte de esto es de por sí un triunfo, ¿cómo es ahora este capítulo nuevo de estar presentándote con la compañía en Argentina?

Yo ansiaba desde el comienzo, cuando empecé con todo esto, el día en que llegara a Argentina y que mis amigos pudieran ver el espectáculo. Por suerte, algunos de mis familiares pudieron verme, pero estar acá y venir a Argentina es estar en casa, es como dar funciones en el patio de casa. En estos años de gira, dependiendo del lugar donde estuviéramos sentía la afinidad con el público, sentía el calor con el público de forma diferente; Brasil tal vez —yo no hablo portugués y no tengo la misma raíz cultural— se sentía cerca y también sabiendo que veníamos para argentina sentía que ese momento de venir acá se estaba acercando y se sentían los nervios y una sensación distinta.

 ¿Se vive distinto para vos que conoces el país el hecho de que empiece y salga de Buenos Aires y venga a Córdoba, en especial que sucedan cosas fuera de Capital?

Y sí, siempre que el circo llega a Argentina, se instala en Buenos Aires. Esta es la primera vez que llega a Córdoba. Yo lo veo tal vez como una buena posibilidad para el centro del país porque se sabe que en Córdoba hay una actividad cultural muy grande, en Rosario también; es otra ciudad grande que se manifiesta culturalmente. Es cómo se manifiesta culturalmente en el centro y norte del país. Ahora, tal vez la gente que no pueda ir a Buenos Aires lo sienta así también.

La magia del Cirque du Soleil invadirá Córdoba del 3 al 25 de mayo en el Complejo Feriar y luego Buenos Aires del 7 al 15 de junio, en el Complejo Al Río. Todo lo que maravilla de esta industria, la escenografía, el vestuario, las actuaciones, los números de acrobacias, pero sobre todo el talento de sus artistas, demostrarán una vez más que se puede vivir un sueño despierto. La puesta en escena de Corteo muestra que siempre hay un más allá. Un más allá de todo, de la vida, de la muerte, de lo imposible; trascender las propias barreras, superar los miedos y tener la certeza de que «imposible» es sólo una palabra.

Majo Arrieta

Periodista y Lic. en Comunicación Social. Apasionada de las artes en todas sus formas, de la vida al aire libre. Por momentos fotógrafa, por momentos escritora. Un híbrido con muchísimas aristas para conocer y leer.