Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Entrevistas Visuales

De arte, felicidad y compromiso: Entrevista a Milo Lockett

Por Carola Cinto

Fotos de Franca Ghirardotti

“Yo soy un convencido de que la inspiración no existe. No me gusta la palabra inspiración. A mí me gusta más el trabajo. A mí me gusta armarme la rutina de ir a trabajar.” Muchas podrían ser las profesiones o personalidades detrás de esa frase. Muchas, menos una: artista. Milo Lockett es justamente un artista plástico, argentino (aunque parezca de otro planeta). Vive y trabaja en su Chaco natal y sin hacerle falta moverse de ahí, su reconocimiento ha llegado a muchas partes del mundo. Se define como un trabajador antes de que un creativo: “A mí me gusta armarme la rutina de ir a trabajar. Pero dentro de esa rutina no me gusta tener rutina. Me gusta salir de mi casa e ir al trabajo. Esa es una cuestión cultural que la sostengo, la fabrico. Muchas veces en el error o en el cambio aparece la obra. Y también eso aparece cuando trabajás mucho. Si vos revisás la Historia del Arte, los artistas que tienen mucha obra son aquellos que han compuesto alguna situación adentro del arte. Yo no conozco ningún artista que haya pintado diez cuadros y sea referente de algún hecho artístico. Porque el hecho de trabajar todos los días hace que una idea decante. Yo trabajo diez años en una misma dirección y en algún momento se mueve un poquito y aparece. Eso lo veo en el trabajo constante, de todos los días.”

Sus obras. Cada uno de sus cuadros llama a la atención ya sea por: sus colores estridentes, sus personajes al mejor estilo caricaturescos y en algunos casos, la aparición de palabras como “vida”, “familia”, “amor” perfectamente mimetizadas.

M L 3

Tus obras siempre parecen felices. Ya sea por sus colores o por sus dibujos más bien “infantiles”, ¿es algo intencional o sólo depende de cómo se interpreten?

“Yo soy un eterno convencido de perseguir la felicidad. Yo muero por ser feliz, todos los días un poquito. La felicidad para mi es el instante en el que vos te reis. ¿Viste cuando te nace una sonrisa? Ese momento de felicidad dura muy poco y por eso yo lo persigo cada día. Trato de construir felicidad en mi vida. Trato de sacar a las personas negativas de alrededor mío, las cosas que no me gustan y no me acompañan las separo. Prefiero estar solo que mal acompañado. Pero trato de construir mi vida buscando la felicidad. El dolor y el mal trabajan las 24 horas del día y no lo podés evitar. Pero buscar la felicidad para mí es disfrutar ese momento en el cual me río y recordarlo hasta el otro día. O a lo mejor pasa una semana y me lo acuerdo porque no pude ser feliz todos los días. Pero yo la persigo, la busco y cuando la buscás, la encontrás. Ósea si querés ser depresivo, sos depresivo y si querés ser alegre, sos alegre. Ahora el tema es cómo lo buscas y cómo construís eso en tu obra, en tu vida, en tu trabajo, en tu entorno.”

Milo Lockett comenzó a pintar desde muy pequeño. A los ocho años todos sus dibujos eran ya muy buenos. Árboles, personas y casas se diferenciaban claramente pero, coincidían en algo: tenían ruedas. Al contarnos sus anécdotas, Milo no duda en nombrar las dos responsables de sus “dibujos móviles”: su patineta, compañera en varias etapas de su vida de skater y la mesita con rueditas que sostenía la tele de su casa. “En ese momento todo el mundo se reía de esos dibujos. Y hoy me llaman todos los coleccionistas para ver si pueden tener un dibujo mío de esa época. Esas son las contradicciones de los momentos de la vida”.

M L 2

Más allá de su talento demostrado desde pequeño, su relación con el arte no siempre fue color de rosa. Comenzó con una fábrica en la industria textil en donde su talento como artista plástico no era el protagonista. En el año 2001, a causa de la crisis económica sufrida en nuestro país, se vió en la obligación de cerrar. Sin planificarlo, ni programarlo surgió su amor por el arte. “Había hecho una muestra la noche anterior a cerrar todo y me gustó mucho lo que me pasó esa noche. Venía con mucha carga negativa, todo estaba mal, el país estaba mal. Y de golpe tenía una situación de mucho reconocimiento y la gente que me decía “que lindo lo que dibujas”, “que lindo lo que haces”,” yo no sabía que vos pintabas”. Y eso me hizo tomar la decisión a la mañana de cerrar todo. Me levanté ese día a las 5 de la mañana para ir a trabajar y me senté en la cama como 40 minutos sin poder moverme. Y dije, “voy a cerrar todo, voy a indemnizar a la gente. Me quedo sin un mango y empiezo una vida nueva”. E hice eso. Siempre cuento esa anécdota cuando me preguntan “¿Qué es el éxito?”.

El éxito es haber tomado esa decisión de dejar de trabajar y ponerme a pintar. Ahí veo el éxito. Después todo lo que me pasó, le puede pasar a cualquiera. Podés ganar 10 millones de dólares pero eso no lo veo como exitoso. Tomar la decisión, ser valiente para sostenerla y virar tu vida. Ese momento dónde vos elegís y nadie entra. Cuando decis se va todo a la mierda, ahora hago esto

Su compromiso social. Lockett no solo es reconocido por la belleza o el atractivo de sus obras. En múltiples circunstancias se lo ha visto participando de muchas campañas solidarias, dentro y fuera de su provincia natal. Ha participado también de muchas actividades junto con grandes organizaciones como son UNICEF y la Cruz Roja Argentina.

M L 4

¿Crees que es un deber para el artista el comprometerse activamente con la sociedad?

“Es un deber de la humanidad. Una vez escuché decir a la Madre Teresa de Calcuta algo muy cierto. En una ronda de periodistas, después de un día muy negro que había vivido en la India donde habían muerto muchísimas personas, uno de los periodistas le dice: “Usted no se puede hacer cargo de todos los que mueren en la calle” y ella le contesta: “Si usted se hace cargo de uno, si él se hace cargo de otro, y aquél de otro, el mundo sería muy diferente”. Sin yo ser un católico extremo ni ortodoxo y sin creer profundamente en dios, simplemente creyendo en el amor a otro ser humano. Me conmueve mucho la situación de calle, de pobreza. Ver una mujer pidiendo en la calle con una criatura me desmorona como hombre, como ser humano, como hijo. Porque lo traslado a que puede ser mi hermana o mi madre. No hace falta ser católico o judío para sentirlo. Yo creo mucho en eso. Si nosotros fuésemos más sensibles y practicásemos más la sensibilidad todos los días dentro de nuestro entorno, seriamos también más sensible con la calle. Eso lo pienso y no pertenezco a ninguna religión ni ningún partido político, que quede claro.”

El bar. Todos aquellos que se den una vuelta por el famoso Barrio Güemes pueden visitar el nuevo bar que lleva el nombre del propio artista y que él mismo ha intervenido en cada uno de sus rincones. El prometedor “Milo Lockett Bar” está ubicado en la calle Achával Rodríguez 225 dentro de la galería Paseo Achával.

Carola Cinto

Algo que empezó como un pasatiempo, hoy ocupa la mayor parte de mi día. Me gusta escribir sobre Sociedad y disfruto de hacer Entrevistas. Soy Licenciada en Relaciones Internacionales