Música Recitales

El día que U2 fue local en La Plata

Por Marcos Levisman

Asistir a un concierto internacional es una experiencia única, pero asistir a un concierto de U2 es estar dispuesto a experimentar un show sin precedentes. No por nada la banda irlandesa es considerada por muchos como la mejor a la hora de presentarse en vivo y ostentando récords de asistencia en todas sus giras, siendo el más notorio el conseguido con su 360° Tour que contó con 7.742.000 espectadores en 85 presentaciones (tres de las cuales se hicieron en La Plata en marzo y abril de 2011), lo que la convierte en la gira más concurrida de la historia.

Todos los conciertos de U2 son diferentes ya que el concepto que quieren presentar a su público cambia gira a gira. Sin embargo, el recital del 10 de octubre contó con ciertos condimentos que simplemente no pueden ser repetidos.

 

Ese día desde temprano, los fanáticos que hacíamos la fila en las inmediaciones de El Estadio Único de la Plata entre las nueve y las diez de la mañana, estábamos pendientes un rumor que circulaba: U2 iba a salir una hora y 20 minutos más tarde para que los espectadores pudieran ver dentro del estadio el último partido de las eliminatorias para el Mundial de fútbol. Sin dudas, íbamos a ser testigos de algo nunca antes visto en un concierto de rock.

El Estadio Único de La Plata es una gran plaza para los conciertos de alta concurrencia, que por sus dimensiones impacta tanto por fuera como por dentro. Aunque de alguna forma ese impacto se vio disminuido frente a lo imponente del escenario: una pantalla con dimensiones extraordinarias iba a ser la encargada del soporte audiovisual del concierto y un monstruo que medía 60 metros de largo y 14 de alto estaba pronto a proyectar imágenes en 8K, lo que sin duda resultaría en un espectáculo alucinante.

La salida de los primeros teloneros se vio retrasada media hora por la lluvia, que no era amenazante, pero que iba en aumento. Sin embargo, el clima era mucho mas ameno cuando los chicos de Joystick pisaron el escenario. Esta banda integrada por cinco jóvenes que no superan los 23 años, lograron estar a la altura de la ocasión y resultaron ser una agradable sorpresa para los espectadores. Sin duda, un sueño cumplido para los integrantes de Joystick y una bocanada de aire fresco muy bien recibida por los fanáticos.

Luego fue el turno de Noel Gallagher’s High Flying Birds. El de Manchester, invitado especial para esta gira, como siempre presentó un espectáculo concreto y efectivo desde lo musical. Tocó temas propios tanto de su nueva banda como de su etapa en Oasis, como Champagne Supernova, Little By Little, Wonderwall y Don’t Look Back In Anger (que de acuerdo con el frontman nadie la canta como los argentinos).

Cuando el breve show de Noel Gallagher terminó empezó el encuentro de Argentina contra Ecuador y comenzó también una de las experiencias más extrañas para los fanáticos. De repente más de 40 mil personas habían quedado juntas en un recital viendo un partido que definía el futuro de la Selección Argentina. Por suerte, el resultado fue favorable gracias a un hat-trick de Messi y el equipo se aseguró una plaza en el Mundial Rusia 2018.

Back in Argentina! Big night! Heading to the stage… #U2TheJoshuaTree2017 #U2 #BuenosAires

A post shared by U2 Official (@u2) on

Una afición eufórica estaba lista para recibir a los irlandeses quienes no esperaron un segundo para pisar el escenario y uno por uno, recorrieron la pasarela hasta el proscenio: Primero apareció Larry Mullen Jr., el fundador de la banda, seguido por The Edge, Bono y Adam Clayton respectivamente. El recital comenzó con el repaso de grandes éxitos como Sunday Bloody Sunday, New Years Day, Pride (In The Name of Love) y Bad, en donde Bono aprovechó para agradecer a Messi por demostrar al mundo que Dios existe.

Fue en ese momento que comenzó la magia realmente. La pantalla se iluminó mostrando sobre un fondo rojo un gran árbol de Josué mientras sonaban los primeros acordes de Where The Streets Have No Name iniciando así el repaso del álbum que cumple 30 años y da el nombre a la gira actual de la banda, “The Joshua Tree”.

Luego de los temas que componen los grandes sencillos del álbum (Where The Streets Have No Name, I Still Haven’t Found What I’m Looking For y With Or Without You) llegó la primera gran explosión audiovisual con Bullet The Blue Sky. Una experiencia realmente psicodélica y abrumadora que transportó a todo el estadio.

Todo el show fue compuesto por un subibaja de emociones que iban desde lo más íntimo a lo más impactante y viceversa (muchas veces sin ningún tipo de escala), en los cuales hubo cuatro grandes momentos emotivos. El primero fue con Bad, el segundo fue con Mothers Of The Disappeared en dónde el público tuvo su participación levantando pañuelos blancos gracias a una acción impulsada por miembros de Madres de Plaza de Mayo.

El tercer gran momento llegó después de un combo explosivo compuesto por Elevation y Vertigo. La canción Ultraviolet (Light My Way), estuvo dedicada a todas las mujeres, relacionado con la causa a la que está avocada la organización de Bono, One, que lucha por la educación de las mujeres. En la pantalla, se proyectaban imágenes de mujeres influyentes de la escena local como Eva Perón, María Elena Walsh, Susana Trimarco y la organización de Madres de Plaza de Mayo pero también se hacía referencia a figuras internacionales como Isabel Allende, Michelle Obama, Angela Merkel y Malala Yousafzai.

Por último el cuarto momento ocurrió después de la presentación de uno de los nuevos temas de la banda (You’re The Best Thing About Me) que vaticina lo que vendrá en el nuevo álbum, Songs Of Experience. Con la canción One, uno de los grandes éxitos de principios de los noventa, U2 cerró su concierto acompañado por una bandera argentina que se fue proyectando de a poco en la enorme pantalla, lo que constituyó un gran gesto para todos los espectadores.

Marcos Levisman

Actor y periodista. Amante del cine, la música, los libros y el teatro. Viajero ocasional en el plano físico y viajero frecuente en el psicológico. Vivo mi vida como en una película o videoclip.