Moda

El #Oxford, un pantalón con un ancho legado histórico

Por Maria Florencia Ferrero

Si le preguntamos a alguna madre o abuela sobre estos pantalones, quizás las más memoriosas, recuerden a diosas del cine y la moda, como Brigitte Bardot, Jane Birkin, Lauren Bacall, o a los ángeles de Charlie luciéndolos. Y también a sus amigas queriendo imitar esta tendencia. Sin embargo, los pantalones “pata de elefante” o “pantalón campana” tienen origen en la universidad inglesa que les dio nombre.

Cuenta la historia que en 1924, los alumnos – en aquel entonces, todos hombres- de las prestigiosas universidades de Cambrigde y Oxford se vieron en jaque cuando los directivos prohibieron el uso de zapatillas para asistir a clases. Pero, como todos ya sabemos, en los días universitarios, romper las reglas es parte del juego. Es por eso que estos jóvenes, resistiéndose a sacrificar la comodidad de su calzado preferido, empezaron a implementar el ruedo ancho en sus largos pantalones para disimular sus zapatillas.

Algunos atribuyen esta creación a Harold Acton, un escritor británico que impulsó la tendencia en la universidad luego de observar los pantalones anchos que usaban los marinos arriba de sus shorts y botas, para sacarse la prenda con rapidez cada vez que lo necesitaban.

El viejo continente siempre se caracterizó por ser una fuente constante de inspiración sin fronteras entre países ni disciplinas, y en materia de moda, no fue la excepción. Es que esta tendencia traspasó el ámbito universitario, y fue adoptado por las mujeres más osadas del ámbito intelectual y del cine que querían marcar vanguardia con respecto a la posición de la mujer dentro de la sociedad machista de los años 40 y 50.

Sin embargo, los pantalones Oxford no verían la popularidad con la que los conocemos hoy, hasta la década de los 70. Si bien a finales de los 60, estrellas de rock como Cher y la pareja “it” francesa de Jane Birkin y Serge Gainsbourg ya los incluían en sus looks, fue con el movimiento hippie y feminista, que tanto mujeres y hombres, inundaban el paisaje urbano con esta prenda. El pantalón Oxford, quedó lejos de ser símbolo de la élite académica, para transformarse en bandera de revolucionarios, feministas, pacifistas contra la guerra de Vietnam y estrellas de rock como el mismo David Bowie.

Con el paso del tiempo y la popularidad que fue tomando, los pantalones anchos fueron renovándose en diferentes géneros de telas y estilos, tanto de día como de noche, que junto a las lentejuelas y los peinados voluminosos fueron protagonistas de la música disco.

Yves Saint Laurent, Pucci y Ralph Lauren fueron algunos de los primeros diseñadores de renombre que incluyeron a estos pantalones en sus colecciones, aportándoles la sofisticación necesaria para que sean utilizados desde primeras damas, como Jackie Kennedy hasta – años más tarde – actrices de la pantalla grande como Diane Keaton en Annie Hall.

Con legado histórico encima, los pantalones Oxford son el antónimo número uno de los instalados chupines. En el último tiempo este tipo de pantalón se ganó la fama de “estilizar” a todo tipo de cuerpo. Hoy podemos encontrar de todos los colores y telas, un aliado de día y de noche. Quizás por su historia o por su poder de reinventarse, esta prenda se mantiene como preferida en los atelieres de diseñadores internacionales y del ámbito local.

Maria Florencia Ferrero

Periodista en proceso. Curiosa de nacimiento. Fiel admiradora del equilibrio de los colores en el arte y la moda. Sueña con recorrer el mundo y conocer cada expresión artística de él.