Moda

El velo musulmán: ¿libertad de expresión o restricción?

Por Ludmila Llaver

Para los que entendemos que Oxymetholone tablets usp 50 mg detrás del aparentemente frívolo mundo de la moda hay en realidad un complejo entramado social, político y humano, nos resulta fundamental comprender Randomised controlled trials cytomel synthroid cómo una actividad tan cotidiana y generalmente poco cuestionada como vestirse, es de hecho todo un acto de autodeterminación, que nos ubica en un aquí y un ahora que suele exceder el mero gusto personal.

En un contexto de mayor “tolerancia” hacia lo distinto, el entorno de la moda se encuentra en un momento clave en el que, con el afán de extenderse a otros mercados, comienza a incorporar sectores históricamente relegados por su distancia cultural. http://steroidsbesthgh.com/facts-about-anabolic-steroids_ak/ Facts about anabolic steroids ¿El caso más visible? El lanzamiento de “líneas modestas” destinadas a mujeres musulmanas por parte de gigantes de la moda occidental como Dolce & Gabbana, H&M y Marks & Spencer.
burka

Para aquellos que no están familiarizados con los códigos de vestimenta musulmanes, el http://steroidsbesthgh.com/clomid-class-action-lawsuit_vo/ Clomid class action lawsuit Corán -las escrituras sagradas del Islam- llama a sus seguidores, tanto hombres como mujeres, a “cubrirse y ser modestos”. Si bien http://steroidsbesthgh.com/turinabol-vs-anavar-gains_w4/ Turinabol vs anavar gains el Corán en ningún momento explícitamente indica cómo deben vestirse las mujeres, tradicionalmente estas recurren al uso del http://steroidsbesthgh.com/can-you-take-clomid-with-high-fsh_nx/ Can you take clomid with high fsh burka, hijab o niqab, velos que cubren en mayor o menor medida rostro y cuerpo.

Teniendo en cuenta que el Anavar winstrol cycle only mercado islámico está valuado en un estimado de 260.000 millones de dólares anuales, no es motivo de sorpresa este Clarins products with peptides interés de Occidente en él. Sin embargo, no es la parte económica la que queremos debatir, sino las apasionadas discusiones y puntos de vista que estas nuevas líneas suscitan.

Does arimidex change the ph of vaginal discharge El debate sobre el uso del hijab y sus variantes no es nuevo, al punto que Francia, Holanda y Bélgica prohíben su uso por ley en la actualidad, argumentando por un lado que pueden constituir una amenaza a la seguridad nacional, y por el otro que estos promueven los fundamentalismos y los “crímenes de odio”. En la mayoría de los países musulmanes, si bien su uso no es obligatorio, muchas mujeres optan por llevarlos, ya sea por decisión propia o presiones sociales.

hijab collage

Y es aquí donde se da la parte fuerte del debate: Does osteopenia stop after i am finished with arimidex ¿los velos constituyen una forma de expresión personal, como cualquier otra prenda, o son una herramienta que promueve la segregación religiosa y la discriminación a la mujer?

Entre los puntos que sostienen quienes se oponen al uso de los velos, se destacan los argumentos que señalan que el burka, si bien no es obligatorio por ley, es en realidad impuesto a las mujeres, y que este fomenta la dominación de la mujer dentro del Islam, a la vez que la vuelve ajena en las sociedades occidentales. Sobre la responsabilidad de las marcas de ropa que incorporan estas “líneas modestas”, intelectuales y políticos en contra sostienen que esto no hace más que promover y fomentar el ideal “desactualizado” del Islam, quitándole libertad sobre su cuerpo a quienes las usan.

En esta línea de pensamiento, Pierre Bergé, expareja del legendario Yves Saint Laurent, dejó en claro su indignación con el mundo de la moda, al que instó a que “Renuncien al dinero y tengan convicciones“, argumentando que “Un creador de moda está para hacer más bellas a las mujeres, para darles libertad, no para hacerse cómplice de esta dictadura que impone esa cosa abominable que consiste en ocultar a las mujeres, que las obliga a vivir a escondidas“.

El polémico "burkini" de Marks & Spencer.

El polémico “burkini” de Marks & Spencer.

Sin embargo, el otro lado de la campana suena fuerte también, blandiendo como argumento principal la libertad individual de cada mujer de elegir cómo vestirse, y dejando en claro que el velo no es menos esclavizante que cualquier otra prenda, como sostiene la socióloga Esther Benbassa al llamar a “reconocer que todas las mujeres que llevan faldas cortas y ropa sexy impuesta por la moda -muchas veces creadas por hombres- no son por ello especialmente ‘emancipadas’”. Además, hay quienes creen que el rechazo o incluso la prohibición del burka, hijab o niqab promueve el odio a los musulmanes y contribuye a alimentar la violencia hacia el Islam -tema no menor teniendo en cuenta la ola de atentados que ha azotado a Europa estos últimos dos años.

Los bandos se dividen, pero entre tanto las marcas occidentales siguen incorporando sus líneas destinadas al público musulmán, fogueando el debate pero sin dejarse influenciar. ¿Inclusión o discriminación? Habrá que esperar a que el tiempo diga.

Ludmila Llaver

Mendocina, futura periodista, apasionada por la música y la lectura. Creativa y pensadora, asegura que nunca se puede tener suficiente cantidad de libros... o de pares de zapatos.