Moda

Emprender en la moda: Cómo lo hicieron los grandes del lujo

Por Paula Bosco

Cuando tuve que pensar sobre qué escribiría en mi columna para esta oportunidad, con lista de tópicos mirándome fijo desde la pantalla de mi computadora, costó definirme por uno de ellos. Primer elegido: hablar sobre un diseñador que admiro. Segundo elegido: emprender en moda. Ninguno de los dos me generó demasiada inspiración al momento de escribir. Pero debo decir que en tanto y en cuanto más me involucraba con cada uno, más iba hallando cierta conexión, una suerte de casualidad que me permitió establecer una relación.

Dada mi condición de creativa y fanatismo por la moda, no puedo ni yo misma convencerme de que prefiero a un sólo y único diseñador, desde Cocó Chanel, Christian Dior, Yves Saint Laurent, Karl Lagerfeld, Kenzo, McQueen o Alexander Wang. Cada uno profundamente admirables por su talento, creatividad y propuestas. Todos dejando una huella en la historia de la moda por su capacidad para interpretar la realidad de la época que vivieron (y viven), y transformarla en diseños. Sin embargo, no solamente estas cualidades comparten. Es el espíritu emprendedor lo que también destaca en ellos.

05_ax022051_large

Cocó Chanel, esta innovadora tremenda, es considerada uno de los personajes más influyentes del siglo XX, debido a que quebró la opulencia de la Belle Epoque con la sencillez, informalidad y comodidad de sus diseños. De carácter ambicioso, con una fuerte determinación competitiva,  logró transgredir los códigos de una época y devenirse en una exitosa empresaria.

Christian Dior abandonó sus estudios de Ciencias Políticas para dedicarse al arte y a viajar; dos pasiones. A finales de los ‘40 en Paris, estrenando su propia casa de alta costura, supo hábilmente transferir a su ropa las necesidades de recuperación y optimismo de una sociedad posguerra, y definió una nueva estética: el “New Look”. El contraste que logró fue tal que causó sensación.

Un jovencísimo Yves Saint Laurent en 1950 envía sus diseños a un concurso en el que obtiene el 3° lugar, pero no conforme con esto un año más tarde vuelve a participar y resulta ganador. Esto fue el puntapié para que su talento fuese visto por un ya consagrado Christian Dior que decide integrarlo a su taller. Con 18 años fue sucesor de Dior en el cargo de diseñador jefe, hasta que a finales de los ’60 abre su primera casa de costura.

paris-1965-yves-saint-laurent-ex-wonder-boy-of-dior-works-with-a-fashion-model-at-his-own-fashion-house-in-paris

Escandaloso por sus excesos, fue quién finalmente implantó el prêt-á-porter como una línea comercial completa. Fue el primer diseñador en introducir modelos de raza negra en sus desfiles, promocionó un perfume con una foto de genitales y es el primer diseñador que ha expuesto en un museo.

Karl Lagerfeld, tras haber sido derrotado en un concurso por Saint Laurent, fue premiado posteriormente con un puesto en la firma Balmain. De orígenes acomodados, se hizo un nombre como creador independiente pero también trabajó para las casas de moda prestigiosas, tales como Chloé, Fendi y Chanel. Para mi gusto, es un poco snob, no duda en hacer un guiño al consumo y a estrellas populares. Excéntrico, se reinventa todo el tiempo con propuestas fantásticas tales como una de sus últimas presentaciones de colección para Chanel, montando un supermercado enorme como escenario del desfile.

En 1964, Kenzo Takada trataba de ganarse un lugar en el mundo de la moda asistiendo a eventos, haciendo contactos y vendiendo bocetos. Lo único que podía costear para sus colecciones eran telas del mercado de pulgas; para formar una prenda debía mezclar muchas telas juntas. Tuvo que esperar para poder crear la ropa que él quería.

kenzo-takada

Conocido por innovar con los textiles, en 1970 revolucionó la moda parisina con su estilo, exotismo y colores vibrantes en prendas que recreaban morfologías orientales pero para occidente, logrando un acercamiento entre culturas. Rompió esquemas, dado que en aquel momento prevalecía un estilo sobrio y clásico. Desde su primera tienda Jungle Jap hasta su actual Imperio, este diseñador supo diversificar muy bien su negocio, convirtiendo su nombre en una marca de lujo.

Alexander Lee McQueen dejó el colegio y se inició como aprendiz con reputados sastres. Estos años de experiencia le sirvieron para plasmar en sus diseños una terrible impecabilidad y un detallismo puntilloso. Fue un diseñador que para ésta época quiso romper reglas para crear un estilo propio y devolver la originalidad a la moda. Un genio moderno. Promovió firmemente la libertad de pensamiento, de expresión y la imaginación. Un ejemplo de artista que sigue su inspiración.

Marc Jacobs sufrió la pérdida de su padre a los 7 años y su madre no le prestó la debida atención tras este hecho, por lo que se mudó con su abuela. Ella es quién lo apoya y lo alienta en el desarrollo de su carrera. Es gracias a una colección de sweaters que puede comercializar sus diseños para una boutique de New York. Luego de un fracaso en ventas por una colección “grunge” para la firma Perry Ellis fue desvinculado de su puesto. Más tarde, junto a su socio, funda su propia compañía y años más tarde es convocado por Luis Vuitton como director creativo. Actualmente su nombre se convirtió en otra marca de lujo.

1-alexander-wang_120708725475

Alexander Wang, un prodigio de los últimos años, con poco más de 20 años creó su propia firma y cuenta con la aprobación ni más ni menos que de Anna Wintour lo que ha hecho crecer su popularidad. Wang diseña con un estilo muy urbano y casual, aires desalineados y prendas simples son características de sus colecciones. Este joven sostiene que una camiseta y un par de jeans pueden ser tan sexies como un traje de noche y para él la belleza es lo que uno quiere que sea. Textuales palabras suyas fueron: “La lección más importante que he aprendido es a confiar en mi propio instinto”.

En esto de emprender en la moda, como en cualquier otro rubro, a veces se presentan situaciones desafiantes o momentos un tanto complejos y desalentadores. Pareciera que el sueño se aleja. Sin embargo, es en esas instancias cuando debemos recordar la vida y obra de estos personajes. La determinación, la ambición, el atrevimiento, la perseverancia, la confianza, la innovación, la transgresión son algunas de las cualidades que un emprendedor debe tener.

Conociendo estas historias, ¿Qué amante de la moda no se animaría sino a abrirse camino? ¿Quién no se atrevería a trabajar por su deseo materializado? ¿Cómo no motivarse a emprender? La constante debe ser perseguir un sueño.

Paula Bosco

Licenciada en nutrición y modelista industrial en los papeles, diseñadora de indumentaria y creadora de moda por pasión. Fundadora de Ares do Giz, Paula es amante de la música, el cine, el movimiento de las grandes ciudades y la libertad que brinda pasear en rollers.