Música

Escuchando Suba y disfrutando de Un día perfecto para el Pez Banana

Por Franca Garat

El nombre de esta banda cordobesa puede resultar un poco extraño, un poco largo, algo difícil de recordar o bien, te puede hacer llegar a la mente aquel cuento de J.D. Salinger titulado de la misma forma. A pesar de esto, su nuevo álbum es más fácil de recordar, se llama Suba y es una invitación hacia lo lejano y pacifico; hacia lo irreal y el paisajismo. Luego de conocerlos en su hogar de Ringo Discos pudimos charlar con ellos con el fin de conocerlos un poco más y explorar SUBA.

Su nombre Un día perfecto para el Pez Banana fue adoptado, se los recomendó un amigo. Si bien es un poco largo, lo encuentran atractivo porque tampoco es tan fácil de convocar. Tiene eso de que te queda en la memoria, llama la atención. “Queríamos un nombre fuerte no algo pasajero.” cuenta Lucila, cantante.

La banda es integrada por Lucila Escalante (voz), Juan Manuel Pairone a.k.a Pai (bajo), Santi Alvarez (batería), Javi Rabinovich (guitarra) e Ignacio Xavier Ruibal (guitarra). Algunos eran amigos de antes, otros se conocían por la escuela pero las ganas y entusiasmo de tocar es lo que los movilizo a formase como banda. Los unió el gusto musical y las ganas de crear. Ellos definen su música como canciones que quieren ser divertidas y que al mismo tiempo quieren ser experimentales, jugando e inventando lo máximo posible.

¿Qué se siente formar parte de Ringo Discos?

Ya es el quinto año que estamos con Ringo y es como un colchón, se siente demasiado bien. Es un lugar seguro donde podes caer y si tenes alguna pregunta, ahí vas a obtener alguna respuesta. Después también es una plataforma y herramienta muy útil para todas las bandas porque cuando se difunde una, se difunde el sello y así se conocen a las otras bandas que lo integran. Además, es un orgullo formar parte de ellos, es un incentivo para hacer fechas en otros lados. Hay bandas y gente muy distintas, con ideas súper ricas y eso es muy bueno.

Desde hace tiempo se ven influenciados por gran cantidad de música, ya sea de la vieja o de la nueva por lo que llega un momento en que hay gustos de todo tipo. Destacan Animal Collective y Café Tacuba entre las bandas que los incentivaron a surgir como peces bananas. Entre charlas internas, se escucha hablar de programas como Glee que también los marcaron: “No saben como termina el ultimo capitulo, hacen todas canciones en guitarras y cantan un número de Abba que te morís!” contaba Lucila a sus compañeros.

“Para mi escribir es como un diseño. La letra se va modificando de la misma canción. Se tiene que conjugar todo lo que se diga. Es inevitable escribir lo que uno le pasa pero la banda va más a lo de abrir el juego, el pensamiento. Es como dotar de personalidades a un lugar y que el otro lo interprete de la forma que más le guste. De todas formas, se recrea una posible lectura mucho más amplia.” dice la voz.

Para una persona que nunca los vio en vivo, ¿qué es lo que intentan expresar?

Por un lado en el vivo, está el material musical que está muy insertado, es muy de equipo y se nota, porque si no estuviera muy ensayado yo (Lucila) no me podría dar el gusto de reformular y cortar frases, cambiar formas de cantar que lo hago en acorde al lugar. También se nota cuando hay fallas que pasan y no significan un quiebre. El show en vivo entrega una canción que si escuchas con los ojos cerrados completamente trata de sonar lo mejor posible. Ahora, si ves el show con los ojos abiertos hay una impronta de personalidades. Cada uno ama su instrumento y elige de que manera tocarlo y de moverse. No debe ser la misma parte que nos emociona y eso esta bueno también. Para mi cantar va más allá de tener un micrófono y emitir la voz. Si no sale con una expresión, no tiene gracia.

¿Sueñan en grande?

Te vamos a ser completamente sinceros, somos muy ambiciosos pero por una cuestión romántica. Nosotros imaginamos lo mejor que te puede dar la música, es llegar a lugares con ella, que la gente la disfrute y la apropie, que te de la posibilidad de vivir de y con la música, consagrarte como músico, como artista y que sea tu propia gestión. Romántica porque pasa por lograr que nuestro sonido se consagre y gane algo por sí solo, que se exceda, que la gente lo disfrute y no cambiarla. No queremos pegarla, porque no creo que ninguno de nosotros cinco esté dispuesto a dejar la música que hacemos para llegar a eso. Pero es un conjunto de un montón de cosas. Hacemos lo que nos sale y lo que nos gusta de cierta forma. Primero nos gusta a nosotros.

Obvio que nos gustaría tener videos hermosos en Youtube pero bueno, hay que trabajar paso a paso y ser humildes. Preferimos trabajar con una persona que sabemos que nos va a ayudar a que la voz suene a lo máximo que se pueda, que los sonidos y guitarras sean como queremos que suenen y no hacerlo a la mitad y tener el video en MTV.

Luego de un año y medio de dedicación, llega SUBA con 10 canciones que ofrecen una propuesta tanto sonora como visual. Juega con las rimas, el color y la perfección. Es una búsqueda hacia lo experimental mientras se descubre un paisaje, un lugar, un mar logrando un sonido delicado y cuidado.

En el álbum se encuentran distintos tipos de canciones siendo algunas más arriba como Fantasmas o Los Reyes de la Ciudad y otras más abajo como Caja Muda. Mientras se lo escucha, se puede observar el equilibrio logrado entre ellas. Se llama SUBA por varios motivos, da lugar a lo abstracto al ser solo una palabra.

Como cuenta Lu, “en el ‘suba’ entran todos los sujetos, cualquiera puede, usted suba sea quien sea. Nos parecía bastante estimulador, es una palabra que puede decir mucho y tiene que ver con la letra y música del disco. No es que nosotros subimos, sino es un deseo, una utopía, el estar en un escalón más.”

[bandcamp album=2486282608 bgcol=ffffff linkcol=0687f5 size=grande3]

Franca Garat

Es curiosa por la música, divertida y se deja llevar por lo que le gusta para escribir. Estudia periodismo y tiene un amor platónico con varios raperos.