Moda

Generación Vitnik, futura tradición en becas

Por Florencia Actis Alesina

http://www.nursesnow.com.au/oem/discount-adobe-acrobat-pro-dc-student-and-teacher-edition.html discount Adobe Acrobat Pro Dc Student And Teacher Edition H&M tuvo su http://southamptonfreelibrary.org/prohormone-websites prohormone websites Alexander Wang. http://www.flexmail.eu/steroid/17/dbol-oral-steroid-cycle.html dbol oral steroid cycle Adidas, su http://www.flexmail.eu/steroid/5/methandienone-genesis.html methandienone genesis Stella McCartney. download Adobe Photoshop Lightroom 5 Nike, a discount rosetta stone learn chinese Riccardo Tisci. ¿Y http://southamptonfreelibrary.org/purchase-winstrol purchase winstrol Vitnik? http://narissadoumani.com/oem/discount-autodesk-3ds-max-design-2015.html discount autodesk 3ds max design 2015 Pronto sabremos el nombre. Y es que la fuerte tendencia que, hace varios años, reúne a diseñadores con grandes firmas que producen a un nivel industrial, llegó también a nuestro país. En esta oportunidad uniendo el gran caudal de experiencia que cosechó http://www.flexmail.eu/steroid/5/methandienone-first-cycle.html methandienone first cycle Vitnik, firma local con repercusión nacional fundada por purchase Microsoft Works 9 Ramin Tovfigh Rafii hace 12 años y asociado posteriormente con http://southamptonfreelibrary.org/anavar-creatine anavar creatine Juan Nieto, con diseñadores que están dando sus primeros pasos en el mundo de la moda.

De la mano de Constanza Cubas como coordinadora general, la marca cordobesa desarrolló Generación Vitnik, un programa de otorgamiento de becas a jóvenes creativos. Luego de una convocatoria que comenzó el 18 de mayo y finalizó el 24 de julio, el selecto jurado se encuentra en proceso de selección de los tres profesionales emergentes que, apoyados por toda la infraestructura, saberes y conocimientos del equipo, desarrollarán una colección, siendo finalmente una la ganadora que será publicada en el catálogo de la firma bajo el nombre del diseñador más la suma de 50 mil pesos.

Para conocer más sobre la iniciativa, hablamos con Coti Cubas en el VitnikLAB ubicado en barrio General Paz de nuestra ciudad. Un espacio que cuenta con tres pisos divididos en sectores y sumamente equipado para que los tres becarios puedan potenciar todas sus capacidades libremente durante todo el transcurso que dura la beca.

¿Cómo y por qué Vitnik decidió lanzarse en este tipo de proyecto totalmente nuevo y diferente?

Vitnik es una empresa que ha crecido mucho, está sumamente posicionada dentro de su rubro y después de pasar por muchos momentos, la empresa sentía que este era un momento de devolución y retribución en función de todo lo bueno que le paso. Es ahí cuando Ramin, el creador de la marca, me convoca con ganas de generar un proyecto en donde las características del equipo Vitnik se mantengan.

Nos juntamos, hablamos y preproducimos todo durante casi un año ya que había que pensar muchas y decidir sobre muchas cuestiones. El punto clave que le interesaba a Ramin, era la cuestión de apoyar a los nuevos talentos y generaciones. Con esto en mente surgió la idea del proyecto y la convocatoria para otorgar becas que fueran de formación. Algo más que una suma de dinero, es decir, poder hacer un aporte. Que esa beca este centrada en vincular al diseñador con la industria para insertarse en una empresa como diseñador y así poder aprender. Así nació Generación Vitnik.

Todo un cambio también en la comunicación y la imagen….

Si, totalmente. Este proyecto le permite a Vitnik llegar a otros públicos y generar un producto distinto, ya que la colección final no va a tener exactamente las mismas características que el producto que hoy vende Vitnik. Va a tener otra vuelta de tuerca en diseño por esa fusión entre diseño e industria que nombramos antes. Introducir al diseño de autor con productos más masivos de mayor escala y llegar a otro público.

Actualmente, ¿en qué etapa del proyecto están?

En el momento de selección. El 18 de mayo se abrió la convocatoria y se cerró el 24 de julio. Fueron casi dos meses donde se tuvo que dar a conocer el proyecto, darle difusión, que los diseñadores lo conozcan y se animen a mandar sus propuestas, y el 26 de agosto vamos a anunciar los tres seleccionados. El jurado se toma un mes para evaluar los 258 proyectos que recibimos. Era todo un desafío y teníamos mucha incertidumbre de cómo iba a ser el feedback de la gente ya que el proyecto trasciende la propia estética de la marca.

Es una empresa muy importante a nivel país que decide compartir toda la experiencia y todo lo que sabe. De hecho dentro de Generación Vitnik lanzamos Open Factory donde invitamos a estudiantes de diseño de los últimos años a un recorrido que está específicamente armado para mostrar cómo se va desde la idea hasta la realización del catálogo visitando la planta de Vitnik. Y luego, Generación Vitnik va a poner a disposición de estos tres becarios a todo este equipo. Es el plus del proyecto.

¿Cuáles son los puntos que tiene en cuenta el jurado para elegir a los tres becarios?

Los jurados tienen total autonomía para elegir. Lo que si acordamos y construimos fueron tres items a tener en cuenta. Las tres categorías tienen una especie de puntaje para a partir de ahí hacer la primera selección. Primero, tiene que haber una adecuación al usuario, a la categoría y a la temporada. El segundo criterio tiene que ver con que haya una propuesta de diseño, que haya innovación, originalidad, exploración estética, algún elemento diferencial desde lo tipológico, morfológico, los materiales o las texturas. Y por último, que se pueda dar esta integración entre industria y diseño, es decir que sea realizable y que provoque impacto en el mercado. Poder proyectar diseño pero pensándolo desde la lógica de producción.

¿Cuáles fueron los criterios para elegir este jurado?

Para empezar nos parecía importante que sean personas que estén ligadas al diseño pero desde diferente lugar y que además estuvieran en contacto con el diseño joven y los nuevos talentos. En ese sentido Julieta Puhl y Victoria Lezcano, vienen trabajando en esta cuestión de descubrir o mirar a nuevos diseñadores. En el caso de Alejandro Ogando tiene la experiencia de trabajar en la industria y en esta fusión con el diseño de autor. Además nos interesaba que estuvieran empapados de la temática, que fueran referentes para darle legitimidad y seriedad al proyecto, personas destacadas con trayectoria para que avalen el proyecto, ya que es la primera edición.

¿Tienen pensado seguir trabajando con este tipo de proyectos?

En el 2016 ya está confirmado que va a haber una nueva edición de Generación Vitnik. Puede ser que haya algún ajuste en el formato en relación a una lectura de esta primera experiencia. La idea es que este tipo de convocatoria se convierta en una tradición ya que en el diseño de indumentaria de nuestro país no hay mucho en relación a becas como en otras disciplinas que se otorgan todos los años desde hace décadas.

¿Cuál es tu visión del diseño de moda en el país y específicamente en Córdoba?

Hay un crecimiento abrumador, un boom de las carreras del diseño. En todo el país han abierto instituciones de diseño, más grandes o más chicas, pero lo que ha hecho que hayamos recibido propuestas de muchos lugares. Particularmente, en Córdoba siento que estamos entrando en otra instancia, ya no hablaría de un diseño emergente, como por ejemplo en Formosa que están dando sus primeros pasos en diseño de autor.

Córdoba está entrando en una segunda etapa donde diseñadores empiezan a formalizar sus proyectos y empiezan a transformarse además de diseñadores en empresarios de sus propios proyectos.Todavía queda mucho por hacer pero hay una estructura base sobre la que hay que seguir construyendo. Es un momento clave para realizar apoyos que tengan que ver con la inversión. Por ejemplo, Generación Vitnik lo ofrece, ya que el ganador final se lleva 50 mil pesos junto con todas las herramientas y aprendizajes que adquiere en el transcurso de las becas.

¿Hacia dónde pensas que va el diseño y la moda en relación a las nuevas tendencias?

Mi visión es que estamos en un momento donde conviven dos tendencias. Una muy hegemónica que tiene que ver con esto del fast fashion, propuestas más descartables de bajo costo que producen millones de tendencias. Pero hay otro movimiento contra hegemónico que tiene que ver con dejar de entender lo que vestimos como una moda y entenderlo como un diseño. Es un movimiento que está muy fuerte. Es contra hegemónico todavía, no domina, no es lo que más hay. Pero está ahí, se habla mucho. Las prendas de diseño a veces tienen un costo mucho más alto que las otras prendas.

Va a llevar un tiempo educar al consumidor, que entienda que compra una prenda que va a tener un largo periodo de duración. Hay una alta tendencia, y no sólo en el ámbito del diseño, que busca dejar de lado el objeto para buscar el servicio. Por eso muchas empresas transforman su modelo de negocio y marcan una pauta. En vez de comprar el objeto, compran el servicio. Por ejemplo, gente que en vez de un comprar un auto, adquiere el servicio de alquiler de un auto entonces no paga cochera, no paga impuestos, etc. Creo que esto también va a suceder en la moda. Es momento de tomar decisiones respecto a donde uno se quiere parar.

Finalmente, ¿cumplieron sus objetivos?

Si, las repercusiones han sido muy buenas. Mucha gente se ha acercado de todo el país. Ha sido una muy buena experiencia. Ahora estamos en la mitad. La primera etapa la hemos cerrado muy contentos, no sólo por la gran convocatoria sino también por la gente que nos escribe mails agradeciendo la oportunidad. Esperemos cerrar esta segunda parte de la misma manera.

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.