Celebrities Lifestyle

GQ USA Men Of The Year, éxito y elegancia

Por George Blanco

No es exagerado decir que recibir la distinción a hombre del año de parte de GQ, es algo así como entrar al reino de los cielos, en el contexto que merece, claro. http://steroidsbesthgh.com/whey-protein-and-acne_wm/ Whey protein and acne GQ es la revista para ellos más prestigiosa del planeta y, ser protagonista de su noche de gala, significa haber hecho las cosas suficientes para captar la atención. Eso sí, la revista premia a estrellas del cine, la música, el deporte y la TV. Nada de figuras de cartón. Tiene la suficiente antigüedad para considerarse un logro que muchos quieren y lleva a las estrellas a un nuevo firmamento, el de la moda y las celebrities. Para algunos, es la confirmación. Para otros, la certificación de ingreso.

Sería injusto premiar a solo uno -y seguramente perdería el show-, así que GQ divide el galardón en varias categorías, según la temática de la publicación. La elegancia es sinónimo de GQ y la asistencia a su alfombra roja indica un manual de estilo que -casi- siempre se cumple a la perfección. Clenbuterol hvor mange droper om dagen Justin Timberlake, por caso, fue elegido como el ShowMen del año junto a Jimmy Fallon, la súperestrella de la TV americana. ¿El resultado de esa combinación?

Timberlake hace las veces de Mila Kunis, su co-equiper en los MTV Music Awards ¿Te acordás de esa noche?

A propósito de Justin Timberlake, en la alfombra roja se decantó por un Calvin Klein, un traje por el que seguramente muchos de nosotros daríamos lo que sea por vestir. Detalle de moño excepcional. Otro que la rompió en la alfombra negra fue el actor Milo Ventimiglia (¿Dónde se consiguen esos zapatos?)


Eso sí, entre tanto macho dando vueltas, GQ le rinde tributo a las bellezas que nos deleitaron en 2011. Precisamente Mila Kunis, que desde su participación en Black Swan no ha parado de cosechar elogios (y despertar ratones), fue distinguida como Knockout of The Year (el titulo lo dice todo y la foto también)

Novak Djokovic recibió el premio Ace of The Year y Derrick Rose, jugador de los Bulls, el de MVP of the Year, aunque no pudieron asistir. Michael Shannon, de Boardwalk Empire (HBO), fue distinguido como Fanatic of the Year. Gary Oldman fue el Icono del Año y Steve Carell Ham of the year. El premio mayor fue para Jay Z, que fue el Rey de 2011. Por su enorme disco Watch The Throne (junto a Kanye West), su futura paternidad y por su influencia. Merecido reconocimiento a uno de los raperos vivos más grandes de la historia.

Jay Z, además de talentoso, da muestras de que el hip hop también puede coquetear con la sofisticación

Jay Z sobre su padre: “Mi padre murió cuando nací, el se fue. Duele, pero no tuve una relación con algo que era real”, dice Jay. “Es peor tener esa conexión fuerte y que después te lo arranquen. Mi papá era un buen padre que cuando él se fue, dejó una enorme cicatriz. Él era mi héroe. Hablamos mucho después de lo que significaba para él, le pregunté por qué lo había hecho. No hubo respuesta real. No había nada que pudiera decir que me sea suficiente, salvo que me escuche. Fue perdonar y dejar ir. “

 


George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.