Sports

La #NFL llega a la mitad de temporada: ¿Qué ha pasado hasta ahora?

Por Matias Llorens

Hace ocho semanas empezaba, oficialmente, la temporada 2013/2014 de la National Football League. Desde entonces, hemos acompañado el devenir de un puñado de equipos (esos que tienen mayor proyección internacional, por trayectoria, figuras o marketing) a lo largo de estas ocho fechas. Dos meses de grandes sorpresas, muchas obviedades y un par de lamentos. Aquí un resumen de lo más impactante que ha pasado en estos dos meses.

Kansas City: el único invicto

Sin lugar a dudas la sorpresa más grande de esta primera mitad de temporada. Alex Smith tuvo la oportunidad de redimirse después del corte que le hicieron el año pasado en los 49ers de San Francisco y, acompañado por una defensa formidable (la mejor de la liga, sin lugar a dudas), ha llevado a un equipo del montón, a una campaña formidable, con un perfecto 8-0. Por supuesto, este 8-0 no es producto del azar: muchas malas temporadas al hilo le han permitido a los Chiefs armar un plantel medianamente competitivo, gracias a buenos drafts picks que recién ahora ha madurado lo suficiente en cuanto a juego para demostrar su nivel.

La temporada donde #YoViJugarAPeytonManning

Sí, decepcionó la caída frente a los Indianapolis Colts. Nadie la esperaba. Sí, su rendimiento en el último puñado de partidos fue flojo. O tal vez no, pero después de un arranque de temporada absolutamente deslumbrante, así parecen. Peyton Manning ha tenido un juego de primer nivel. Corrijo. Tachen eso. Hace falta una categoría que vaya dos o tres veces más arriba de primer nivel para describir lo que ha estado haciendo este muchacho. Los primeros cuatro partidos fueron sencillamente, antológicos. Si hay alguna duda que estamos viendo una época dorada de este deporte, es porque no han estado prestando suficiente atención. Un par de errores defensivos han mermado el rendimiento general del equipo, pero si los Broncos logran encaminar este aspecto, la ofensiva más arrolladora de la temporada (más de 40 puntos por partido) parece que va tener una temporada récord.

New York Giants y New England Patriots: Decepción e incógnita

No sé hasta que punto las magras deportivas (desde los resultados para los neoyorkinos, desde lo deportivo para los muchachos de Massachusets) puedan considerarse sorpresivas. Ninguno de los dos equipos han tenido un rendimiento notable o destacable, sino que han jugado de manera normal, o apenas por debajo de su nivel. La cuestión es que un juego promedio en la NFL puede ser un buen juego o un mal juego dependiendo del rival que tengas parado enfrente. Los resultados acompañaron a los Patriots quienes, a pesar de estar teniendo un juego con muchos altibajos, llegan con un cómodo 6-2 a la punta de su división, más allá de caídas insólitas frente a los Bengals y a los… New York Jets (sí, posta, los Jets). Los Giants, mientras, están últimos en su división con un 2-6, después de empezar con un brutal y desastroso 0-6. Faltando ocho fechas, el calendario pinta accesible para los de Nueva Inglaterra, mientras que para los de Nueva York, el panorama es un tanto más oscuro.

Pittsburgh y Cowboys: realidades similares

Si bien Tony Romo tiene la pequeña gran tendencia de pechearla fuerte cuando las papas queman (veáse el partido contra los Broncos como ejemplo de esto), los altibajos de los texanos no es sólo culpa de su QB: su defensiva es una de las peores de la liga, así que el trabajo de la ofensiva para saldar las cuentas con un 4-4 debería ser ensalzado y agradecido. No pueden decir lo mismo la gente de los Steelers, que ya deberían ir dejando de lado las esperanzas de llegar a la postemporada. Si bien esas dos victorias al hilo contra los Jets y nada más ni nada menos que los Baltimore Ravens daban para ilusionarse con una remontada, un tropezón contra los Raiders pusieron las cosas en su sitio: sencillamente, los Acereros no tienen un plantel competitivo: Roethlisberger, una vez que se le anula el juego aéreo (que de todos modos es del montón), queda sin alternativas para mover el balón y la actuación ofensiva de los Steelers queda reducida a un festival de punts y un muchas gracias pero sigan participando. La defensiva, si bien suele desempeñarse bastante bien por el juego terrestre (a pesar de, bueno, comerse un TD después de una corrida record de 96 yardas por parte de Pryor), es un colador en su secundaria y esta permeabilidad ha arrastrado a los de Pittsburgh a un pozo del cual está bastante difícil: 2-5 y con un calendario durísimo para lo que les queda.

Pase lo que te pase, #PeorEsSerMarkSanchez

Los Jets están 4-4, pero lo más interesante que les ha pasado en estas ocho semanas ha sido la lesión y posterior corte del QB titular, Mark Sanchez. Su reemplazo, Geno Smith, demostró estar a las alturas de las circunstancias (tampoco requería tanta altura, estamos hablando de los Jets, después de todo), a pesar de su condición de rookie. Después de una parada brava en New Orleans, tienen un calendario accesible, pero con esta gente nunca se sabe. Son los Jets, después de todo.

Ya se van perfilando los candidatos para la postemporada. Además de los que ya hablamos acá (Denver Broncos, New England Patriots, Kansas City), New Orleans Saints, Green Bay Packers (con un tipo como Aaron Rodgers no hay forma que NO estén en la postemporada), Seattle Seahawks (con esa bestia que es Marshawn Lynch y con Wilson como compañero. (Sí, la estrella ahí es Lynch), y los 49ers (Kaepernick le encontró la vuelta a su ofensiva. Y está de racha) están prendidos a la lucha por llegar arriba. Algunos equipos que pintaban con futuro (como los Redskins o los Cowboys) han perdido momentum y se han quedado ligeramente relegados.

Vuelve a leer todas las notas y reviews de NFL aquí

A mitad de temporada, lo importante es que pueden pasar muchas cosas sorprendentes. La incógnita es: ¿sucederán?

Matias Llorens

Ácido a veces, siempre razonable y honesto con lo que piensa. Sabe de lo que está hablando y mucho. Desde música a cine, pasando por literatura, su gran pasión. En Negro&White escribe sobre NFL, otra de sus locuras.