Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Lifestyle

#‎LaRutaDelAperitivo: bebidas en búsqueda de identidad

Por Majo Arrieta

Entre botellas de Cinzano, Cynar, Campari, Aperol, Hesperidina, y otras más dos amigos comenzaron a degustar los sabores a veces dulces, a veces amargos de estas bebidas que rememoraban aquellas costumbres de sus abuelos, de los encuentros a determinadas horas de día, de los aperitivos, del placer de beber.

Así se empezó a gestar El Club del Vermut, un espacio destinado al conocimiento de estos productos, desde sus ingredientes y sus historias, hasta las infinitas posibilidades de combinación para alcanzar exquisitos y envolventes sabores.

“Queremos revalorizar la cultura del aperitivo, funcionamos como un club de información para un grupo de personas que les gusta sobretodo este tipo de productos, no sólo los aperitivos, sino todo lo que tiene que ver con el vermut y las bebidas que son más bien argentinas”, cuenta Matías Jurisich, socio fundador.

Semanalmente, Matías Jurisich se encontraba junto a su amigo y socio Arturo Ripacándida para degustar un producto argentino, un aperitivo, un vermut. Entre sorbo y sorbo atesoraron un montón de experiencia e información que decidieron compartirla en la web con personas que también deseaban saber sobre estos productos. “De alguna forma, si se quiere, nos íbamos embriagando de conocimiento”, recuerda Matias Jurisich.

Pero, el acontecimiento clave que terminó por consolidar el nacimiento del Club, fue un evento en el bar donde ambos trabajaban. “Había un stock, un remanente de Hesperidina y Caña Legui y había que sacarlo. Había un fin de semana largo en el que no había acciones  desde el bar y entonces, surgió hacer esto. Tomó como nombre El club del Vermut. Se eligió aquella fecha, un 24 de mayo (un día antes del aniversario de la Patria), como punto de partida para rememorar el nacimiento del Club porque se trataba de un evento que tenía que ver con las características nacionales: “En vez de servir una taza de chocolate caliente y un plato de locro, servíamos trago con Hesperidina  y Caña Legui”.

A través de este espacio, brindan todo tipo de información sobre aquella clase de productos. Tan es así, que en su página web se puede encontrar material sobre bebidas que los fabricantes ya no publicitan, “te encontrás con productos que son o muy viejos, o portfolios de bebidas de empresas que compran a otras y por extensión les toca comercializar esos productos pero la verdad es que no le dedicaron tiempo entonces nosotros nos preocupamos de hacer eso. De hecho tenemos cuatro publicidades no oficiales que elaboramos con cuatro productos que no tienen precedencia en la web”.

 Un viaje entre bares y botellas

Degustar tragos, compartirlos e inventar nuevos forma parte de una aventura, un viaje hacia el mundo del aroma y el sabor. La ruta del Aperitivo, es justamente esto, una experiencia que recorre más de 5.500 km por el país, en busca de las más arraigadas costumbres y la manera de vincularlas con la hora del Aperitivo. Busca esa historia particular de cada pueblo con el vermut.

La travesía se inició en Sarasa, un pueblo de 70 habitantes al este de la provincia de Buenos Aires, de donde es oriundo Matías. “Para llegar hace falta recorrer 10 kilómetros de tierra. Ahí existía un negocio de ramos generales que no existe como negocio hoy por hoy, sí como estructura física”, rememora Jurisich con entusiasmo. Y agrega “mi familia, un primo que tengo, lo compra y se me cruzó un día hacer el Club del Vermut ahí. De esa idea, nace la Experiencia Vermut, que fue una convivencia de tres días de doce bármanes –que te diría que son los mejores del país-, de Córdoba, Rosario, Buenos Aires y Mar del Plata.

Nos reunimos y vimos un contexto para revitalizar ese viejo negocio que no existe más. Vestimos la barra con bebidas de antaño pero actualizadas. La noche que abrimos las puertas, se llegaron  hasta el medio del campo 300 personas para probar las cosas que hacíamos. De esa experiencia tan bonita que se generó, un montón de bármanes que lo vieron, quisieron que la hiciéramos en otros lugares. De eso nace La ruta del aperitivo y esta experiencia vermut itinerante, en donde vamos recorriendo diferentes puntos de Argentina”.

Hasta el momento La ruta del aperitivo, pasó por Buenos Aires, Rosario y Córdoba. Sin embargo, su objetivo no es sólo transitar por las grandes ciudades, sino pretende también ir a pueblos más chicos. En 2013 también recorrerán Corral de Bustos, Mar del Plata, Bahía Blanca, La Plata, Mendoza y Pergamino; para terminar en Sarasa, aquel rincón de la Argentina donde comenzó todo.

Cada parada es una estación, en donde se realizan talleres para rever la coctelería del lugar y el consumo de aperitivos, intercambiar conocimientos y experiencias con respecto a la bebida. Se crean tragos que luego se publican en la página web de El Club del Vermut, y que tienen que ver con las costumbres, tradiciones, idiosincrasias, personajes e historias del lugar.

En Córdoba, el cuarteto, La Cañada, el humor, y hasta Jardín Florido (el mítico personaje que piropeaba a las mujeres allá por mediados del siglo XX), fueron fuente de inspiración. Del mismo modo, en Buenos Aires la tradicional línea de colectivo “el sesenta”, el Teatro Colón y las murgas fueron temáticas de tragos. En Santa Fe, los alfajores y el Paraná también contaron historias bebibles.

Detrás de cada trago hay un concepto, una historia, una relación con el lugar de origen. ¿Una manera de acompañarlo?, también. Pero, el camino todavía no termina. Para  2014, se esperan más lugares a lo largo y ancho de Argentina, para disfrutar de la hora del aperitivo.

 El Aperitivo

En su paso por Córdoba le preguntamos a Matías Jurisich, como describiría a estas bebidas. Medita un segundo y responde: “Como la vida. Dulce y Amarga”, ríe y justifica creo que la vida tiene momentos dulces y amargos y todos los aperitivos tienen su gama dulce y tienen su gama de amargos algunos más otros menos, pero tienen una cierta complejidad”.

La subjetividad a la hora de beber e interpretar el sabor de los aperitivos y el vermut, le otorga una diversidad muy rica en sabores. Jurisich lo explica así: “Hoy puedo combinar Campari con algo y probablemente me sepa más dulce o más amargo, porque no siempre se va a comportar de la misma manera de acuerdo a lo que tengamos y esa versatilidad hace que sea, en mi caso particular, un placer trabajar con productos así”.

Si para cada persona existe un trago, de acuerdo a su personalidad y carácter, para Matías, quienes eligen el vermut son aquellas que marcan tendencia. “La persona que está a la moda es la que llega cuando la moda ya está instaurada, el que consume hoy un aperitivo es el que está a la vanguardia.

A la hora de identificar a los consumidores, se distinguen dos públicos. Los abuelos que lo consumieron en sus años dorados y gracias a quienes se siguió manteniendo la costumbre y los jóvenes que no superan los 30 años. Es un salto generacional importante, que deja un vacío  y una discontinuidad en la tradición del beber. Para uno de los fundadores de El Club del Vermut se trata de una cuestión social, histórica y política, producto del “culto a la pizza/champagne” tan característica de los 90’ en la Argentina y que aplastó muchas de las costumbres del país.

“Que hoy podamos disfrutar del Sushi, tiene por un lado una parte buena que es poder disfrutar de lo que otra cultura de otra parte del mundo puede expresar; pero por otro lado generamos esa cosa de mirar hacia fuera y trasladarlo al mercado local, sin tamizarlo y llevarlo a los consumidores locales. Ni siquiera respetando la cultura local. Creo que es esa época, la de los licuados en licuadoras industriales, en donde entraban cinco litros de daiquiris y servían seis vasos a la vez,  esta yéndose a una especie de estado de hibernación, no creo que se vaya a morir porque eso no va a existir, pero creo que va a dejar de estar de moda. Creo que ese tipo de consumo industrializado, que vendía bebidas de colores flúo, hizo que se perdieran muchas cosas complicadas.

Para el bartender, la excesiva mezcla de frutas, hace que hoy, la gente de 30 a 40 esté acostumbrada a tomar tragos dulces y muy frutados, lo que provoca un recelo hacia la recepción de productos como el aperitivo, que escapa a esos valores y posee un tinte más amargo. Sin embargo, se auguran tiempos mejores.

El aperitivo y el vermut, hacen la diferencia. Su factor sorpresa está en la compleja combinación de sus ingredientes, en los distintos niveles de sabor, en la experiencia que se genera al beberlos, en la diversidad de su elaboración y, principalmente, en los momentos de amistad que nacen al compartirlos. ¡Salud!

Majo Arrieta

Periodista y Lic. en Comunicación Social. Apasionada de las artes en todas sus formas, de la vida al aire libre. Por momentos fotógrafa, por momentos escritora. Un híbrido con muchísimas aristas para conocer y leer.