Espectaculos

Larga vida a Hugh Hefner

Por Maxi Tell

matt ogus Hugh Hefner festejó otro cumpleaños rodeado de sus where to buy likes on instagram Conejitas en la Playboy mansion. Siliconas al por mayor, la bata roja y los pompones desnudos, siempre alrededor del hombre más envidiado por los hombres de todo el planeta. Nació en Chicago y a partir de los años cincuenta se convirtió en la estampa del erotismo gráfico al editar la revista Playboy.

Las mujeres totalmente desnudas saltaron a las portadas y al periodismo -“la compro por las entrevistas”, ¿te suena? Trofeo de todo grupo de adolescentes, Playboy es hoy un símbolo de la liberación sexual y claramente se diferencia en su estética con las nuevas revistas “berretas” que colocan a cualquiera mostrando “las carnes”.

Hefner provenía de una cuna conservadora y familia religiosa, sirvió para el ejército del tío Sam y se recibió de psicólogo. Tuvo la inteligencia suficiente para comprar una fotografía de la actriz Marilyn Monroe desnuda, tomada antes de su éxito en Hollywood, y la utilizó como el desplegable de la primera edición. Así comenzaba a forjar lo que actualmente es el imperio Playboy, con altibajos económicos claro, pero una marca global al fin.

Durante finales de 2010, anunció que se casaría en terceras nupcias con Crystal Harris que con 24 años ya fue desnudada por las páginas de su revista. Estuvo casado durante 10 años con Mildred Williams, con quien tuvo dos hijos Christie y David, y con la ex conejita Kimberly Conrad, de quien se divorció el año pasado y con quien tuvo dos hijos: Marston y Cooper.

En el programa televisivo Girls of the Playboy mansion, el mundo pudo recorrer su humilde morada que siempre está decorada con las curvas de bellas mujeres. El jardín está lleno de animales que hay que superar para llegar a La Gruta, el famoso jacuzzi situado en una cueva. Durante el show de TV descubrimos además a Kendra y Bridget que cautivaron al ser parte de un show que terminó obsoleto, pero en sus años promocionaron la mansión y sus rubias con neuronas de silicona.

Hasta hubo lugar para una verdadera historia de amor en la vida de Hugh, porque según me apuntan, la conejita Holly Madison le declaró su amor sincero al hombre de la bata roja y este, como gran caballero de rubias desnudas que es, la rechazó diciéndole que estaba equivocada al pedirle formar una familia “normal”.

En Hugh’s house se producen fiestas de ensueño y actualmente también contenidos digitales con estrellas del cine y la música. Playboy pasó a ser un lifestyle para los hombres modernos.


Pamela Anderson felicita a Hugh Hefner desnuda

En el 2006, cuando cumplió 80 años, Hugh comenzó a festejar tres días antes de la fecha de su cumpleaños con celebraciones en su mansión Playboy de Los Ángeles. Realizó una cena de  champaña y caviar con amigos íntimos y vieron Casablanca, la película favorita de Hef.

A sus 81 los celebró con un fin de semana a pura fiesta en Las Vegas en donde se realizó un mega evento en el club nocturno Playboy & Moon, con la presencia de sus tres novias y miles de invitados. Al año siguiente, Hugh hizo una celebración que repercutió mucho en los medios principalmente por la sorpresa que le prepararon a Hef: Pamela Anderson, quien tuvo sus inicios y saltó a la fama gracias a Playboy, apareció completamente desnuda con una torta de regalo para el homenajeado.

El hombre que festejó los beneficios del viagra, asegura que continúa siendo sexualmente activo. No lo culpo que lo intente al menos. La verdad es que activo con su naked corpo, rodeado de sus conejitas. Larga vida a Hugh Hefner, te seguimos envidiando y en el museo de los hombres pondremos esa bata, la cama redonda (si hablará) y siempre guardaremos de mamá esa Playboy que editaste.

+ 85 cosas que deberías saber de Hugh Hefner

> Playboy Argentina publicó un libro con las mejores entrevistas, las destacadas van de Fidel Castro a Charly García y de Diego Maradona a Woody Allen.

Maxi Tell

Sagaz, lector, divertido y emprendedor. El cerebro de Negro&White y el mentor de muchos temas que marcan nuestra agenda. Un momento para leer algo diferente.