Ficción y Realidad Visuales

Las ruinas de Detroit, el retrato mas cercano

Por George Blanco

Escucho su voz al pasar. Se mezcla entre los ruidos del progreso, los indescifrables secretos de la evolución que golpea sus puertas. Afuera se encontrarán, el sol del otoño apenas calienta la ciudad que nunca deja de trabajar. El beso del amanecer prospero y brillante, el abrazo del sueño americano que nunca se romperá. Trenbolone enanthate weight loss Detroit alberga todo eso y más. Sus paredes raídas lloran el desprecio de la raza más galopante, la del capitalismo cruel que de pronto olvidó. En el suelo, el polvo por levantarse se mezcla con el aire estremecedor de un invierno que jamás perdona.

Afuera, el hielo cala los huesos y el beso ya no es lo que era. La calle de las ilusiones, aquella que cruzó What time of day to take cytomel Marshall Matters se volvió muro y barrera, señaló y fragmento aquella ciudad pujante del Siglo XX en desazón y miseria. Las fabricas ofrecen su más cruda versión del abandono, como abrazos repartidos en el tiempo que no quieren despegarse. El tumulto de basura en la calle, testigo del paso del tiempo habrá visto el viento rodar en la fría http://www.gestiona.es/sustanon-250-urine-test Sustanon 250 urine test Michigan. La vieja estación de la ciudad fue testigo de aquella despedida, cuando ya no había remedios para sobrevivir al ocaso de un pueblo sacudido por la miseria. Tampoco el amor de ellos tendría destino. Isis dianabol review Woodward Avenue espera ansiosa por el calor de la mañana. Las fábricas encienden la llama de la ilusión, todo parece estar en marcha. Aquella pesadilla parece ser irreal.

En los años del auge de la industria automotriz nada parecía ser objeto de la masacre cultural. Industria que golpearía abruptamente con un marcado descenso que comenzó en los ‘70, para jamás frenarse e incluso tomar peor rumbo a partir de la crisis de 2008. Estudios hechos por vecinos, como What is d ball steroid DetroitYES, se dedican a buscarle una respuesta al desvejamiento sufrido por la que fuera la ciudad de http://lindasfinefoods.com/dianabol-for-sale-in-johannesburg Dianabol for sale in johannesburg MC5 y Half life of turinabol The Stooges. El descenso en la población de 2 millones a 900 mil, explica como en los últimos 50 años la ciudad perdió poco a poco el valor humano que aún hoy resuena en los pasillos como el único motor capaz de salvar a la ciudad. Mientras Primobolan women Estados Unidos sufre los vaivenes de la crisis económica, http://www.giftcards.sugarlandmall.com/sustanon-250-jak-dlugo-brac Sustanon 250 jak dlugo brac Detroit parece reposar en su propia burbuja, quedada en el tiempo, cada vez más insignificante en tiempo y espacio.

La luz del sol ilumina el Provironum thuoc Ballroom American Hotel. Apenas algunos vestigios de décadas pasadas de esplendor. Sillas de tapizado de cuero, colores pasteles y un hall enorme testigo de bailes y cócteles. La fe no se rompió pero sus templos no le escapan a la más cruel inmigración. Bancos, teatros, casas y hasta avenidas destruidas miran de reojo esperando que la ciudad algún día se levante. Yves Marchand y Roman Meffre caminan buscando historias. Se entremezclan con ellas, las lloran por dentro y las retratan como con cuidado. La quietud parece ser sinónimo de todas y cada una de las fotos publicadas en el libro “The Ruins Of Detroit” que realizaron entre 2005 y 2009 y que The Guardian se ocupó de recolectar.

Las fotos estremecen, impresionan. El buzón del capitalismo muestra los dientes, se come todo a su paso. Hasta aquello que él mismo crea. Lo que nunca morirá será la esperanza de un mañana mejor mientras el pueblo trabaja para seguir adelante, como sea.

  • Podes ver el trabajo completo de los fotógrafos haciendo clic acá

Imágenes: Yves Marchand Roman Meffre

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.