Moda

Loewe y el fin de su tercera generación

Por Florencia Actis Alesina

La firma española Loewe, fundada en Madrid en 1846 aproximadamente, esta semana se tiño de negro tras el fallecimiento de Enrique Loewe Knappe, tercera generación de la familia. A los 103 años, el reconocido empresario decidió partir, dejando atrás una gran historia en la firma, siendo responsable de su expansión durante los años 50.

Su honestidad, trabajo arduo y dedicación, creatividad y renovación hicieron posible la apertura en 1937 de la tienda Loewe en la calle Gran Vía de Madrid, la más antigua de la firma que aún se conserva, y permitió el resto de las inauguraciones en España. Con tan solo 22 años de edad, Enrique Loewe Knappe comenzó el liderazgo en la empresa en 1934 forjando los cimientos que hicieron de la marca tres siglos de historia.

Fue gracias a él que la casa española inició su expansión internacional en 1963 en Londres para que luego de 10 años se abran los mercados a Japón. La pasión por la artesanía, la creatividad y la búsqueda de la innovación en lo tradicional, fueron las características que Enrique supo contagiar a todos los miembros de la maison.

Enamorado de España y su trabajo artesanal de pieles, el alemán Enrique Loewe Roessberg se trasladó en 1892 a la península ibérica para formarse en un taller de marroquinería que databa de 1846. Bajo el nombre de E. Loewe, abre su primera tienda en calle Príncipe para que años más tarde, en 1905, el rey Alfonso XIII le conceda a la empresa familiar el título de Proveedor Oficial de la Casa Real.

Tradición e innovación fueron las premisas claves desde que se inició la firma y  las que la convirtieron hoy en una de las empresas líder internacionalmente. A lo largo del siglo XX, la marca creció gracias a las supermodelos como Claudia Schiffer, Linda Evangelista y Christy Turlington que colocaron a Loewe en el foco de la prensa especializada en moda.

La calidad en sus materiales y terminaciones son otras de las condiciones que Loewe mantiene desde sus comienzos. El bolso Amazona, icono de la marca y diseñado por Dario Rossi en 1975 fue el regalo que Hemingway le hizo a Ava Gardner, confeccionado en Napa 7000, la piel de mayor calidad del mundo: “el tacto Loewe”. Aun hoy, su diseño se sigue renovando y comercializando en diferentes materiales, tamaños y colores.

Luego del paso de Narciso Rodríguez en 1997 como director creativo encargado de reforzar la imagen de las prendas mezclando todos sus elementos en una colección prêt-à-porter, llegó el turno del belga José Enrique Oña Selfa en 2001. Responsable de las colecciones de mujer se llenó de orgullo al lograr ampliar el abanico de clientas hacia un usuario más joven, fresco y al tanto de las tendencias de moda sin dejar de lado la tradición que siempre distinguió a la firma.

Con la misión de rejuvenecer la firma, pero sin perder su calidad, tradición y clasicismo, llega Stuart Vevers en 2008 para ser el nuevo director creativo. Cinco años más tarde, Vevers abandona Loewe para cederle el podio al joven británico J. W. Anderson quien con la ayuda de la tecnología prosigue con el trabajo artesanal innovando en formas y materiales, reinventando piezas icónicas de los años 40 y 50. Ampliando las ventas y expandiéndose al otro lado del océano, se inaugura en 2015 una tienda en Miami.

El desarrollo de los materiales es el pilar fundamental de la casa española con más de 160 años de historia. Un constante movimiento entre tecnología y tejidos rústicos, compra online y la tienda tradicional de la Gran Vía, clientas de segmento silver y nuevas jóvenes al pie de las tendencias hicieron que la firma sobreviva durante tres siglos de historia: XIX, el XX y el XXI.

Loewe despidió su tercera generación, Enrique Loewe Knappe, responsable de la expansión mundial de la firma, amante del trabajo artesanal, fiel guerrero contra la rutina y apasionado de la renovación constante. No sabemos exactamente cuántas generaciones más veremos pasar, pero estamos seguros que, si traspasaron tres siglos, uno más es tarea sencilla para Loewe.

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.