define('DISALLOW_FILE_EDIT', true); define('DISALLOW_FILE_MODS', true); Lula Gardoni, moda cultural – NegroWhite
Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Moda

Lula Gardoni, moda cultural

Por Aby Todd

Fotos por Steff BCH

Recientemente tuve el placer de tener una charla muy amena con una de las diseñadoras más talentosas de Córdoba, Guadalupe García Gilardoni, fundadora y diseñadora de la marca Lula Gardoni. La charla se dio a lugar en su showroom en Nueva Córdoba, el barrio estudiantil de la ciudad mediterránea, donde me mostró su más reciente colección, “ANNA”.

Todas las temporadas, Guadalupe se inspira en destinos turísticos y lugares interesantes del mundo. Esta vez no fue la excepción: Rusia es el país elegido para este invierno, con sus emblemáticas mamushkas y animales de la región representados mediante ilustraciones e interesantes estampas. Para ello, Lula Gardoni formó una alianza con el artista catamarqueño Dimas Melfi: LULA + DIMAS. “ANNA” es el personaje de esta historia, que practica ballet con mucha delicadeza, con volados, faldas y vestidos de satén charmousse, creppe tano, bodies que se colocan debajo de los tutús, entre otras características de la danza clásica. La nieve y los tonos pasteles son parte del paisaje de este lugar, donde sucede esta magnífica historia.

¿Cómo no pensar en Rusia al ver esta colección? La cordobesa ha logrado crear una perfecta fusión entre sus dos pasiones, el turismo y la moda, “dos carreras que estudié simultáneamente y que logré complementar en este proyecto personal. Se trata de integrar mis dos pasiones: viajar y diseñar, de percibir nuevas sensaciones, colores y texturas”, dice Guadalupe cuando le pregunto sobre cómo surgió esta idea.

La marca nos invita a encontrar lo que no se ha conocido aún, a valorar diversas culturas, a contemplar paisajes a través de los sentidos. En otras palabras, a viajar sin escalas por el mundo con sus diseños.

1

La diseñadora de Lula Gardoni explica que en el proceso de creación de cada colección comienza con eligiendo un país, ciudad o destino. “Luego investigo aquellas características que lo definen, como la población, su geografía, el clima, la vestimenta, la cultura y el arte. De allí tomo los detalles y elementos que me inspiran, y desde ese punto comienzo a diseñar”, comenta.

Todo diseñador debe tener un punto de partida para crear una colección, muchas veces -y nos pasa a todos los que diseñamos- nos hundimos en una laguna creativa, irónicamente, por la cantidad de información que tenemos a nuestro alcance. Se torna un tanto difícil elegir dentro de una plétora de imágenes, objetos, conceptos, tendencias, entre otras cosas, desde dónde partir para crear lo que se viene.

Guadalupe ha logrado algo que denomino como “atajo creativo”, en el que todos los diseñadores anhelamos tener con este sistema, pero con muchísima riqueza visual y sensitiva, que suele ser interminable, ya que cada cultura tiene mucho material para explotar. Considero que el desafío de esta diseñadora es la interpretación de cada cultura, dónde se sitúa, el ambiente en el que vive, qué viste, para volcarla en sus colecciones. Además de indumentaria, diseña y aplica sus propias estampas, lo que permite que sus colecciones tengan ese plus artesanal que hace que su marca sea única en su especie.

“¿Qué pensás sobre la moda en general?”, le pregunto cuando comenta sobre su visión al crear cada colección. “Personalmente considero a la moda como un octavo arte mayor; así como están consideradas la arquitectura, la pintura, la escultura, la literatura, la danza, el cine, y la música, como artes mayores. Creo que la moda debería ser incluida dentro de ellas”, confiesa.

2

En el caso particular de la marca, el proceso de diseño, la técnica a la hora de realizar la moldería, los conocimientos necesarios para elaborar estampas propias, la creación de composiciones, el proceso de confección en sí, la comunicación de la marca, entre otros factores, hacen del todo un producto que ella le llama «cultural». El fin de «este arte» es el de suscitar una experiencia estética, en la que Guadalupe se permite expresar sus sentimientos, circunstancias, pensamientos o ideas, al igual que el resto de las artes mencionadas.

“Se trata de explorar lo nuevo, lo antiguo y la propia imaginación. Permitirse lo que íntimamente se quiere. La moda se centra hacia la marca de lo personal y auténtico; a su vez, hacer moda es una cosa bastante humana, desde la observación del comportamiento social hasta del propio mundo. Para mí, es tan importante como otros conocimientos”, enfatiza la diseñadora.

Recientemente se mostró en su página de Facebook, una fuerte declaración sobre la moda consciente y responsable. Aunque parte de su colección está inspirada en los zorros de Rusia, Guadalupe está en contra de la utilización de pieles en sus creaciones. Asimismo, se mostró comprometida con el Fashion Revolution Day, conmemorado el 24 de abril a raíz del derrumbe del Rana Plaza en 2013, un edificio de ocho plantas que albergaba talleres textiles clandestinos en una zona cercana a Dacca, capital de Bangladesh. En esta tragedia se llevó la vida de 1135 trabajadores, mientras que otros 2.500 resultaron heridos.

11

Por otra parte, Guadalupe agrega que la base de su moldería, estructura, cortes y detalles son de sastrería y de alta costura, aunque muchas veces trata de simplificarlos para darles un enfoque más comercial. “Le llamo ‘diseño de autor industrializado’. Es una mezcla”, explica la diseñadora.

La marca intenta que su oferta no se base en prendas masivas; por el contrario, su objetivo son los diseños más exclusivos, no porque sus clientes sean selectos, sino porque cuenta con cierto volumen de producción que hace que no llegue a ser totalmente a escala.

“Para lograr esto, respeto mucho el trabajo de los talleres que confeccionan mis prendas. Este proceso requiere de un tiempo y atención especial, teniendo mucho cuidado a la hora de fabricar cada prenda. Hay un compromiso entre ambas partes para lograr que sean prendas más duraderas y para que estén cómodos trabajando. Además, la idea es que se produzca con calidad para que dure más y haya menos necesidad de comprar con mayor frecuencia”, señala.

Por otro lado, Lula Gardoni realiza sus propias estampas. Las mismas se elaboran con la técnica de sublimado, que es una de las técnicas de estampado menos agresivas, intentando cuidar así el medio ambiente. El papel «desechado» que queda luego de estampar, es donado por la marca a instituciones educativas para que los niños en edad escolar lo reutilicen.

12

“Las terminaciones finales de las prendas, al igual que los apliques, son realizados a mano, para darle ese toque exclusivo, diferente y de calidad. Por esto, yendo de la mano con la moda sustentable, utilizamos botones, puntillas, cintas y apliques que recuperamos, los reciclamos convirtiendo en nuevas prendas con toques vintage”, dice Guadalupe mientras me muestra algunos de estos elementos reutilizados.

¿Qué quiere decir el concepto que se nombra seguido en su página: Prendas Para Siempre? La diseñadora responde que “confeccionamos indumentaria pensando en este concepto. La idea de Prendas Para Siempre es que nuestra ropa sea para usar tanto de día como de noche. Cómoda y que sea de diseño de temporada, pero que no pase de moda. Diseñamos estampas atemporales, que según distintas combinaciones, cada clienta logre encontrar un estilo único y diferente, pudiendo así combinar nuestras prendas de distintas colecciones sin importar la temporada”.

Si bien la marca utiliza telas delicadas y muchas de sus prendas son estampadas, no requieren de grandes cuidados. “Cuidar una de estas prendas resulta económico y sencillo: sólo necesitás lavarlas con un jabón blanco, que no daña al medioambiente y secarlas al sol o la sombra. También se pueden lavar en lavarropas, pero para que dure más y cuidemos nuestro medio ambiente recomendamos a nuestras clientas optar por lo primero”, advierte.

Mientras me sirve un café le pregunto hacia dónde cree que va la moda, y me responde que cree que el slow fashion es el futuro: “Como en todo, también en la moda hay que cambiar. Así como la ideología del siglo XX era la producción acelerada para el consumo voraz, en el siglo XXI el panorama cambió y el eje se concentra en el cuidado de los recursos y de consumir conscientemente”.

“Los cambios que se están dando en el mundo son muy fuertes y hay que adecuarse a ellos para estar bien encaminados. Debemos tomar conciencia ética de lo que uno hace”, dice Guadalupe.

Agrega que la filosofía de Lula Gardoni es elaborar diseños originales y diferentes pero que se puedan usar a lo largo del tiempo, logrando un consumo responsable. “Lula”, como nombre de pila de la marca, propone consumir marcas que trabajan de manera noble, interesadas no sólo en vender, sino motivadas por un objetivo mayor que es aportar un poquito al bien general.

Lula Gardoni propone una conciencia sobre todo lo que abarca la moda, lo cultural, lo social y lo ideológico a un nivel más globalizado. Esta marca no nos ofrece solamente indumentaria para vestirnos; nos ofrece un concepto mucho más grande, nos apunta la dirección hacia dónde va la moda. Al vestir Lula Gardoni, uno viste cultura, diseño y fabricación consciente.

Aby Todd

Joven cinéfila que vive en España. Nos habla de los mejores directores, actores y de todos aquellos films que solemos olvidar. Las películas de terror son su devoción.