Sociedad

Matanzas de elefantes y rinocerontes: la última palabra

Por Mariana Blanco

Matanzas de elefantes y rinocerontes para llevar puesto un colgante de marfil. Qué ironía. ¿Dejarían los habitantes de este planeta de lado la vanidad para salvar una especie?

A mi entender, hay dos maneras de ver esta situación. Uno desde la ignorancia, consumidores que compran cuchillos empuñados con marfil o que eligen de entre toda la oferta de medicina natural tratarse con este gran colmillo reducido a polvo; sin saber lo que genera este consumo. Y otra desde la falta de corazón, de cazadores furtivos que asesinan especies por dinero y personas que compran sabiendo que es marfil manchado de sangre.

Sea cual fuera el caso, la realidad nos indica que la población de rinocerontes y elefantes se está viendo gravemente afectada por el rifle humano. Una subespecie de rinoceronte, el rinoceronte negro ya está oficialmente extinguida en África occidental, y en el centro de este continente la población de rinocerontes blancos cuenta con sus últimos integrantes.

En el 2012, 633 rinocerontes fueron asesinados solamente en Sudáfrica –cifras del Ministerio de Medio Ambiente de tal país-; y afirman que desde el 2009

la creciente demanda de marfil suma más y más toneladas de colmillos al mercado negro –obvio, proveniente del asesinato de animales-. Además, debido a este alto consumo, 300 elefantes murieron en Camerún solo a comienzos del año pasado, masacre tras la cual la organización WWF intervino y el Gobierno aumentó la protección en los parques de tal país.

Asia es un alto consumidor de Marfil ilegal para uso ornamental y joyería ¿Ignorancia o falta de corazón?

En Vietnam, la demanda del cuerno de rinoceronte para tratar enfermedades elevó su precio a 65 mil dólares por kilogramo. La mayoría de los animales dueños y usuarios originarios de ese marfil muere en Mozambique.

Escribiendo este pequeño informe, se me ocurren demasiadas palabras cargadas de connotaciones negativas hacia aquellos que participan de este mercado. Y me sorprendo repitiendo términos como asesinato y masacre más de lo que en realidad me gustaría. Pero, ¿son verdaderamente fuertes o se quedan cortas ante la crueldad que el ser humano desata sobre las demás especies que “cree” dominar?

Volviendo al tema, existe actualmente un compromiso de numerosos países africanos para terminar con el comercio ilegal de marfil, por ejemplo quemando las toneladas incautadas y cerrando el mercado legal. Sin embargo, no solo los gobiernos deben formar parte de la solución, sino que cada habitante del mundo debe tomar acción en este asunto. ¿La manera más simple? Como dije al principio, dejando de invertir dinero en cuchillos, joyas, recuerdos de viaje y medicinas que provengan de la masacre de estas especies. Sin consumidores, no hay mercado. Regla básica capitalista.

Para saber más y colaborar cuidando a los animales blanco de cazadores furtivos conozcan wwf.org.co.

> Conoce Los países y el comercio ilegal de especies en esta infografía de WWF (PDF)

+ Apoya #stoptraficoespecies

en Twitter

Mariana Blanco

Periodista y orgullosa docente. Contagia frescura y parece incansable. Confía en que su profesión puede aportar un poco de claridad y entendimiento a la sociedad. Hace mucho enamorada y hace poco casada. Se preocupa por cada ser vivo y es vegetariana.