Viajes

Cuidad de México y su exceso de vida

Por Victoria Agulla Tagle

Excentricidad, dinamismo, universalidad, vigor, enormidad, revolución, vértigo, enormidad, cultura, arte, fiesta, contaminación, riqueza, exotismo, naturaleza, playa, ruinas, ciudad, turismo. Son algunas palabras que introducen al “ombligo de la luna”, buy Windows 7 Enterprise México.

“El único país del mundo que es surrealista por instinto…” deca 200  André Bretón.

Cómo adoro estas callejuelas del D.F. 💛

Una publicación compartida de Vicky Agulla Tagle 📰 (@vitussss) el

http://www.flexmail.eu/steroid/32/dianabol-jump-start.html dianabol jump start México D.F es mucho más de lo que uno puede imaginar. Mucha gente al viajar a las paradisíacas playas mexicanas, deja de pasar por D.F, por una mera y prejuiciosa asociación de esta ciudad con los delitos de la inseguridad, el narcotráfico, y la violencia. Esta asociación existe pero no por eso Ciudad de México es una ciudad peligrosa para visitar. El máximo delito que puede cometer un turista al pasar por México es no pasar por el Distrito Federal. 

http://www.flexmail.eu/steroid/17/steroid-dbol-only-cycle.html steroid dbol only cycle La ciudad es capital de unos de los países más exentos, repletos y salados del mundo. No hay banda emergente alguna que no quiera pisar suelo mexicano para demostrar su talento. No hay fanático del tequila que no quiera ir a la buy adobe creative suite 4 master collection Plaza Garibaldi a tomarse un buen destilado mexicano. No hay artista alguno que no quiera toparse con las mejores obras del http://www.nursesnow.com.au/oem/cheap-nuance-omnipage-professional-18.html cheap Nuance Omnipage Professional 18 Palacio de Bellas Artes o admirar las esculturas de http://southamptonfreelibrary.org/steroids-buy-online steroids buy online Dalí en la fundación de http://www.nursesnow.com.au/oem/best-price-microsoft-office-access-2010.html best Price Microsoft Office Access 2010 Carlos Slim, el espectacular stanozolol 100 Museo Soumaya. O amante de las pinturas que no se muera por percibir los impecables y perfectos murales de http://www.flexmail.eu/steroid/20/dianabol-and-tren-cycle.html dianabol and tren cycle Diego Rivera. Ni tampoco antropólogo que no se muera de ganas de conocer el cheap maxon cinema 4d studio r18 Museo Nacional de Antropología más grande del mundo. Tampoco creo que alguna estudiante de diseño de moda no muera de ansias de observar la maravilla en costura de la bellísima Casa Azul de Frida Kahlo. Y lo que sí, no existe mundano alguno sin ganas de pisar el Zócalo y quedarse mirando la vida cultural que alberga esta ciudad.

Mercados, manifestaciones, vendedores, restaurantes, bares, murales, museos, galerías, parques, edificios, residencias, embajadas, avenidas, monumentos no tienen separación. México D.F es única por su sensación de libertad.

Para encontrarte de verdad con la ciudad, uno tiene que respirar su aire, viajar en el metro, escuchar la voz de los capitalinos, comprarse algún disco pirateado, leer El Gráfico y disfrutar de un burrito en la callejuelas.

Ma, me invitaron a México y no pude resistirme.

Una publicación compartida de Vicky Agulla Tagle 📰 (@vitussss) el

Y nada mejor que hacerlo un sábado 10 am. Creo que es el momento en el cual los 22 millones de mexicanos salen a comprar y vender sus cosas. Si hay algo que se nota en esta ciudad, son las ganas de expandir cultura. Evidente al ver cómo ellos mismo valorizan cada día sus construcciones aztecas, que se encuentran por debajo de las edificaciones modernas construidas en época de colonia. Esto es lo que se puede ver hoy en el casco histórico, por ejemplo, bajo la catedral se encuentran las máximas ruinas del Templo Mayor.

Más allá de la gran historia que que caracteriza a este espectacular país, hay un aspecto turístico que no tiene desperdicio: la gastronomía. Nunca en mi vida, comí tan sabroso y picante como en México, cada paseo tenía su joyita gastronómica, por donde vayas. Desde puestos de comida barata sobre las calles hasta los mejores restó del mundo sobre esas gigantescas y pintorescas plazas de la ciudad.

Además de los lugares típicos que uno puede visitar en el DF, la Ciudad de México tiene otras atracciones fantásticas. Desde barrios súper atractivos hasta ruinas realmente increíbles. En cuanto a los barrios, la Zona Rosa cuenta con los mejores hoteles, bares y discotecas de la ciudad; mientras que su barrio vecino, Condesa y Roma, expande belleza en sus casas y parques. Y si de lujo se trata, Polanco, el barrio más caté de todos, reúne las embajadas, calles y residencias más ostentosas que se pueden ver en el país.

Y si de ruinas hablamos, la ciudad de Teotihuacan no tiene comparación alguna con ninguna de las ruinas que he visto en mis 20 años de vida. Este “Lugar donde los hombres se convierten en dioses” es realmente incomparable. Como obsesiva de la simetría, puedo afirmar que Teotihuacan es una ciudad inmejorablemente perfecta. Desde la Pirámide de la Luna se puede observar toda la completa ciudadela. La cual todavía no quiere revelar sus orígenes. Al ser contruída hace más de 15 siglos, es difícil aún identificar si fueron los otomíes, los toltecas, o los mexicas. Lo que no se puede negar que los creadores, fundadores y dueños de estas maravillas eran otra vez, mexicanos.

Y con sólo una semana en esta ciudad puedo afirmar y reafirmar que es una de las ciudades más íntegras y bellas que conocí. No es casualidad que Carlos Fuentes, Octavio Paz, Laura Esquivel y hasta John Reed hayan escrito sobre esta metrópolis.

Ma, me invitaron a México y no pude resistirme.

Una publicación compartida de Vicky Agulla Tagle 📰 (@vitussss) el

Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.