Moda

Milán y Paris #FW Fall 2014, donde la comodidad es tendencia

Por Florencia Actis Alesina

El calendario de desfiles internacionales siempre trae expectativas sobre las tendencias que dejará para las temporadas venideras. El último  Milan Fashion Week otoño/invierno 2014-2015 brindó majestuosas colecciones de diseñadores de renombre como Gucci, Armani o Cavalli.

Sin embargo, fue Paris Fashion Week la semana de la moda donde se presentaron las colecciones que marcaron las tendencias que comenzaremos a ver en Argentina y Latinoamérica en el invierno 2015. Para que comiences a prepararte y estés siempre adelantada, te mostramos las principales piezas que gobernarán nuestras pasarelas y calles la próxima temporada.

Chanel, Christian Dior, Emilio Pucci, Giorgio Armani, Gucci y Max Mara debutaron con los sacos XXL

Sin dudas, lo primero para destacar son los abrigos que se vieron a cargo de las firmas con más años de trayectoria. Gucci fue quien abrió #MFW, con sacos oversize de pieles en tonos empolvados como verde o azul nude, pero con una leve insinuación en la cintura. Otra de las que se sumó a esta tendencia fue la histórica casa Max Mara. Con asombrosas obras de arte, en una gama de colores más neutros, la firma deslumbró con un trabajo artesanal en cada uno de sus sacos XXL, combinando colores y texturas.

Giorgio Armani fue otro de los que estuvo presente en Milan siguiendo la tendencia de los abrigos, pero además de ser oversize, le sumó cuellos irregulares y asimétricos para otorgarle un nivel más desestructurado. Emilio Pucci también se incorporó pero con texturas de pelo largo y en colores rotundos y estampados psicodélicos.

Las estolas de piel tuvieron su lugar en las colecciones de Dolce & Gabbana, Elie Saab, John Galliano, Lanvin, Max Mara y Roberto Cavalli

 

Del otro lado, en #PFW, Chanel no se quería quedar afuera y con una escenografía de supermercado exponía su pasarela con abrigos de corte más recto y masculino, junto con otros que delineaban una silueta cocoon en chaquetas de paños, tweed, cuero y pieles. Finalmente, Christian Dior también vistió su invierno con maxi-sacos clásicos en tonos camel y coral.

Otra tendencia que sobresalió en todas las colecciones fue la de las históricas estolas de piel. Como accesorio o siendo parte de las piezas, delinearon las terminaciones de diferentes prendas. Max Mara, Dolce & Gabbana y Roberto Cavalli las eligieron para proyectar sus capuchas en chalecos tejidos o sacos.

Diferentes pantalones dominaron las pasarelas de Blumarine, Givenchy, Gucci y Emporio Armani

 

Elie Saab, en la ciudad de las luces, al igual que John Galiano, las incorporó en sus siluetas tan elegantes y femeninas como el complemento perfecto en color nude o negro, generando un efecto degradé. Lanvin acompañó a los anteriores diseñadores, pero cambiando el lugar y colocándolas de forma exquisita en otras partes, como los hombros o brazos.

Los pantalones skinny y pinzados es otra de las tendencias que vuelve para quedarse. Altos y marcando la cintura, individuales o en completa y perfecta armonía con sacos, marcan una silueta ultra femenina, aunque con cierta masculinidad en los cortes rectos y limpios.

Gucci, Emporio Armani, Givenchy y Blumarine presentaron esta sofisticada prenda con sacos que dibujan la cintura, formando otra de las tendencias, el color block, que luego de un tiempo, vuelve a incorporarse en los guardarropas de las fashionistas. Christian Dior también lo hizo en París, en trajes monocolor, verde o bordeaux. En diferentes materiales como cuero, paños u otros géneros más livianos y brillosos, el invierno europeo se vistió de largo y angosto.

Estampas y colores predominantes en Givenchy, Philipp Plein, Roberto Cavalli, Vivienne Westwood, Christian Dior y Ferragamo

 

Los colores componen otra de las tendencias que se amplían este invierno. Si bien el gris, el rojo borgoña, el azul y el verde dominan todas las pasarelas de las mejores casas internacionales, los tonos pasteles y neutros siguen conquistando terrenos que habían comenzado a ganar el invierno pasado. En piezas monocromáticas, o mezcladas con estampados o en algunos detalles, los colores vibrantes también tienen su lugar.

El animal print, tan clásico ya, que ganó su puesto varios años atrás, todavía no se va y sigue estando en algunas prendas. Givenchy lo utilizó para un saco recto con estola de piel en composé. Roberto Cavalli hizo uso de otro estampado que sigue marcando simpatía, el que simula la piel de víbora, en sacos, y accesorios. El escoces es el tercer dibujo que tiene que estar si o si en el guardarropa pero no en camisas como venimos acostumbrados a verlo, sino en abrigos, capas y vestidos.

Fendi y Prada, juego de transparencias y sacos

Y si hablamos de textiles, no podemos dejar de remarcar el dúo que configuró todas las pasarelas: vestidos de gasa transparentes con siluetas insinuantes en contraste con abrigos XXL de paño. Fendi y Prada fueron las casas que sellaron esta tendencia. Piezas de ensueño, volátiles, que llevan la imaginación a límites impensados, junto con verdaderas reliquias de invierno, como son los sacos con un mix de texturas interesante. Cuero, paños, pelos, y pieles por doquier.

Mencionar texturas nos inclina hacia otra tendencia. La de las pieles y pelos de diferentes largos en abrigos que se vuelven verdaderos objetos fetiches. Alexander McQueen hizo uso en París de este recurso en todas las piezas que presentó y en los abrigos aún más. Pelos largos en ruedo, muñecas y capuchas esbozan sacos llenos de misterio que marcan anchas cinturas. Givenchy siguió los pasos pero en sacos más cortos y jugando con los colores al igual que MSGM en Milán. Y Marni expuso verdaderas creaciones repletas de colores y estampas.

Marni, MSGM, Fendi, Alexander McQueen, Givenchy y Prada, abundancia de pieles

En relación a la silueta femenina, las faldas lápiz hace rato que dejaron de comprimirnos para liberar las caderas con las clásicas acampanadas, las de línea A o las globo XXL, con un largo hasta la rodilla para las más osadas. Giambattista Valli dejo volar nuestros sueños en faldas con varias capas de tela en colores pasteles y John Galliano también, pero utilizando géneros más duros como el cuero, en faldas con tablas por debajo de la rodilla.

Marcando el debut de Nicolas Ghesquiere como su director creativo, Louis Vuitton se inclinó por las de corte A y le agregó un detalle, maxi bolsillos solitarios, en el frente de la prenda. Saint Laurent continuó la tendencia aunque reduciendo el largo, convirtiéndolas en minis y Kenzo se jugó por las faldas globo con volumen extremo en colores vibrantes.

Giambattista Valli, Saint Laurent, John Galliano, Louis Vuitton y Kenzo, faldas con personalidad

Finalmente, no podemos dejar pasar el detalle de los zapatos. Hace rato que las plataformas se fueron y volvieron los tradicionales y legendarios stilettos de taco fino. Para el invierno 2015 se redobla la apuesta. El taco alto se ve como tendencia en muchas de las colecciones pero en botas de caña hiper alta, al estilo años ’60 con medias negras o de colores y minifaldas, y mosqueteras.

Sin embargo, en algunas de las demás presentaciones de estas famosas casas, pudimos apreciar que la nueva moda, que ya podemos ver en nuestras calles, hace énfasis en zapatillas deportivas, algunas clásicas y otras con caña acordonada hasta la rodilla, señalando que hoy la funcionalidad y practicidad es tendencia.

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.