Música

Paris Paris Musique llegó con su esperado álbum

Por Franca Garat

Foto de portada y arte de disco crédito Fab Ciraolo

Luego de casi un año de trabajo para que su álbum nuevo saliera a la escena, Paris Paris Musique finalmente lo logró. Fue producido por el mismísimo Gordon Raphael, un genio de la música con quien ya tuvimos contacto (ver Mucho más que un productor), y además fue masterizado por Brian Lucey, otro grande quien trabajó para The Black Keys y los Arctic Monkeys. Este nuevo álbum, por su perfección y gracias a su continua obsesión, podría considerarse un gran y excelente álbum gracias a su perseverancia. Dream Big.

PPM logró llegar a aquello que deseaban, que su disco tenga aquel hilo conductor, tanto estético como musical, siendo posible gracias a la conexión establecida al trabajar con Gordon. “¡Estamos super conformes! tampoco teníamos una idea fija de cómo podía llegar a quedar, ni tampoco queríamos tenerla. Todo el proceso fue muy intuitivo y nos fue llevando solo.” cuenta Mati, cantante y guitarrista de la banda.

El disco fue masterizado por Brian Lucey, quien trabajo junto a The Black Keys, Arctic Monkeys, entre otros, ¿cómo sienten ese logro?

La verdad es que veníamos escuchando mucho a The Black Keys, sobretodo “Brothers”, disco el cual había masterizado Brian. Estábamos todos un poco, solo un poco, obsesionados con la textura y el equilibrio ese disco, así que al momento en el que Brian se copó para masterizar nuestro álbum fue una de esas alegrías instantáneas comparable a encontrar dinero en un jean que no usabas hace mucho tiempo o como cuando te traen de sorpresa un disco que acá no se consigue.

¿Siguen en contacto con Gordon Raphael? ¿Cómo vivieron la experiencia de irse de gira por México y Perú con Gordon?

Sí, siempre nos escribimos. Ya habíamos tenido muy buena onda al momento de grabar y obviamente la gira que hicimos junto a él por México y Perú, nos unió aun más. Tocar junto a una persona con tanta experiencia te enriquece en mucho sentidos, sobre todo en lo musical pero también en lo humano.

¿Por qué optaron por irse primero de gira y después sacar el material?

Ya habíamos empezado a trabajar en México con nuestro primer disco, enviándolo a radios, revistas y gente para que lo escuchara y al igual que el proceso de grabación, todo se fue dando naturalmente creo que una experiencia de ese tipo sirve a toda la carrera musical la cual estamos encarando, al mismo tiempo que con Blue Reno, nuestro sello, encontramos esta página mexicana: bandtastic.me la cual nos permitió hacer el crowdfunding desde aquí para alguna de los recitales que dimos.

¿Alguna anécdota que les haya quedado de aquella gira por México y Perú?

Si, cuando en México DF te digan que algún lugar queda cerca, olvidate, el cerca de ellos es el lejos nuestro. Teníamos que calcular todo con 1 hora mínimo de anticipación. DF es una ciudad gigante y tratar de subir al subte en la hora pico fue una de las cosas más difíciles que hice en mi vida. Pero a la vez algo muy interesante que tiene México, es que a pesar de ser una ciudad gigante con muchísimos millones de habitantes la gente tiene un carácter muy ameno, es muy amigable y atenta con los extranjeros, cosa que a mi modo de ver, no se da mucho en las grandes metrópolis.

Con respecto a Perú algo de lo que me acuerdo es que estábamos cerrando un festival de música indie y en el medio de una canción nuestra bastante rockera se escucha el ruido de una botella reventada contra el piso y un grito, y allí nos dijeron que un tipo se había entusiasmado tanto con nuestra canción que lo no aguantó las ganas de reventar la botella jaja por suerte nadie salió herido, fue un recital muy punk. Otra es que era tan rica la comida que una vez almorzamos como tres veces seguidas en dos horas y aun así seguimos flacos!

Al escuchar el álbum, se puede encontrar ese particular indie-rock de PPM: esos bajos y guitarras mezclados con letras en inglés y español son quienes hacen la magia. Primero comienza con Cuando Todos, una canción excelente en todo sentido. Su letra, su power rockero, su bajo sonando fuerte y esa guitarra que te atrapa, están todos presente. Al escucharlo, te hará bailar y no querrás bajar los brazos ni dejar de mover la cabeza de lado a lado. Es una de las mejores obras del álbum y que mejor forma que comenzar con ella.

Luego sigue Just a Taste of Gold, combinando el estribillo con el inglés entre palabras en español como lo hacen en la mayoría de sus canciones. Una batería que sacude el ritmo, hará que no le tengas miedo al sabor del oro, tratándose del éxito, el amor, los riesgos. Love is a Highway es la tercera canción y dentro de todo es similar a la anterior ya que es tranquila pero rockera a su vez, un perfecto indie-rock. How deep is vuelve a retomar un poco las guitarras típicas de Paris Paris que hace que no se pierda su estilo particular. Al sonar No todo lo que piensas es oro se proyecta un estilo más western y oscuro demostrando una pincelada distinta, al ser la más lenta al álbum. Esto demuestra que Paris Paris se puede mover con tranquilidad hasta en canciones más tranquilas como lo es ésta y lo hace a la perfección.

Para cambiar con la atmósfera llega You Can’t Stop Me cargada de vibras más positivas “todo está brillando a mi lado, todo está brillando a tu lado”, siendo su letra una constante traducción del español al inglés. Todo lo que sos es lo que queda y Dos son canciones que terminan de completar ese estilo especial que tiene Paris Paris Musique. Si llego a caer llega para darle una pizca de oscuridad pero más de chico malo, que se necesita para triunfar. El álbum termina con Llevame, una propuesta con poca lírica y mucho instrumento que dan lugar a la reflexión y calidez para lograr disfrutar del momento, cuando las palabras desaparecen y solo quedan las miradas y gestos.

Franca Garat

Es curiosa por la música, divertida y se deja llevar por lo que le gusta para escribir. Estudia periodismo y tiene un amor platónico con varios raperos.