Moda

Photoshop: La imperfección de lo perfecto

Por Ludmila Llaver

A esta altura http://steroidsbesthgh.com/hi-tech-dianabol-side-effects_es/ Hi tech dianabol side effects el uso de Photoshop y otras técnicas de edición en la fotografía de moda no es ninguna sorpresa. Si bien los potenciales daños y peligros de estas prácticas han sido ampliamente debatidos y dados a conocer, ya nadie -o pocos- parecen escandalizarse: ya hemos asumido que la edición es una parte tan importante en el mundo de la moda como la ropa misma.

Sin embargo, es imposible no indignarse un poco cuando hasta las modelos y celebrities más, aparentemente perfectas, son photoshopeadas y diseccionadas minuciosamente en busca de “defectos” que corregir. En medio de un entorno fashionista que lucha y pide a gritos más diversidad, varias publicaciones siguen haciendo oídos sordos a estos reclamos, Ideal length of time to run a testosterone cypionate cycle borrando y eliminando cualquier evidencia que distinga y, consecuentemente, “arruine” a sus modelos y su obtusa versión de lo perfecto.

Te dejamos algunos de los casos más llamativos y polémicos de los últimos años en los que el abuso de Photoshop han dejado mal paradas a revistas y marcas, y dejamos que aprecies la verdadera belleza que (no) lograron borrar.

gigi

http://steroidsbesthgh.com/best-steroids-for-cutting_rc/ Best steroids for cutting El misterio de Gigi Hadid y sus lunares
Fans de la modelo it del momento se alzaron indignados contra Vogue China cuando la publicación photoshopeó los icónicos lunares en el estómago de Gigi. El episodio se viralizó por las redes, a la vez que aparecía evidencia de otras producciones – de Vogue Paris, Sports Illustrated y Victoria’s Secret, entre otras- en las que las marcas también habían sido eliminadas. Sin embargo, parece que Vogue China fue la gota que rebalsó el vaso: los seguidores de la modelo no disimularon su descontento con la desaparición de sus lunares.

¿El otro detallito? Muchos también acusaron a la publicación de aclarar intencionalmente el tono de piel de Hadid, quien se ve notablemente más pálida que su usual tono bronceado.

Jlawr

JLawr y la perturbadora perfección para Dior
Todos amamos a Jennifer Lawrence, y la actriz ha sido enfática a la hora de declarar su amor por el photoshop. Sin embargo, los que no son tan fanáticos de esta práctica son sus seguidores: las redes sociales ardieron en septiembre del año pasado cuando un nuevo comercial de maquillaje de Dior mostraba a una Jennifer evidentemente retocada, con párpados inexistentes y un trabajo para nada sutil de airbrush en su piel.

La actriz le quitó importancia al episodio con su usual frescura, diciendo que el video en cuestión “obviamente” estaba editado. Aún así, no podemos evitar preguntarnos: ¿los párpados de JLawr estarán en el mismo lugar que los lunares de Gigi?

VS

La parte “trasera” de la polémica
Si hay algún sector del mundo de la moda del que esperamos un exceso de photoshop, es del mundo de la lencería. Sin embargo, hasta las marcas más experimentadas aún hoy siguen fallando a la hora de revisar la versión final de una producción.

Tal fue el caso de este anuncio de Victoria’s Secret, en el que ¿desapareció? una nalga de la modelo. Más de uno todavía se está rascando la cabeza tratando de entender cómo semejante desprolijidad llegó a ver la luz del día, más teniendo en cuenta que la modelo probablemente no necesitaba ayuda “mejorando” su cuerpo.

Kerry

Kerry Washington y una aclaración innecesaria
InStyle generó entendible revuelvo e indignación cuando su portada con Kerry Washington fue ferozmente criticada por haberle aclarado el tono de piel. La revista se defendió rápidamente con un comunicado de prensa que rezaba: “Si bien no hemos aclarado digitalmente el tono de piel de Kerry, la iluminación de la portada probablemente ha causado ese efecto”.

La explicación, de más está decir, dejó satisfecho a pocos, quienes acusaron a la publicación de no respetar la diversidad y fomentar la intolerancia racial.


Retocar…¿pero hasta cuándo?
Estos casos son apenas un puñado de los miles y miles que percibimos cotidianamente. Y si bien la edición es una práctica ampliamente aceptada, no podemos evitar preguntarnos hasta qué punto se justifica. Si ya todos están al tanto de que las imágenes están alteradas, ¿sigue siendo necesario retocarlas a veces hasta no reconocerlas? ¿No sería más sano, ya que todos estamos en el chiste, bajar un nivel y tratar de acercarnos más a la realidad?

No es que pretenda que nunca más usemos photoshop; de hecho no me considero 100% en contra: es una parte del mundo de fantasía que todos disfrutamos hasta cierto punto. Sin embargo, llevarlo al extremo no sólo es distorsionador, sino que arruina su propio propósito, ya que nada rompe la magia tanto como darse cuenta que es, justamente, magia.
Como todo en la vida, hay que tomárselo con moderación. Sí, hasta al Photoshop.

Ludmila Llaver

Mendocina, futura periodista, apasionada por la música y la lectura. Creativa y pensadora, asegura que nunca se puede tener suficiente cantidad de libros... o de pares de zapatos.