Moda

Pisadas fuertes: Under Armour y Asics preparan sus desembarcos en Argentina

Por Cintia Alvarez

Desde hace tiempo la ropa, comúnmente, llamada deportiva dejó su rol otrora secundario, y su exclusividad de la actividad física para subirse a las pasarelas. Basta mencionar cualquier look con zapatillas en un desfile de Chanel para ilustrarlo. Es una verdad que las sneakers, las camisetas, los pantalones y los buzos se usan tanto para el día como para la noche.

En esta historia no resulta azaroso que las marcas deportivas salgan de esa especie de backstage para convertirse en grandes protagonistas de la moda, y para hacer historia. Tampoco es raro que busquen ampliar sus horizontes (más de lo que ya lo vienen haciendo) y, por ende, sus niveles de facturación. En estos tiempos que corren Argentina parece apta para 2 firmas que buscan ¿destronar? a las clásicas como Nike y Adidas. Si a esto le sumamos la apertura de las importaciones, al menos para los dos que piensan pisar suelo argentino, el panorama es ideal. Hablamos de los titánicas Under Armour, de origen estadounidense; y la nipona Asics.

En este binomio, Under Armour (con su logo de doble herradura invertida y superpuesta) parece hacer más “ruido”. Esta firma, fundada en 1996 por el ex rugbier de la Universidad de Maryland Kevin Plank, se especializa en ropa y calzado deportivo. Uno de sus hitos fue una camiseta que absorbía la humedad a partir del uso de tela sintética (novedad absoluta para los años 90) que, posteriormente, refinó con materiales más livianos y con un plus de estilo (¿un visionario?). El crecimiento acelerado no sólo se manifestó en una diversificación de nuevas líneas como fitness, sky, snowboard, ciclismo y training.

También estuvo presente en el cine cuando, en 1999, Warner Brothers lo contactó para la creación del vestuario de dos películas: Any Given Sunday y The Replacements. También cuenta con una participación activa en la comunidad a través de una serie de programas: UA “Poder en rosa”, para promover el ejercicio en las mujeres para enfrentar con mayores aptitudes la lucha contra el cáncer de mama; y UA “Verde”, en pos del medio ambiente, privilegiando esta premisa en el desarrollo de las diferentes facetas de cada uno de sus productos, por ejemplo a partir del reciclado de botellas de plástico. Como si fuese poco, desde 2014 es la segunda marca de ropa deportiva en Estados Unidos, luego de Nike, desplazando nada más y nada menos que a Adidas.

Por su parte, Asics, un poco más longeva que la anterior, significa “Anima Sana In Corpore Sano” (“Alma sana en cuerpo sano”) se fundó en el año 1949, por Kihachiro Onitsuka. Su definición parece una clara exposición de sus principios y su filosofía oriental, muy acorde a estos tiempos de cambio de hábitos, de conciencia y de belleza 360. En sus inicios creó zapatillas de baloncesto para responder a las necesidades de las estrellas de este deporte.

Una de sus particularidades fue la creación de zapatillas que incorporaran suela aventosada, simulando a las ventosas del pulpo. Su modelo hit es conocido como “Tiger” marcando dos sucesos en la década de 1960: uno, la usó la selección japonesa de vóley femenino (y ganó la medalla de oro); dos, este modelo icónico ingresó en el mercado estadounidense con algunas modificaciones estructurales y estéticas (por ejemplo, las líneas Tiger que se mantienen en la actualidad). En la década del 80, la marca busca mejorar su tecnología (el caso del sistema de amortiguación GEL para el impacto en la pisada), para ello crea el Centro de Investigación y Desarrollo de Asics. La idea es que su desembarco sea para competir con productos de alta gama y alto consumo (por ejemplo, por el valor de sus productos) para un target ABC 1.

¿Qué sucederá con el mercado? ¿Cómo se adaptará frente a los nuevos jugadores? ¿Habrá motivos para que los “viejos” tengan que preocuparse?

La carrera está en marcha. Preparados, listos… ¡ya!

 

Cintia Alvarez

Licenciada en Comunicación Social y periodista de moda. Muy musical. Ama reír y leer. Adora los accesorios que hacen la diferencia, especialmente la personalidad y el humor.