Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Sports

Rory McIlroy: en busca de la chispa perdida

Por Fabrizio Gotelli

El golfista norirlandés Rory McIlroy en 2012 había logrado lo que nadie en el golf logró en casi diez años, ser número uno y no llamarse Tiger Woods. Dueño de un swing natural y un gran carisma el de Irlanda del Norte parecía destinado a ser el sucesor de Tiger pero el 2013 no fue el mejor año para el golfista.

Con un 2012 impresionante, donde obtuvo el segundo major de su carrera el PGA Championship, la WGC de Dubai y la Copa Ryder para sellar un año casi perfecto y poder ser numero uno tanto en el European Tour como en el PGA Tour.

Todo a pedir para el de Holywood, pero en 2013 todo cambiaria para Rory. Ya no sería solo un golfista sino también una celebrity, su contrato con Nike lo atestiguaba. Unos 250 millones por diez años y ser por que no, el reemplazante de un Tiger Woods que no se encontraba en los links de las principales canchas del mundo. Pero no solo hubo cambio en su sponsor mas importante a este seguriían otros cambios. Como cambiar de empresa de management (cambio a una propia), cortar con su novia la ex numero uno Caroline Wozniacki y cambiar un formato de vida a uno mas social.

Ese posiblemente fue su cambio mas importante. Ya no es solo un golfista, ahora se codea con Bill Clinton en una cena benéfica, o sale a promocionar una serie de entrenamientos con Wayne Rooney-para mejorar el alicaído juego del delantero inglés- . Nada que discutir, es algo razonable en un jugador que con su ascenso meteórico paso de ser solo conocido por el ambiente del golf a un nivel mas alto de fama.

Su noviazgo con Caroline Wozniacki era uno de los más  seguidos por el publico, hasta les habían dado un apodo «Wozilroy» como tantas otras parejas en la farandula. Se los vió juntos en grandes eventos, en la exhibición en el Madison Square Garden y en el Abierto de Augusta. A mediados de octubre, Rory y Caroline se separaron.

Se puede decir que el ex numero uno no tiene miedo a los cambios, si bien reconoció recientemente que hubo varias distracciones en su juego (por lo mencionado anteriormente), está claro que Rory McIlroy quiere dar el paso al frente no solo en su carrera deportiva, sino también en su vida pública.

Al final de este año, en Perth, McIlroy consiguió su primer triunfo en un torneo, posiblemente un primer paso luego de un 2013 que fue un suplicio. ¿Empezaremos a verlo de nuevo ganar grandes torneos? Es una incognita, pero dentro de todos esos cambios y un nuevo año por llegar, el sexto puesto en el ranking no es algo que va pasar desapercibido para los fans, la prensa y hasta para él mismo. Rory tiene que encontrarse de nuevo en los links de golf, encontrar esa chispa que lo hace ser uno de los mejores.

¿Qué le pasa a Rory Mcllroy?

Por @georgeblanco

Rory juega desde el rough de Muirfield, esa cancha tan indiferente, de colores desvencijados, que le hace sentir el peso de la historia a él y a mucho como él.

Pega un hierro como segundo tiro, a la bandera, como queriendo embocar y que el British Open termine ya. La imagen se sucede jueves y viernes, durante las primeras rondas de The Open. Mcllroy hará un preocupante 14 que lo dejaría fuera del corte. No hay fin de semana para el inglés, tampoco hay mucha paz con su juego.

Los jugadores de golf cargan con un stress importante, se sabe. Y más cuando el circuito es el PGA, un verdadero raid sin respiro, con una extenuante agenda no apta para débiles de mente. Pero además, Mcllroy carga con una mochila un poco más pesada. Durante años fue la promesa por la que los comentaristas se mordían la lengua necesitados de una nueva figura, que jugara buen golf y que fuera buena pieza de marketing. Mcllroy, ese chico de 25 años que se convirtió en profesional hace seis y que le pega a la bola como los dioses, lo era en parte, pero sin tener moción. Y entonces el momento de la confirmación se hacía esperar, aunque sin presiones más que las hambrientas plegarias de los críticos, justo cuando Tiger transitaba una crisis inesperada y sin precedentes.

Imagen de ¿Qué le pasa a Rory Mcllroy?

Un segundo puesto en Augusta, otro en el US Open, con campañas que lideraban la mayor parte de los majors pero que se caían el domingo, ahogaban el grito de esa consagración. Las victorias en el PGA y los antecedentes en el European Tour amortiguaban la espera, que finalmente terminó en el US Open 2011. Después vendría el PGA Championship, el cuarto de los grandes, y entonces Rory (o sus patrocinadores) podían dormir tranquilo. A la vuelta de su casa lo esperaba el más rimbombante de los sponsors, Nike. Había tocado la puerta en 2012 y antes también, pero fue en febrero de 2013 que anuncio el fichaje del jugador, que compartiría cartel -casi mano a mano, un hecho inédito- con Tiger.

Desde entonces, los resultados de Rory piden ser archivados -y olvidados- rápidamente, con el capítulo en Muirfield como insignia. Salvo un segundo puesto en el Valero Texas, luego cosechó decepciones. Un puesto 33º en el WGC Accenture Match Play, 45º en el Shell Houston, 57º en el Memorial. En los más importantes las sensaciones son más bien encontradas. Fue en los abiertos de Wells Fargo (10º) y The Players (8º) donde encontró su mejor golf. Augusta National lo vio en el puesto 25, aunque en Merion, en el US Open, figuró 41º.

Mcllroy ha llevado su carrera a niveles estrepitosos de popularidad, una decisión que le beneficia en millones de dólares, le trae followers en Twitter y le pone como uno de los atletas más reconocidos del deporte. Su noviazgo con Wozniacki, por caso, es un claro ejemplo de esa «globalización» de la marca Rory Mcllroy. En la vereda del frente, los resultados no son los esperados y 2013, salvo por una victoria en el PGA Championship, no será un año recordado en materia de resultados. Como en el golf, como en la vida, quizás todo sea cuestión de tiempo. Rory tiene suficiente handicap para divertirnos en la cancha, como ya lo ha hecho. Sólo le pedimos, como siempre le pedimos, que tenga memoria.

Fabrizio Gotelli

Insistimos hasta que se animó a escribir. Habla de fútbol argentino como de la Liga de España o la Premier. Ama el ciclismo y sabe de basket. Su pasión: el deporte.