Música

Snow Patrol en Argentina: We said yes!

Por Josefina Chalde

Fotos de Majo Ruiz

Con un Luna Park repleto, una banda que volvía tras la visita en el 2011 y un nuevo disco para deleitarnos los oídos…¿Qué podíamos esperar? probablemente una gran noche, una verdadera fiesta. ¿El resultado? Una espectacular e inolvidable fiesta.

A las 21 hs, ni un minuto más ni un minuto menos, el Luna Park, en Buenos Aires, oscureció y las pantallas del escenario se encendieron para preparar el clima, que explotaría, minutos después, con el primer tema de la noche, “Hands Open”. La banda en el escenario, Gary al frente, la gente a los gritos, aplausos por doquier… “Hola Buenos Aires, ¿qué tal?”. “Take Back The City” le sigue, las manos de todos bien arriba, la atmósfera rockera de los muchachos de Irlanda -y Escocia- se siente, se respira, y le da paso a “Crack The Shutters.

This Isn’t Everything You Are, del nuevo disco Fallen Empires, llega después de que Gary cuente lo bien que la pasaron el año pasado cuando vinieron a tocar en el Pepsi Music, e incluso la linda borrachera que se agarraron: “It was really fun”.

Luego, uno de los temas más esperados de la noche: “Run, del disco Final Straw. Impresionante el público, que nunca dejó de saltar, aplaudir, cantar, gritar. “Light up, light up, as if you have a choice. Even if you cannot hear my voice, I’ll be right beside you dear”, una sola voz cantando los versos más emocionantes de este verdadero temazo, para dar paso a In The End.

Y en este momento del show, cuando solo iban cinco temas, sucede la primera cosa extraña y “divertida” de la noche: Gary Lightbody, el líder de la banda, tuvo bastantes problemas con la voz (no por la afinación, sino problemas en la garganta) y en el medio del tema se lo vio haciendo gestos pidiendo algo.

Terminado el tema, Gary agradeció irónicamente a un muchacho del público que le arrojó algo y le pegó en la frente. De manera irónica, aunque con enojo, algunas risas incómodas del público, alguna que otra frase no muy agradable, Gary siguió con “New York”. Y luego de New York, la disculpa: “It was a sweet, you were trying to help me”. Al parecer le habían arrojado un caramelo para la garganta, y por eso Gary cambió el discurso y se lo terminó agradeciendo.

Se abre paso la hermosa “Set The Fire To The Third Bar, llega “Make This Go On Forever” y luego “Shut Your Eyes”, sin duda uno de los grandes momentos del show. Finalizando el tema Gary pide silencio para que le prestemos atención…”Whisper” son sus palabras. Todos, a coro, susurrando el verso “Shut your eyes and sing to me”, hasta que, cada vez con mayor intensidad, el Luna Park cantara a viva voz. La cosa hubiera ido más rápido si no fuera porque las chicas se vieron en la necesidad de expresarle a Gary todo su amor a los gritos, a lo cual él respondió con risas, por supuesto.

Inmediatamente después de este tema, suenan los acordes conocidos por el mundo entero, llega la más esperada, “Chasing Cars”. “If I lay here, If I just lay here, Would you lie with me and just forget the world?” ¿Cómo no gritar esos versos, cómo no emocionarse, cómo no tener la piel de gallina cuando se escucha un tema así en vivo? no había otra forma de cantar este tema que con las emociones a flor de piel, y el público demostró una vez más que de esa manera se harían las cosas.

Chocolate, “Called Out in the Dark (“We are listening, and we are not blind, this is your life, this is your time”), y el tema que le da el nombre al nuevo trabajo: “Fallen Empires”. Y para ese tema, un juego de luces y efectos espectaculares (que seguramente mareó a más de uno) y ocho músicos en escena para un gran despliegue musical.

“Open Your Eyes” fue el siguiente, el Luna Park volvió a vibrar, saltar, gritar, aplaudir, y luego “You’re All I Have”. Se acercaba el final del show, nadie quería moverse, nadie quería que termine. Los muchachos se fueron por unos minutos y luego volvieron para el cierre que se merecía. Primero “Lifening” (vale aclarar que hubo problemas con el piano, y el tema se demoró unos minutos), que Gary le dedicó a todas esas cosas importantes de su vida: familia, amigos, Irlanda, etc. Y luego, el broche de oro para una noche dorada: “Just Say Yes”.

Todos arriba, todos cantando, la fiesta llegaba a su fin. Cuando la banda se despidió; las luces se prendieron y la gente empezó a moverse, una sonrisa de oreja a oreja y un cosquilleo en el estómago me indicaban que no había sido un show más. Gracias Snow Patrol, nos vemos a la vuelta.

Snow Patrol en el Pepsi Music 2011

Josefina Chalde

Estudiante de Cine. Amante de la música internacional. Un buen libro, un buen disco y una buena película es todo lo que necesita. Londres es su lugar en el mundo.